Sara Hurtado agradece al presidente de Iberdrola su gesto: “Tiene un valor inmenso“

Domingo, 02 de Agosto de 2020. 19:22

Hace unos días, Sara Hurtado sufrió una dura caída que la obligó a venirse a España -vive habitualmente en Moscú, donde entrena- para someterse a la cirugía pertinente. La bailarina y patinadora sobre hielo, que ha logrado grandes hitos en la historia de este deporte en nuestro país, como ser la primera, junto a su actual compañero de equipo Kirill Jalyavin, como sumar una medalla en un Grand Prix. Ahora, la madrileña ha explicado en ElDesmarque cómo está afrontando la recuperación y su agradecimiento a Iberdrola por el apoyo que le ha brindado, con un detalle muy especial.

A Sara le llegó una enorme caja de madera llena de frutas, una mascarilla, una bolsa para transportarla y un gel hidroalcohólico, los complementos básicos en estos tiempos. Y, entre las piñas y las uvas, una tarjeta. Un breve pero conciso texto deseándole una buena recuperación y enviándole fuerza, firmado por Ignacio Galán, presidente de Iberdrola.

"Ese tipo de gestos tiene un valor inmenso. Significa que una persona de las más ocupadas del país, con un montón de responsabilidades, está atenta a todos los proyectos y a las personas detrás de ellos. No se dedica sólo a invertir en el deporte femenino", reconocía Sara en su charla con ElDesmarque. "Yo, como embajadora, tengo la fortuna de contar con su apoyo y sus palabras de ánimo. Para mí este gesto significó un montón. Es otro tipo de medallas que ganas con el deporte", añadía la patinadora.

Acompañada de la etiqueta #GreenRecovery (recuperación verde), esta caja y, en especial la tarjeta y su mensaje, llenaron de alegría el corazón de Sara, algo importantísimo para afrontar con fuerza la rehabilitación del hombro. "Te reafirma tu valor como deportista y lo difícil que es para nosotros una lesión. Que alguien como el presidente de Iberdrola sea capaz de apreciarlo, entenderlo y de darte su cariño y compañía en estos momentos complicadas, me emocionó bastante".

La caja que Iberdrola envió a Sara Hurtado para desearle una buena recuperación de su lesión.
La caja que Iberdrola envió a Sara Hurtado para desearle una buena recuperación de su lesión.

Asimismo, se muestra muy orgullosa de cómo ha crecido su relación con Iberdrola desde que comenzaron a caminar juntos: "Todo lo que me han demostrado han sido cosas buenas. Desde el principio, contando conmigo para ciertos eventos o acciones en redes. Y siguen involucrándote cada vez más, ahora como embajadora. La relación va creciendo y no me lo imaginaba en mi vida. Se habla de contratos de patrocinios, pero, para mí, eso necesita alma. No es firmar un papel con una cantidad, sino que esa relación vaya creciendo y haya un contacto humano, y que compartamos valores, que estén conmigo en el camino, es un patrocinio de verdad: contar con ellos como parte de mi equipo".

Cómo afronta Sara su recuperación

"De momento, vamos a ir paso a paso, porque quien me va a dar las respuestas a todas las preguntas va a ser mi hombro", dice Sara Hurtado en cuanto a los tiempos que los médicos y fisioterapeutas estiman que durará su recuperación. "El primer paso son cuatro semanas de inmovilización para que todo el remiendo cicatrice bien y quede sujeto, estable, y no vaya a tener ningún problema más adelante", argumenta. Y, de momento, se queda en Madrid hasta nuevo aviso.

"La rehabilitación la empiezo aquí seguro porque quiero continuarla con mis fisios, que estuvo ahí desde el principio y estuvo en la intervención. Quién mejor que unos ojos y unas manos que estuvieron ayudando al cirujano a arreglarme toda la lesión para recuperarla", señala Sara. "Todavía no sabemos cuándo van a volver las competiciones, por eso lo mejor es centrarnos en lo que podemos hacer ahora con lo que tenemos. Kirill sigue entrenando en Moscú, porque venirse a Madrid sería contraproducente. Que al menos el 50 por ciento del equipo siga la rutina normal, aunque estemos lejos", cuenta sobre su pareja de baile, al que reconoce que echa mucho de menos.

Una lesión inevitable

Sara no ha sufrido la lesión como consecuencia del parón de actividad durante el confinamiento, que ella ha pasado en Moscú. No se pudo evitar que el hombro se saliera de su sitio, ya que confiesa que ha visto la caída mil y una veces y no había otra manera de caer al suelo y no lesionarse. "Era un movimiento que hemos hecho bien 5.500 veces, pero pasa que de repente hay una mal y es la que te para durante meses", cuenta. "Dos segundos, no fue más. Y desde el suelo dije: 'Hay algo que no está bien. De normal mi hombro no lo tengo como gargantilla'", cuenta entre risas.

"Y luego te tienes que levantar y seguir y tirar de tus energías. Pero este es nuestro mundo, es el deporte de alto nivel. Nuestro deporte por definición es caerse y levantarse, lo tenemos muy interiorizado, es parte del proceso", añade.

Para salir a la perfección de este incidente, Sara trabaja más que nunca con el psicólogo deportivo que la acompaña desde antes del último campeonato Europeo, que se celebró en el pasado mes de enero. "He notado mucho su ayuda, no sólo durante la cuarentena, sino cuando me caí, cómo afrontar el diagnostico, la vuelta a casa, etcétera... Es un apoyo bastante fuerte, porque puedo ejercitar mi mente y es una parte superimportante que en competición te puede beneficiar o te puede machacar", concluye la madrileña.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *