Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Copa del rey
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1

Desirée Vila y Salma Paralluelo: la decisión de quien no se pone límites

Hay gente que brilla sin apagar la luz de los demás y un claro ejemplo de ello son Desirée Vila y Salma Paralluelo. #EllasValenOro y nos acompañan en esta cuarta entrega del bonito y extenso camino que en ElDesmarque recorremos de la mano de Iberdrola.

Talento y velocidad. Humor y seguridad en sí mismas. Juventud y lucha diaria. Desirée Vila, atleta paralímpica nacida en Gondomar (Pontevedra), y Salma Paralluelo, futbolista y atleta natural de Zaragoza. Dos deportistas que le demuestran al mundo que los límites sólo los pone tu mente y que lo imposible es sólo aquello que no intentas.

La gallega perdió una pierna por una negligencia médica tras una lesión de tibia y peroné que obligó a amputar. Hasta los 16 años, cuando tuvo el accidente, era gimnasta acrobática, pero la prótesis no le permitía seguir practicando ese deporte y tuvo que cambiar el rumbo de su vida, consiguiendo ser una de las mejores atletas paralímpicas del panorama nacional.

La aragonesa, por su parte, tiene ahora 16 años y practica, a partes iguales y al máximo nivel, fútbol y atletismo -su especialidad son los 400 metros vallas-, para lo que firmó el verano pasado al unísono con el Villarreal CF y el CA Playas de Castellón. Con todos estos ingredientes, una conversación con ambas sólo podía dejarnos un buen sabor de boca. Y un incontenible regusto de admiración.

Ambas tienen unas cualidades como deportistas que han marcado mucho su personalidad a lo largo de los años. "Fortaleza mental y capacidad de adaptación", resalta Desi, a quien todo eso le está sirviendo en el periodo de confinamiento por el coronavirus. "La fortaleza en el deporte de competición es una parte fundamental, aparte del entrenamiento físico, esa capacidad de sobrellevar los momentos difíciles, las lesiones… y mi situación personal, cuando me tuvieron que amputar la pierna. Y la adaptación la hemos estado viviendo durante el confinamiento: tener que entrenar desde casa, entre las cuatro paredes de nuestra habitación, con la esterilla, con las pocas cosas que tenemos".

Para Salma, lo más reseñable de su personalidad es su alta competitividad: "Eso me da muchas ganas de seguir entrenando, seguir aprendiendo. Me gusta mucho entrenar, esforzarme para conseguir los resultados, que al final es lo más bonito del deporte".

Salma Paralluelo, durante una competición.
Salma Paralluelo, durante una competición.

Los sacrificios en las relaciones interpersonales

Y todo este esfuerzo implica también muchos sacrificios. Personales, sociales y físicos. El deporte de élite tiene un nivel de exigencia que te obliga a dejar cosas y personas a un lado -esenciales para una persona de a pie-. A Salma, con su dualidad, apenas le queda tiempo para las relaciones interpersonales: "Hasta hace dos años, que no era tan profesional, aún podía mantenerlas un poco. Cuando se va poniendo todo más serio, se hace imposible, pero es lo que hay. Al final te guías por el objetivo que quieres conseguir y en lo que tienes que hacer para conseguirlo".

Para Desi, sus relaciones sociales han tenido dos etapas diferenciadas: su época como gimnasta, antes de la amputación, y su etapa como atleta. "Con la gimnasia todavía estaba en el instituto, tenía que llevar los estudios al dia y entrenar todos los días (vivía lejos del sitio donde entrenaba) y se hacía duro. Tenías que dejar cosas atrás como las excursiones del cole, los cumpleaños de mis amigos, el cine los sábados por la tarde… A esas cosas tienes que decir que no", relata.

Ahora, sin embargo, ha habido un pequeño cambio: "Vivo en el CAR (el Centro de Alto Rendimiento 'Joaquín Blume') y realmente todo mi ambiente, todos mis compañeros están en la misma situación que yo. Ya no me siento excluida porque todos mis amigos llevan el mismo ritmo que yo y además estoy en la universidad, que es un poco más flexible".

"Te pierdes muchas cosas y te planteas hasta qué punto compensa todo esto. Pero a mí siempre me ha tirado mucho el deporte y he intentado seguir por lo que me llamaba a mi la atención", dice la gallega. "Las tardes de entrenamientos, los findes, el sábado con partido y el domingo con atletismo. Era totalmente imposible", insiste Salma.

Desirée Vila, en uno de sus saltos de longitud.
Desirée Vila, en uno de sus saltos de longitud.

Una decisión, un sueño y una mirada al futuro

Desi escribió un libro, ‘Lo único incurable son las ganas de vivir’, sobre una decisión que le cambió la vida y Salma tiene que tomar una decisión que cambiará la suya: elegir entre el fútbol y el atletismo. Es una cuestión que se repite en cada intervención suya ante una cámara o un micrófono, pero la zaragozana no quiere cerrar todavía ninguna puerta y tampoco tiene claro cuándo llegará el momento.

"Prefiero esperar a que llegue y ya está. Me lo he tomado como que son deportes que me completan muchísimo. Me encanta entrenar un día a fútbol y otro atletismo, soy feliz así y yo sé que obviamente, cuando quiera meterme más en serio, mejorar mis marcas y mi rendimiento deportivo, me tendré que centrar sólo en uno. Pero de momento estoy bien, estoy genial. Al final yo misma sabré la decisión, no tendré que pensarla, porque llegará un momento en que mi cuerpo me diga: 'Salma, para y elige un camino'. Y ahí a tope", explica la futbolista y atleta.

Basándose en su experiencia, Desi cree que el mejor consejo que puede darle a su compañera para cuando tenga que llegar a una resolución es que "tiene que guiarse por el corazón y por lo que más disfrute". "En mi caso es distinto, yo no pude elegir, tuve que dejar la gimnasia por una cuestión de fuerza mayor, me amputaron la pierna y con la prótesis era imposible hacer ese deporte. Pero creo que de cada deporte te llevas unas cosas positivas", indica la gallega. Y lo básico para ella es "amar tu deporte" y "disfrutar tanto entrenando como compitiendo".

Como atletas ambas tienen un sueño en común: llegar a la cima más alta de sus deportes. Desi se ve compitiendo en unos Juegos Paralímpicos para posicionarse "entre las mejores del mundo". Salma también quiere luchar por una plaza olímpica, "como todos los atletas". Aunque en fútbol también tiene su propio deseo: "Jugar un Mundial con la selección absoluta -ya lo consiguió con la sub 17- y, por qué no, ganarlo".

Las dos quieren labrarse un futuro profesional ligado a los deportes. Salma, que todavía tiene tiempo para pensarlo -comienza 2º de Bachillerato el curso próximo-, no sabe por dónde acabará tirando: "Me gusta el periodismo deportivo y también ser entrenadora o algo así".

Salma Paralluelo, fuera de la pista durante un campeonato.
Salma Paralluelo, fuera de la pista durante un campeonato.

Desi ya lo va teniendo algo más claro. Ha estudiado Turismo y ahora está metida de lleno en Relaciones Internacionales, pero esto no la aleja del ámbito deportivo: "Quiero seguir vinculada a los deportes pero de un modo más burocrático o diplomático", explica. "He sido entrenadora de gimnasia, pero me gusta disfrutar del deporte como deportista. Sí me gustaría seguir trabajando en el deporte pero a nivel de organización o en los Juegos Olímpicos o Paralímpicos, en el Comité. Por eso me decanté por las Relaciones Internacionales, porque toca un poco todo esto: historia, política, economía… Aunque todavía no tengo muy claro qué es lo que quiero hacer".

Su consejo para la zaragozana en este ámbito es muy parecido al de la decisión entre el fútbol y el atletismo: "Es una cosa que te llega. No hay que tener miedo al fracaso, a equivocarse. Hay mucha gente que empieza una carrera y no le gusta y cambia. No lo veo como un fracaso, lo veo como algo inteligente porque hay que darse cuenta de que es a lo que te vas a dedicar el resto de tu vida y qué menos que te guste y lo disfrutes. También hay que estar muy abierta a las oportunidades, te pueden llegar cosas que no conocías y que también te gusten".

Anécdotas para parar un tren

Tantos años en la élite deportiva han permitido a estas dos atletas acumular miles de anécdotas -unas muy divertidas y otras menos-. Salma no se queda con una en concreto, pero sí confiesa ser "un poco desastre". "Con competiciones de atletismo o cosas de fútbol me he olvidado las botas, las espinilleras o no me había puesto bien los clavos…", declara entre risas y, aunque nunca ha mezclado las mochilas, sí que ha metido cosas del otro deporte en cada bolsa.

Desi se acuerda claramente de su primer trabajo pagado como gimnasta, especialmente de un día en el que las cosas no fueron especialmente bien: "Una de mis últimas experiencias como gimnasta fue trabajando en un circo, en las navidades de 2014, un año antes del accidente. Fue una experiencia superchula, mi primer sueldo, trabajando en lo que me gusta… ", relata risueña.

Sin embargo, recuerda otra que le ocurrió al poco tiempo de empezar en el atletismo paralímpico: "En mi primer internacional con la selección, que hice salida falsa en los 100 metros listos y lo pasé fatal porque me pasé todo el año entrenando para esa competición y no te dan ni siquiera una segunda oportunidad. Y yo llorando y llorando y las cámaras siguiéndome. Luego me llamó mi madre, que como estábamos en Berlín no habían podido venir a verme, y me dijo que sólo llevaba un año en atletismo y que de todas las experiencias se aprende. Y esto sirve para superarse".

Normalizar la discapacidad a través de las redes sociales

Pese al poco tiempo que les resta para sus relaciones, tanto Desi como Salma intentan mantenerse activas en redes sociales, tratando sus perfiles como un escaparate al mundo de sus actividades, sus deportes, y, en general, de sus vidas. "Las uso un poco para trabajo por así decirlo", resalta la gallega. "Muestro mi día a día, que es el deporte y todo lo que conlleva y creo que la gente es lo que quiere ver, cómo es el día a día de una persona con discapacidad, cómo es el deporte de élite y cómo lo compagino con el resto de cosas".

Para ello, la gallega tiene, además de perfil en Twitter, Instagram y Tik Tok, un canal en Youtube que actualiza cada pocos días. ¿Cómo hace para sacar tiempo para grabar y editar sus vídeos? Pues tiene un truco: un editor. "Detrás de cada persona hay un gran equipo y yo tengo uno muy grande, tanto a nivel deportivo como personal. No podría llevar todo yo sola".

Desirée Vila, en el Campeonato Mundial de Dubai 2019.
Desirée Vila, en el Campeonato Mundial de Dubai 2019.

"Me vienen muy bien las redes no sólo por dar a conocer mi historia, sino también la discapacidad, intentar normalizarlo e intentar mostrar a la sociedad que el deporte adaptado es igual de duro que el olímpico. Y también para que otras personas con discapacidad vean una oportunidad para desarrollarse en un deporte, al final hay muy poca gente con discapacidad que practique alguno y quiero que se normalice", admite la atleta paralímpica.

"Al final se le dedica un poco más de tiempo porque intentas poner tu vida, tus resultados, informarles a todos cómo vas, los entrenamientos diarios, las sensaciones y le dedico un poco más de tiempo de lo normal", revela Salma.

Las preguntas cruzadas de Desi y Salma

En ElDesmarque propusimos a estas dos deportistas que parte de la entrevista se la hicieran la una a la otra. Y aceptaron gustosamente.

De este modo, Desi quiso saber quiénes son los ídolos masculino y femenino de Salma, tanto en fútbol como en atletismo y la importancia de tener referentes. "En atletismo, entre mis ídolos, de 400 vallas, que es mi prueba, está Sydney McLaughlin, que tiene 20 ó 21 años pero ya tiene la segunda mejor marca mundial; en masculino, siempre me ha motivado muchísimo Usain Bolt. De fútbol, en masculino me gustan mucho Mbappé y Neymar, y de femenino, Alex Morgan", respondió la aragonesa. "Tener referentes es importante, está bien fijarte en una persona que te sirva para seguir el buen camino, conocer su historia por ejemplo está bien para que te motive, para seguir tu camino pero con la motivación de alguien que sí que lo ha logrado".

Por su parte, Salma preguntó a Desi sus razones para elegir el atletismo adaptado pese a haber probado otros deportes como el tenis o el baloncesto. La de Pontevedra lo tiene claro: "Tanto el tenis como el baloncesto se hacen en silla de ruedas y no se me dan nada bien los deportes con pelota, soy pésima. Elegí el atletismo porque me dijeron que había una prótesis que te permitía correr, que tiene una ballesta, mucho más dinámica y ligera. Y aprendí a correr y eso se dice fácil, pero cuando llevas siete meses en silla de ruedas o en muletas, es una sensación increíble porque es como que te han devuelto la vida con algo tan sencillo como eso: correr".

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando