Cuenta atrás Copa del Rey
Advertisement

Paula Badosa: la madurez de la 'nueva Sharápova' concilia amor y odio por el tenis

'El odio me pone de rodillas; el amor me pone de pie'. Es una de las frases que componen la extensa y reveladora autobiografía del extenista Andre Agassi, 'Open'. Una cita que bien podría aplicarse a la carrera tenística de una joven Paula Badosa, que a sus 22 años ya se ha visto abocada a salir del barro, a reforzarse y a renacer de sus cenizas, compartiendo una especie de amor/odio por el tenis. Badosa se abre en canal en su encuentro con ElDesmarque e Iberdrola, dejando un nuevo testimonio de que #EllasValenOro.

El tenis llegó a su vida en uno de esos campus de verano en los que se practican varios deportes. Nació en Estados Unidos -concretamente en Nueva York- y cuando sus padres se vinieron a España, decidieron ocupar el tiempo estival de la pequeña Paula practicando actividades deportivas. Un día, con siete años, probó el tenis y fue "amor a primera vista". "Se me dio bien para ser la primera vez y lo pequeña que era. Siempre he sido muy competitiva y enganché mucho con él", recalca la tenista.

Diez años después, ya era campeona de Roland Garros junior. Y eso fue demasiado para una chica de 17 años que no supo afrontar bien las altísimas expectativas que inmediatamente se cernieron sobre ella. La 'nueva Sharápova', un título que le llegó a pesar en exceso. Ahora que todo parece superado, Badosa confiesa que intenta "sacar las cosas positivas de toda esa experiencia". Ahí nació ese contraste, ese blanco y negro, ese amor y ese odio.

Paula Badosa, en un partido de Roland Garros 2020.
Paula Badosa, en un partido de Roland Garros 2020.

Salir del barro para resurgir con más fuerza

La presión provocó un nudo en la garganta de Paula. Y, aunque es algo que, por la idiosincrasia del deporte, le ocurre a muchos, no todos se atreven a contarlo como ella lo hace. La neoyorquina se escudó en Xavi Budó, su entrenador desde entonces hasta hace unos meses, pero reconoce que lo más importante fue su labor personal y su amor por este deporte: "Yo no dejé nunca de luchar y de creer aunque fueran malos momentos, nunca dejé de insistir, y eso es importante, que no te venza la situación".

Supo renacer de sus cenizas, reponerse y, sobre todo, salir reforzada. "Estoy mejor que nunca. He madurado mucho y he aprendido, soy más fuerte que hace tiempo y todas esas experiencias me han ayudado a sentirme tan bien ahora", recalca sin dudarlo.

Tan bueno fue el trabajo mental llevado a cabo, que en este 2020 ha mejorado en el ránking, dejando además muy buen sabor de boca en un atípico Roland Garros, del que se despidió en octavos de final tras pelear hasta la última bola. Un año muy duro en lo deportivo, pero del que también ha aprendido: "Me costó muchísimo volver a coger la forma tras dos o tres meses parados. Hemos tenido muy pocos torneos y en pocos meses, pero he sabido aprovecharlos y haber conseguido ese resultado en Roland Garros, así como avanzar en el ránking con lo poco que ha habido, es muy positivo".

Ahora, aunque los objetivos a corto plazo no estén muy definidos, Badosa tiene la firme intención de seguir mejorando: "No te voy a mentir, quiero mejorar mi ránking y ojalá pronto poder estar más arriba y luchando para jugar los Grand Slam y en rondas más finales, que es mi sueño".

Badosa celebra un punto en un partido.
Badosa celebra un punto en un partido.

El tenis, alfa y omega de su vida

Un tenista de alto nivel se enfrenta a muchas dificultades tanto físicas como psicológicas. Y, si Andre Agassi vendía en 'Open' su amor/odio por este deporte, Paula Badosa comparte con el exjugador sus reflexiones: "Al final, lo bonito y lo duro del tenis es que tienes retos constantes" y entiende que "odio podría ser la palabra" que defina ese sentimiento de saber que un día a la semana vas a perder un partido. Al fin y al cabo, el tenis se ha convertido en su "vida". "Me lo ha dado todo, no me imagino mi vida sin estar relacionada con él", señala.

"Me ha ayudado a madurar mucho antes, soy independiente desde muy joven, me ha dado experiencias, he aprendido, he viajado mucho y eso te abre mucho mundo", confiesa orgullosa del camino elegido.

Esa madurez le da potestad para dar consejo a todo aquel que se haya visto superado por la presión: "Les diría que no se vengan abajo y que si lo hacen, no se sientan culpables. Y que no dejen nunca de dar pequeños pasos, aunque sea levantarse de la cama".

El último cambio en la vida de Paula ha sido reciente. Tras varios años con Budó, a apenas unas semanas de jugar en París este año, la tenista anunció que comenzaba un nuevo ciclo con Javier Martí, una decisión muy meditada: "Se ha tenido que superar mucho a sí mismo por una serie de lesiones. Yo necesitaba un cambio mentalmente, por varios motivos creo que era lo mejor y Javi era ideal".

Paula Badosa golpea la bola durante un US Open.
Paula Badosa golpea la bola durante un US Open.

De Sharápova a Nadal o Ferrer: sus referentes

A pesar de que en aquel momento acabó afectándole, a Paula Badosa le parecía un honor que la pusieran al nivel de Maria Sharápova. "Siempre ha sido un ejemplo, un espejo donde me he mirado ya no sólo en la pista (ambas son agresivas y les gusta dominar el punto), sino también fuera, donde es una persona emprendedora", señala la tenista, muy admiradora de la exjugadora rusa.

Sin raqueta y a pesar de su espectacular carrera tenística, Sharápova siempre ha planeado su vida paralelamente y en ese sentido, Badosa también se fija en ella y tiene en mente varias ideas que debe "ordenar". Sí le gustaría que su futuro estuviera relacionado con el tenis y con la moda, así como ayudar a chicas jóvenes en alguna academia o escuela. "Tendría que pensarlo bien y ver si puedo sacar un proyecto chulo", insiste.

Pero la rusa no es su único referente. Considera que Rafa Nadal o David Ferrer, son "dos personas luchadoras, humildes y con una educación que es de admirar".

Es consciente de que ser deportista de alto nivel supone estar en el foco mediático, incluso en asuntos completamente alejados de la pista de tenis. Badosa lo ha vivido en primera persona y ha aprendido a relativizar sus efectos a nivel psicológico: "Siempre va a afectar y no es fácil, pero ahora con el tiempo he asimilado que a la gente le gusta hablar mucho".

Y si quieren hablar, que hablen. Porque Paula Badosa tiene un futuro brillante por delante y, al más puro 'estilo Sharápova', va a hacer historia en el tenis. Pasen y vean, que el espectáculo sólo acaba de empezar.

El test de preguntas rápidas de Paula Badosa

A Paula Badosa le gustan los retos y no iba a dejar escapar el de enfrentarse al test de preguntas rápidas de ElDesmarque. Saca su lado más íntimo y personal revelando su mayor sueño, su deseo más profundo y cuestiones más terrenales como su libro favorito o el lugar paradisíaco donde se perdería.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *