María Vicente: "Ojalá en cinco años haya cumplido mi sueño, conseguir la triple corona"

La mejor forma de mirar al futuro con optimismo es uniendo energías. Y ése es justo el camino que emprendemos en ElDesmarque, de la mano de Iberdrola, con el objetivo de conocer de cerca y a fondo a las grandes deportistas de nuestro país. Porque #EllasValenOro y sus historias merecen ser compartidas. Un trayecto que iniciamos junto a María Vicente, uno de los más jóvenes diamantes del atletismo español.

Cualquiera podría pensar que 19 años no es edad suficiente como para tener algo importante que contar sobre tu vida. Pero María Vicente ha demostrado que no sólo son suficientes años, sino que parece que acumule muchos más. Esta jovencísima atleta de Hospitalet de Llobregat, que en lugar de decantarse por una disciplina concreta decidió cogerlas todas y ser la mejor en combinadas, demuestra además que tiene muy claros sus objetivos y cómo conseguirlos sin dejarse la sonrisa, la familia o la vida por el camino. Porque en este corto pero intenso recorrido vital, María ya ha conseguido lo que algunos sólo alcanzan a soñar y en su mente sólo hay sitio para el crecimiento.

En el verano de 2019 se convirtió en la primera atleta española de la historia en superar los 6.000 puntos en el heptatlón (6.115). Antes, se hizo con la plata en triple salto en los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018. Asimismo, es dos veces campeona del mundo sub18 de heptatlón, disciplina en la que suma también otro oro a nivel europeo en la misma categoría. También logró el oro en triple salto en el Festival Olímpico de la Juventud Europea. Y María quiere más. Quiere la triple corona: ser campeona de Europa, del Mundo y colgarse el oro en los Juegos Olímpicos.

Al contrario de lo que pueda parecer, María lleva relativamente poco tiempo practicando atletismo. Concretamente, ocho años. "Empecé cuando tenía 11 años", cuenta la atleta. "Desde pequeña siempre había hecho ballet. Había probado un montón de deportes, pero nunca me había gustado el atletismo y mi madre siempre me decía que me apuntara y yo siempre decía que no. Pero un año, con mi tía y mi primo, me dijeron que iba al cine, me engañaron y me llevaron a la pista de atletismo. Me gustó muchísimo y al año siguiente decidí apuntarme", confiesa.

Y desde los 11 años hasta ahora, que acaba de cumplir 19, María Vicente reconoce que ha sufrido un "cambio abismal". "Yo empecé haciendo atletismo porque me lo pasaba bien con mi primo y los amigos allí, y simplemente por eso, por diversión. Y ahora, al cabo de los años, he ido conociendo cosas, estoy en un nivel más alto que cuando empecé y estoy muy contenta y con ganas de más", explica.

María Vicente, el día que se hizo con el récord de España de pentatlón.
María Vicente, el día que se hizo con el récord de España de pentatlón.

Se le puede considerar una atleta multidisciplinar, ya que, en lugar de escoger especializarse en un solo tipo de prueba, decidió practicarlas todas en las combinadas: "Me dijeron que estaba la posibilidad de hacer pruebas combinadas y dije: '¡Esta es la mía!". No obstante, también hay lugar para las preferencias: "La longitud y las vallas estarían un poco por encima".

Y no ha sido precisamente un camino de rosas para María. En ocasiones, compaginar los entrenamientos y los estudios se le complicaba, y confiesa que puede que en esos momentos pensara en dejar el atletismo: "Pero se me fue rápido de la cabeza porque, como te digo, ahora me encanta y no sabría vivir sin ello".

Tokio 2021, un objetivo real

María Vicente tiene claros cuáles son sus objetivos tanto a corto como a largo plazo: "A corto plazo, intentar no perder la forma física porque ahora que estamos aquí dentro es difícil entrenar. Pero sobre todo no perder la cabeza. Lo principal es estar bien de salud y volver a la normalidad cuanto antes", destaca.

Y añade que, aunque Tokio 2020 era algo más utópico, el aplazamiento hasta 2021 hace que los Juegos Olímpicos se conviertan en un objetivo más real. "Hasta ahora todo el mundo me preguntaba por los Juegos Olímpicos y por supuesto que estaban ahí, pero no eran mi prioridad. Sin embargo, ahora que los han cambiado a 2021… No es seguro, tengo que sentarme a hablarlo con mi entrenador, pero creo que sí que es algo que tendremos en mente", señala la catalana.

La triple corona, su máxima aspiración

Pero, más allá de llegar a competir en unos Juegos Olímpicos, María Vicente sabe cuál es su meta final: conseguir la triple corona. Como ella misma explica, "ser campeona olímpica, del mundo y de Europa". "En cinco años espero estar bien, de salud y todo y llegar lo más alto posible. Ojalá, creo que es muy pronto todavía, pero ojalá haber cumplido mi sueño, que es conseguir la triple corona. Y en diez, espero… Bueno, espero no, pero me gustaría haberlo conseguido".

Y para ello, su gran motivación sigue siendo divertirse mientras se entrena al nivel más alto de exigencia: "Entrenar día a día, pasándomelo bien con mi grupo de entreno, con mi entrenador, para poder disfrutar en la competición".

María Vicente, embajadora de Iberdrola.
María Vicente, embajadora de Iberdrola.

María siente que tiene unas cualidades que la diferencian de otras atletas y la hacen llegar con fuerza a sus objetivos: "Creo que tengo una capacidad o una fuerza de voluntad a la hora de competir que no sabría cómo decirlo. Me crezco en las peores situaciones, por decirlo de alguna manera. Y tengo esa ambición y ese carácter para salir adelante cuando todo está yendo mal y a lo mejor otra persona se hundiría o se quedaría como está y yo cojo toda esa rabia… bueno, rabia tampoco. Cojo todos esos sentimientos y les doy la vuelta y los utilizo para intentar hacerlo mejor".

"Intento evadirme de los obstáculos, no pensarlo, porque en un campeonato o en un entrenamiento todo lo que teníamos que hacer está hecho. Entonces confío al 100% en lo que he hecho durante el curso con mi entrenador y sé que, si tiene que salir, saldrá. No tengo que preocuparme porque haya hecho la prueba anterior un poco mal porque sé que he entrenado mucho para la siguiente. Así que simplemente creer y confiar", destaca la de Hospitalet sobre su manera de superar los obstáculos que se le plantean en el camino.

Su vida más allá del atletismo

Detrás de la atleta también hay una persona con inquietudes y hobbies. Su día a día, cuando entrenaba en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat, era disciplinado y repleto de horarios para poder llegar a tiempo a todo y no poder estar con su familia a diario se le hacía duro, ya que su madre, María José, es su cable a tierra: "Mi ejemplo es mi madre porque desde pequeña siempre me ha ayudado en todo lo que he querido, me ha apoyado sin dudarlo un segundo y es lo mejor que tengo". Al final, cuenta, consiguieron llevarlo bien.

Pero, en cuanto tiene un rato libre, ¿de qué disfruta María Vicente? "Me encanta ir de compras, me gusta mucho la moda, la música, bailar y estar con los amigos y disfrutar de los pocos momentos que hay", revela.

Además, está estudiando una carrera y está cerca de acabar su primer curso como universitaria. Aunque le ha costado un poco hacer el segundo semestre a distancia, está contenta de que, por el confinamiento, todos sus compañeros estén en la misma situación. De este modo, María Vicente está "intentando sacarlo todo y con ganas de, aunque sea de aquí a un tiempo porque lo estoy haciendo poco a poco, acabar la carrera y empezar a trabajar".

Diez preguntas para conocer mejor a María Vicente

María Vicente se somete al test de preguntas rápidas de ElDesmarque, con el que conoceremos mejor su faceta personal. Sus gustos, sus preferencias, sus sueños y sus deseos. Diez cuestiones que ayudan a definir la personalidad de esta atleta fuera de las pistas.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *