Fórmula 1: los brutales números rojos que ha provocado la pandemia

Un instante de la carrera de Abu Dabi 2020 (Foto: Fórmula 1)
Un instante de la carrera de Abu Dabi 2020 (Foto: Fórmula 1)

Hace cuatro años, la empresa norteamericana Liberty Media adquiría por alrededor de 7.100 millones de euros los derechos de la Fórmula 1. Una operación bestial pero dentro de la lógica que invitaba a pensar en futuros beneficios. Nadie imaginaba por entonces cómo iba a cambiar el panorama. No sólo en este deporte, sino en todo el planeta y en todas las esferas. La pandemia de coronavirus ha paralizado un sinfín de negocios, incluidos los deportivos. Y ha generado una crisis económica sin parangón. Una parálisis que en la Fórmula 1, al menos para Liberty Media, se cifra en más de 300 millones.

Reconoce Liberty Media que son 380 millones de dólares (unos 320 millones de euros) lo que ha dejado de ingresar por culpa de la pandemia. En proporción, un 44 por ciento menos respecto a la temporada anterior, la de 2019. Un agujero imprevisto que adquiere forma de socavón. Y eso que la temporada 2020 pudo salvarse con la disputa de 17 Grandes Premios. Todos los integrantes del Gran Circo tuvieron que ceder. Los cánones para albergar carreras descendieron. Los equipos percibieron mucho menos dinero (se habla de 250 millones en total). Y los ingresos por promoción de carreras cayeron en picado.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de FORMULA 1® (@f1)

Los fans desaparecieron de las gradas de los circuitos. Sólo los tres primeros Grandes Premios de la temporada de Fórmula 1 se salvaron de la quema. "Eso provocó cambios únicos en los términos contractuales de las carreras programadas originalmente y que permanecieron en el calendario", explican en Liberty Media. Ni que decir tiene que los derechos televisivos se vieron afectados igualmente. Las televisiones pagaron menos de lo previsto y también cayó el ingreso por patrocinadores, especialmente en las carreras. La temporada 2021 va a empezar bajo el mismo panorama, pero con la luz al final del túnel viéndose cada vez más fuerte. O eso al menos quieren creer los organizadores del Mundial.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *