Ainhoa Tirapu y Sandra Ramajo: el final de una carrera, el comienzo de una leyenda

El fútbol femenino ha dicho adiós en este año a muchas de sus grandes leyendas de los últimos años. Tal es el caso de las ya exfutbolistas Ainhoa Tirapu y Sandra Ramajo, excapitanas del Athletic Club y la Real Sociedad respectivamente. Una portera y la otra lateral, han decidido dejar el fútbol profesional en este tumultuoso 2020 y sobre su retirada, el futuro y las espinitas clavadas se abren en canal con ElDesmarque e Iberdrola para demostrar, por enésima vez, que #EllasValenOro.

Ainhoa comenzó a darle patadas a un balón en Pamplona, donde nació en 1984. Primero en la calle de debajo de su casa y en la ikastola, durante los recreos. Y más tarde en el equipo femenino de la localidad navarra, donde su carrera como guardameta, posición que odiaba al principio, despegó. ¿Pero cómo iba a odiarla, si después ha pasado casi 25 años bajo los tres palos? "No me gustaba sobre todo porque me daba miedo el balón y no quería recibir balonazos", aclara. Aunque sin dudar, añade: "La verdad es que no me ha ido mal, no me puedo quejar". Ha ganado dos Ligas con el Athletic y ha disputado una Eurocopa y un Mundial con la selección española. No le ha ido mal, eso seguro.

La carrera de Sandra empezó de forma similar. En Irún, su localidad natal en 1987, no había equipo femenino, pero sus amigas y ella consiguieron formar uno en la ikastola y eso fue el pistoletazo de salida: "De ahí partí al fútbol 11 con 12 o 13 años y sobre los 15 empecé en Liga Nacional con el Mariño y ya a la Real con 19". Desde 2008 hasta 2019, la irundarra se ganó un puesto de importancia en la entidad txuri urdin, siendo la capitana que alzó al cielo de Granada el primer título de la sección femenina, la Copa de la Reina.

Sandra Ramajo levanta la Copa de la Reina ganada por la Real Sociedad en 2019.
Sandra Ramajo levanta la Copa de la Reina ganada por la Real Sociedad en 2019.

Un adiós frío y extraño

Estas dos jugadoras históricas han colgado los guantes y las botas en este extraño 2020 marcado por la pandemia del coronavirus. Ainhoa no ha podido despedirse como es debido de sus compañeras de vestuario ni de la afición en Lezama, todo ocurrió a través de una "fría" videollamada que tuvo que afrontar a solas en casa, sin nadie que le diera "un poco de cariño". "Yo no sabía que era mi último partido con el Athletic. Jugué contra el Espanyol, nos quedaba una semi de Copa por jugar la semana siguiente… y de repente ya no jugamos más", recuerda la de Pamplona. No fue lo más "agradable".

Sandra sí tuvo la despedida que merecía tras 11 años como jugadora de la Real, ya que dejó el cuadro txuri urdin en 2019, después de levantar la Copa, para marcharse al Fundación Albacete, aparcando el fútbol profesional. Pero la irundarra tampoco ha podido decir adiós al fútbol en el césped: "Después de tantísimos años dedicándote a lo que más te apasiona, dejando de lado muchísimas cosas... Te quedas con ese puntito". No obstante, insiste: "Fue una decisión acertada y estoy satisfecha".

Varias jugadoras de su generación han colgado las botas también sin tener la oportunidad de pisar el campo en una última ocasión: Alicia Gómez, Alicia 'Ali' Fuentes, Ana Romero, Ruth García... "Espero que poco a poco lleguen a tener la despedida que se merecen", confiesa Sandra. El fin de una generación de guerreras que han luchado por un fútbol femenino profesional, igualitario y de alto nivel.

Tras la retirada, Sandra se ha quedado en Albacete, donde ejerce de segunda entrenadora del filial -y de auxiliar de enfermería por las noches-; Ainhoa también continúa en el Athletic, donde se ha convertido en la entrenadora de porteras del filial femenino rojiblanco.

Ainhoa Tirapu, en un partido con el Athletic (Foto: ATH).
Ainhoa Tirapu, en un partido con el Athletic (Foto: ATH).

Una rivalidad sana y una vida plagada de recuerdos

Siendo capitanas de la Real Sociedad y el Athletic, los derbis vascos eran especiales. Y el pique, sano: "Los derbis han sido bonitos siempre porque el público se animaba mucho y había mucho ambiente en los partidos", recordaba Ainhoa. "Era bonito de ver, por eso la gente se acercaba", agrega Sandra. "El derbi, lo que se vive en el campo y en las gradas, era superespecial pero no sólo para nosotras, también para la afición. Me siento afortunada de haber vivido esos partidos desde dentro".

Han sido muchos los derbis que Ainhoa y Sandra han vivido juntas. Y más todavía los momentos que han marcado sus respectivas carreras. Tantos, que les cuesta elegir uno concreto. No obstante, lo que sí tienen claro es qué les ha quedado por hacer.

De su extensa carrera, a Sandra se le ha quedado una espinita clavada, una que tilda de egoísta: no haber podido disputar ni un minuto en la final de la Copa. "Pero con el final del partido no estás pensando en eso, piensas en el equipo y en levantar el primer título con la Real", señala.

Para Ainhoa es precisamente no haber podido disputar una final del torneo del KO con su Athletic. Lo tenía así planeado desde el inicio de la temporada, cuando ya sabía que esta sería su última campaña como profesional: despedirse del club bilbaíno jugando la final de la Copa de la Reina. Pero no ha podido ser. Y, como buena relativizadora, deja claro que "son cosas que pasan".

Sandra Ramajo, en su último partido en Zubieta con la Real Sociedad (Foto: Giovanni Batista).
Sandra Ramajo, en su último partido en Zubieta con la Real Sociedad (Foto: Giovanni Batista).

El futuro de la Liga Iberdrola

Hablar de futuro en estos tiempos de tan escasa certidumbre es arriesgado, pero hay algo que sí tienen claro: en la Liga Iberdrola, el largo camino recorrido en estos últimos años no debe ser en balde, pues sería echar piedras sobre el propio tejado en cuanto al avance en los derechos de las futbolistas.

"El que está en el día a día tiene que dejar el camino más fácil al que viene detrás. Hemos dado un gran paso con el convenio, pero no está todo hecho. Hacen falta mejoras", destaca Ainhoa. "A día de hoy, como está la competición, parece complicado cambiar alguna cosa, pero no se puede dejar en el tintero. Siempre hay que buscar el progreso y no convertirte en una moda pasajera y desaparecer", añade.

"Hay que seguir dando pasitos, hemos tenido la suerte de que se nos ha visto más, pero hay gente que ha estado luchando más que nosotras y con unas circunstancias más complicadas y unos recursos muy limitados", indica Sandra por su parte.

Sus futuros personales acaban ligados al fútbol femenino que está por venir. Ambas compaginaron estudios con el deporte, pero hubo un momento en que hipotecaron sus carreras en pos de dedicarse al fútbol y eso les ha pasado factura a la larga. A ellas y a muchas otras.

En el debate, Ainhoa y Sandra dejan claro sus puntos de vista a este respecto. Y sobre muchos otros asuntos en los que han adquirido galones en sus numerosos años de experiencia como profesionales. Dos leyendas del fútbol que abandonan su carrera como jugadoras pero a las que seguro veremos próximamente en los banquillos de la Liga Iberdrola.

Ainhoa Tirapu saca un balón de su portería.
Ainhoa Tirapu saca un balón de su portería.

Las anécdotas de Ainhoa y Sandra

Propusimos a Ainhoa y Sandra que contaran en ElDesmarque alguna anécdota que les hiciera reír o les pareciera curiosa. Aunque al principio no encontraban ninguna, finalmente se atrevieron las dos.

Mientras la de Pamplona elegía una bastante reciente, la excapitana de la Real se quedó a medias en una tratando de explicar el gafe del equipo txuri urdin cada vez que viajaba a Huelva a jugar.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *