Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Copa del rey
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1

Laura 'La Bonita Carrasco': una finta para esquivar los golpes de la vida

El camino que andamos juntos ElDesmarque e Iberdrola nos lleva en esta ocasión a un cuadrilátero de boxeo. Sobre él, la jovencísima Laura Carrasco se ha convertido en una de las mayores promesas del pugilismo femenino en España y un ejemplo de que el deporte ayuda a superar obstáculos personales. Una confirmación más de que #EllasValenOro.

Laura, a la que llaman 'La bonita Carrasco', nació en julio de 2004. Al poco tiempo se puso sus primeros guantes y comenzó a practicar boxeo en el gimnasio de su madre, Begoña. Ya apuntaba maneras. Pero, de pronto, un duro suceso cambió el rumbo de los acontecimientos: su padre biológico fue condenado por la justicia por violencia de género. En ese momento, Laura decidió colgar los guantes. Tenía 7 años.

"No quise volver a hacer boxeo nunca más", dice la joven púgil, ya que vinculaba este deporte con su padre. Entonces llegó Adrián Carrasco a su vida. Y, de nuevo, todo cambió. Laura acudía a los entrenamientos de boxeo en el gimnasio de Adrián y, un día, le volvió a entrar la curiosidad por subirse a la lona. "Gracias a Adrián, volví. Veía cómo entrenaban los chicos, cómo era su forma de entrenarlos y cómo era él y volví a sentir el gusanillo y al final decidí volver", cuenta la boxeadora, que aunque se apellida Barceló, prefiere usar el apellido de Adrián.

Así, Carrasco se convirtió en su entrenador y Laura adquirió el mote de 'La bonita Carrasco'. Es su favorito, porque se lo puso Adrián y porque tiene "mucho significado" para ella. De hecho, de su boca sólo salen palabras de agradecimiento para su entrenador, que también es la pareja de su madre. "Gracias a él estoy donde estoy, le agradezco que siempre haya estado ahí y que siempre me haya apoyado en todo".

Pero él no fue la única persona que le ayudó a volver a disfrutar del boxeo y a ser feliz dentro del ring. Rafael Lozano, seleccionador y entrenador del equipo nacional de boxeo -y un boxeador retirado con dos medallas olímpicas en su palmarés-, la quiso reclutar. Y Laura no dudó en aceptar ir a entrenar algunos días de la semana al Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Madrid, convirtiéndose en la única niña del combinado español. "Para cualquier boxeador, la meta es estar en el equipo nacional y que Rafael Lozano te pueda entrenar", cuenta la púgil, que combina los entrenamientos en el CAR con la preparación en su pueblo, Camarena (Toledo).

Aunque puede parecer que entre el gimnasio del pueblo donde vive Laura y el CAR hay una gran diferencia, para Laura no hay tanta: "Adrián siempre me ha preparado muchísimo y la diferencia la encuentro con mis compañeros". No obstante, nunca ha sentido un trato especial ni por ser chica -la única de la Schoolboy & Schoolgirls Boxing- ni por ser la más joven: "Desde el principio siempre entrenaba con chicos y yo era más pequeña y la única chica. Me trataron bastante bien y no notaba la diferencia".

Un objetivo en mente, la presión y sus referentes

Si Laura Carrasco tiene un objetivo en mente, entre golpe de izquierda y golpe de derecha en el gimnasio, ese es acudir a los Juegos Olímpicos de París 2024. Pero antes de esa olimpiada, que será la siguiente a Tokio, hay otros planes que cruzan la cabeza la de la púgil y que serán a corto plazo. "Me gustaría ir a los campeonatos europeos de este año y sería ya un privilegio poder conseguir medalla", explica 'La bonita Carrasco'.

Esta deportista, a sus 15 años, ya es considerada una promesa del boxeo femenino en España y las expectativas son altísimas. Pero esta presión, lejos de suponer un problema para Laura, es un punto positivo: "Siempre me lo he tomado con motivación, es un orgullo para mí que hablen así de mí".

Para llegar a lo más alto, Laura ha tenido dos referentes en su todavía corta carrera como boxeadora: Saúl 'Canelo' Álvarez y Miriam Gutiérrez. El primero, por "su técnica y su vida anterior", además de como boxeador "a la hora de subirse al ring". La segunda, con quien en cierto modo comparte historia -Miriam fue víctima de violencia por parte de su expareja y tomó el boxeo como un resorte para volver a la vida-, es el ejemplo perfecto para la toledana. "Es una bellísima persona y también ha tenido una historia complicada. Quizás gracias al boxeo haya conseguido salir adelante y por eso también la admiro, además de como boxeadora", admite Laura.

Sin embargo, tener referentes en boxeo no implica imitar a tus ídolos. El estilo propio es esencial en este deporte y Adrián se ha encargado de enseñárselo bien a nuestra protagonista: "Adrián siempre me ha dicho que cada boxeador es diferente y que debe tener su propio estilo. Siempre me ha enseñado a tener mi propio estilo de boxeo".

Laura Carrasco, en el gimnasio de Camarena (Foto: Iberdrola).
Laura Carrasco, en el gimnasio de Camarena (Foto: Iberdrola).

"El boxeo no es violencia"

Hay algo que Laura quiere dejar muy claro sobre el boxeo, dirigido en especial a aquellos que piensan que subirse al cuadrilátero se traduce en violencia: "El boxeo para nada es un deporte violento", asevera la joven púgil. "Cuando subimos a un ring, no subimos a pegarnos, subimos a boxear y a demostrar el talento y la técnica que tenemos. Además, los boxeadores somos muy humildes y abajo del ring también somos muy buenas personas".

Relata asimismo que nunca se ha visto obligada a usar sus conocimientos y sus golpes técnicos para defenderse de ningún ataque: "El boxeo siempre me ha ayudado a tener mucha seguridad en mí misma y por ser boxeadora he podido afrontar algunas situaciones complicadas pero sin ser una persona violenta ni nada".

En este sentido, tiene un consejo para todas las niñas que quieran seguir sus pasos en la lona, todas esas jóvenes que vean en 'La bonita Carrasco' un referente para el futuro: "Que sigan adelante, que nunca se tienen que rendir, que a veces la vida pone obstáculos muy difíciles, pero hay que seguir adelante. El boxeo me ha ayudado mucho en mi vida y se lo recomiendo a muchísima gente".

De hecho, Laura eligió el boxeo por encima de todos los otros deportes que había practicado, como el kárate o el atletismo. ¿La razón? Bien sencilla: "El boxeo era lo que realmente me llenaba y me hacía feliz y con lo que me podía desahogar, pasase lo que me pasase".

Laura Carrasco golpea un saco durante un entrenamiento.
Laura Carrasco golpea un saco durante un entrenamiento.

Sacrificios y un futuro prometedor

Como en todas las disciplinas del deporte, en el boxeo hay que sacrificar momentos preciados en pos de lograr cumplir los objetivos y los sueños. Laura no es una excepción. Es una persona muy familiar y le gusta dedicar su escaso tiempo de ocio a disfrutar de su familia y de sus amigos. Pero reconoce que más de una vez ha tenido que renunciar a ellos "por tener que entrenar o estar en alguna concentración o en algún torneo".

En estos momentos compagina los estudios de enseñanza secundaria con sus muchas horas de práctica sobre el cuadrilátero. "Es difícil porque al final tienes que dedicar muchas horas de entreno y ser muy estricta", confiesa Laura. "Es un deporte muy complicado, pero si te gusta te tienes que organizar. Con los estudios, a veces me cuesta un poco más y a veces menos, pero siempre lo consigo sacar adelante".

De hecho, en su cabeza está ya dibujado su futuro fuera de los gimnasios y el ring: Laura quiere ser inspectora de la Policía Nacional. Para ello, antes quiere estudiar la carrera de Criminología. Sabe que no será fácil compaginar el boxeo de élite con los estudios universitarios y las posteriores oposiciones, pero intentarlo es su mayor baza: "Es difícil compaginarlo, pero creo que organizándote y con muchas ganas puedes hacer lo que te propongas…".

Con la cabeza centrada en sus principales objetivos vitales y deportivos, Laura reconoce que el boxeo femenino en España está ganando en calidad y en adeptos: "Creo que en la técnica da igual si eres chica o chico y tampoco hay mucha diferencia si hago algún guanteo o sparring o entrenar con chico o chicas. Las chicas estamos subiendo muchísimo en España y estamos consiguiendo muchísimas cosas que antes no teníamos en el boxeo español femenino".

Otro de los deseos de Laura es uno mucho más sencillo, aunque poco habitual en un deporte como el boxeo. Carlos Peñate, mano derecha de Rafa Lozano, le puso un segundo mote que nada tiene que ver con 'La bonita Carrasco': 'La pantera rosa'. Su bucal en este color y sus movimientos llenos de elasticidad, agilidad, rapidez, así como su figura esbelta explican este segundo sobrenombre. Y, a raíz de este surge una ilusión para la púgil. Nada más y nada menos que subir un día al ring con la banda sonora original, compuesta por Henry Mancini para la película estrenada en 1963. Un momento que llegará y que quedará grabado en la historia del boxeo español, con la firma especial de Laura Carrasco.

Quince preguntas para conocer mejor a Laura Carrasco

Laura Carrasco se somete al test de preguntas rápidas de ElDesmarque. Quince cuestiones que nos dejan conocer su golpe perfecto, la última serie que ha visto o su canción preferida. Con estas respuestas, la boxeadora nos muestra su perfil más personal, el que sale a relucir cuando está fuera del cuadrilátero.

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando