Notificaciones

Irene Guerrero: regates de éxito a la adversidad de aquella niña pegada a un balón

Se recuerda a sí misma desde bien pequeña pegada a un balón de fútbol. Y como no podía ser de otra forma, el sueño de esa niña era convertirse en jugadora profesional. Irene Guerrero lo ha conseguido después de un camino lleno de esfuerzo y constancia que ha tenido en sus padres a los mejores referentes. En una charla con ElDesmarque e Iberdrola, la centrocampista del Levante UD detalla cómo ha sido todo el proceso que ha vivido hasta llegar donde se encuentra hoy día dejando claro que #EllasValenOro.

Tomando como referencia a su hermano, Irene (Sevilla) supo muy pronto que quería hacer lo mismo: jugar al fútbol. "Me recuerdo con un balón en los pies desde que tengo uso de razón". Esa pasión temprana por el balompié ha terminado por convertirse, como ella misma reconoce, "en un estilo de vida". Un camino en el que su familia y el Real Betis -su equipo desde siempre- han ido guiando sus pasos. Aunque ahora esté lejos de su ciudad natal, la joven futbolista espera volver algún día.

El paso decisivo en su trayectoria

La primera decisión importante que tuvo que tomar Irene en su carrera fue decidir si quería dedicarse al fútbol "no ya como un hobby, sino de manera más profesional". La deportista sevillana tuvo que elegir entre seguir en su equipo de barrio -el Azahar- o pasar a las filas del Sevilla FC. "En ese momento fue cuando decidí que quería ser futbolista. El Betis no tenía equipo femenino y el Sevilla era el equipo puntero".

Irene Guerrero, en la Ciudad Deportiva Luis del Sol (Foto: Juan Ignacio Lechuga).
Irene Guerrero, en la Ciudad Deportiva Luis del Sol (Foto: Juan Ignacio Lechuga).

Para una bética como Irene, la decisión de jugar en el eterno rival no fue fácil, pero "al final el mundo del fútbol te enseña que es un trabajo en el cual tienes que tomar decisiones que, a veces, tienen que ser más profesionales que personales". Tras dar el paso y jugar un año en las filas del Sevilla, le llegó la oportunidad de estar en el equipo de su vida, el Real Betis. "Estoy muy agradecida al Sevilla por lo que me dio en ese año, pero indudablemente cuando salió el equipo femenino del Betis, no tuve dudas de que mi futuro tenía que estar vinculado a él".

El Betis, el Levante y un gran futuro por delante

Irene Guerrero celebra un gol con el Levante.
Irene Guerrero celebra un gol con el Levante.

Aunque ahora forme parte del Levante UD, Irene siempre tiene presente al conjunto verdiblanco. "El Betis es mi pasión, es lo que me vincula a mi familia porque lo he vivido desde muy pequeñita". La centrocampista se enroló en las filas del Betis tras su paso por el Sevilla y, antes de llegar al equipo de su vida, el mítico Rafael Gordillo ya le echó el ojo a esta talentosa futbolista: "Gordillo es la persona que me ayudó a entrar al fútbol desde pequeña, cuando entré en la escuela de Heliópolis. Para mí relacionar el Betis, el fútbol y Rafael Gordillo es un pilar importante".

Tras ocho temporadas al frente del Real Betis Féminas, Irene se marchó al Levante UD el verano pasado para "seguir aspirando y mejorando" como jugadora. "Considero que fue una decisión valiente", asegura la sevillana que no descarta en un futuro volver al equipo de sus amores: "Aunque por ahora, mi camino esté separado del Betis, espero y deseo que, si todo va bien, podamos unir de nuevo nuestros caminos y llevar el Betis a lo más alto".

Recuperándose de la artroscopia a que se sometió hace unas semanas, la valoración de la temporada del Levante para Irene es positiva. "El equipo ha demostrado ser un equipo maduro, un equipo sólido y fruto de ellos es que, a pesar de esas adversidades, no vamos a dejar de luchar en estas últimas jornadas que nos quedan para poder conseguir esa segunda plaza para la Champions", reconocía hace unas semanas en la charla con ElDesmarque e Iberdrola.

La transformación del fútbol femenino

A sus 24 años, Irene está viviendo en primera persona "con mucha esperanza" el paso adelante que ha dado el fútbol femenino en los últimos años. "Estamos abriendo frentes, no sólo para nosotras, sino para esas niñas pequeñas que vienen empujando desde bien abajo. Para que el día de mañana puedan dedicarse a esto como si fuera su trabajo y que tengan condiciones laborales importantes".

Pese a que todavía quede mucho por hacer para lograr la igualdad en este deporte, la jugadora considera que el proceso va "sin pausa, pero sin prisa". "Vamos avanzando un poco hacia la igualdad y eso es lo importante, el poder ir cada día poniendo un ladrillo para poder disminuir esas diferencias entre el fútbol masculino y femenino y que el día de mañana podamos estar todos en igualdad".

Irene Guerrero realiza ejercicios con el balón durante un entrenamiento.
Irene Guerrero realiza ejercicios con el balón durante un entrenamiento.

Este gran avance del fútbol femenino fue reconocido por ElDesmarque con el Premio DEX a la Evolución que otorgó a la selección española femenina de fútbol por su papel en el Mundial de 2019 y que la deportista sevillana tuvo la oportunidad de recoger en nombre de sus compañeras. "La selección española cada año va mejorando y se propone retos diferentes y mejores. Y lograr ese tipo de premios como el que nos dio ElDesmarque es una muestra de lo que estamos creciendo día a día".

La preparación fuera del verde

Irene Guerrero, en un partido con el Levante.
Irene Guerrero, en un partido con el Levante.

El trabajo de Irene no acaba cuando finaliza el entrenamiento. La dieta, por ejemplo, es otro de los factores importantes para la sevillana: "Para mí y para la mayoría del fútbol, ocupa una parte importante. El fútbol, a día de hoy, es más físico y potente que en años anteriores y eso requiere una buena dieta, un buen descanso, un buen entrenamiento. No es sólo tener talento, sino que el trabajo también tiene que acompañarlo".

En esta preparación, el aspecto mental juega un "rol muy importante", tal y como reconoce Irene. "Se viven situaciones complicadas: lesiones, entrar o no en una convocatoria, jugar de titular, estar de suplente apoyando al equipo... Son situaciones que hay que estar bien mentalmente para poder afrontarlas con la mayor madurez posible".

El apoyo de los suyos es vital para la futbolista del Levante. "Mis padres son mi debilidad", admite. "Siempre los he definido como esas personas que, si yo tuviera una mochila de piedra, ellos son los que se encargan de quitarme las piedras de la mochila y empujarme a hacer lo que me gusta, que disfrute el momento, confiesa Irene. Para Irene, sus padres, que han tenido que ver el mundo desde una silla de ruedas, son todo un ejemplo de vida porque "con las situaciones que han vivido a lo largo de la vida, ellos siempre lo han afrontado tratando de darle la mayor normalidad posible, de no hacerse pequeños ante situaciones adversas, sino crecerse".

El test de preguntas rápidas de Irene Guerrero

La futbolista sevillana se sometió de forma muy amable al test de preguntas rápidas de ElDesmarque para conocer su lado más personal: desde su comida preferida hasta un lugar para perderse pasando por la última serie que ha visto. Todo, en el vídeo inferior.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *