Lewis Hamilton se pasa de frenada: cambió la Fórmula 1 por el tenis y fue humillado

Un contenido de:
María García

La gran virtud de Lewis Hamilton es conducir. Por si no había quedado claro ya, un nuevo paso por el tenis le ha servido al piloto inglés de lección. Son momentos de cierta relajación para la estrella de Mercedes, que ya ha cerrado su séptimo Mundial de Fórmula 1 y un nuevo campeonato de constructores para la marca alemana. El británico es imparable en la pista... de asfalto. Pues este fin de semana probó la de tenis y el resultado fue desastroso. Con un estilo algo peculiar, Lewis Hamilton retó a su padre y tuvo la osadía de grabar uno de sus puntos en vídeo. Y después la valentía para publicarlo en las redes sociales.

¿Por qué? Pues porque fue humillado por Anthony Hamilton. Pese a tener mucha menos capacidad física, Lewis Hamilton fue engañado por un golpe cortado de su padre que le llevó hasta la humillación final. Creyendo que podía dar un golpe cómodo no cayó en que la pelota iba cortada y ni siquiera pudo golpearla. Tan impotente se sintió que en su propia publicación reconoció su incompetencia con la raqueta y acabó pidiendo ayuda a Serena Williams, la mejor tenista de las últimas décadas.

Lewis Hamilton siempre se ha declarado un gran fanático del tenis. Incluso estudia a los mejores jugadores analizando su capacidad de adaptación a las diferentes pistas, las distintas formas que tienen de dar los mismos golpes. Precisamente con Serena Williams le une la amistad e incluso ha ido a ver algunas de sus finales. No es la primera vez que el piloto cuelga en las redes sus andanzas en el mundo de la raqueta (su padre es un gran aficionado y juega a menudo contra él) y acaba pidiendo ayuda a su buena amiga.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *