Secciones

De Tercera al Mundial de Clubes en cuatro meses: la historia del español Fabio Soria

Sábado, 14 de Diciembre de 2019. 09:24
Fabio Soria celebra la Champions League asiática conseguida con el Al Hilal saudí.
Fabio Soria celebra la Champions League asiática conseguida con el Al Hilal saudí.

En la lejana pero cada vez más presente Catar y sin la presencia de clubes que representen al fútbol español se disputa desde el pasado miércoles una nueva edición del Mundial de Clubes. Los campeones de todas y cada una de las confederaciones que componen la FIFA -además del equipo anfitrión (en este caso es el Al Sadd de Xavi Hernández)- se dan cita en un torneo que encumbra al mejor club del planeta de forma anual y que, aunque en nuestro país no recibe la atención mediática que merece, sí que es tomado como un trofeo de muchísima relevancia fuera de Europa.

Como representante de la AFC (Confederación Asiática de Fútbol) acude al campeonato el Al Hilal de Riyadh, Arabia Saudí. El equipo más laureado del continente logró a finales del mes de noviembre la tercera Champions League de Asia de su historia, pero participará por primera vez en este torneo ya que los anteriores títulos logrados corresponden a los años 1991 y 2000, cuando se celebraba aún la extinta Copa Intercontinental en la que sólo se enfrentaban el campeón de Europa con el de Sudamérica.

Cada vez es más habitual ver que en un fútbol globalizado como el actual, futbolistas españoles militen en clubes de Oriente Medio. No menos habitual, pero mucho más oculto para el aficionado al fútbol, se encuentran los casos de entrenadores, fisioterapeutas, analistas o formadores de nuestro país que hacen las maletas para vivir las experiencias que el fútbol de esta parte del mundo les tiene reservadas.

Fabio Soria es uno de estos últimos. Fisioterapeuta en el Al Hilal, Fabio decidió aceptar la oferta que le llegó gracias a un conocido que trabaja en Catar y en tres meses pasó de estar trabajando en el filial del equipo de sus amores -el Real Betis- con perspectivas de continuar con su carrera en el primer equipo, a desempeñar las mismas funciones a miles de kilómetros de su hogar pero logrando en unos cuatro meses hacerse con la Champions League asiática.

"Tengo un conocido que trabaja en Catar y me estaba constantemente diciendo que me viniera para allá. Me hizo llegar esta oferta y decidí apostar por ello", relata Fabio a ElDesmarque ya desde la concentración de su equipo en Catar. "Estaba alternando el juvenil con el filial y en el último año ya estaba en el filial. Yo vivía bien en Sevilla, con mi novia y demás, pero me llegó esta oferta y tres o cuatro meses después estaba ganando la Champions League de Asia", agrega recordando cómo llegó a Arabia Saudí.

Fabio Sosa, fisioterapeuta del Al Hilal que encara el Mundial de Clubes.
Fabio Sosa, fisioterapeuta del Al Hilal que encara el Mundial de Clubes.

Si cuatro meses después de su llegada consiguieron proclamarse campeones de todo un continente, unas semanas más tardes buscan hacerlo del mundo. Ambicioso objetivo y ambicioso proyecto según nos cuenta. El Al Hilal debuta este sábado ante el Esperance de Tunis y en caso de que superen la eliminatoria se medirán al Flamengo en una de las semifinales. En cualquier caso, en el club, hay expectativas de llegar a la final.

En la plantilla del Al Hilal hay muchas caras conocidas. El francés Bafetimbi Gomis, el italiano Sebastian Giovinco, el peruano André Carillo, el colombiano Gustavo Cuéllar o el brasileño Carlos Eduardo, son algunas de las estrellas internacionales que comparten vestuario con jugadores locales que copan la selección de Arabia Saudí (hasta ocho de la actual plantilla).

Fabio nos recomienda echarle un ojo a Al Shahrani que "es un lateral izquierdo buenísimo". Otro de los nombres que resaltan en nuestra conversación es el de Salem Al Dawsari, que militó cedido durante seis meses en el Villarreal y que, pese a que no tuvo minutos, es toda una estrella en su país.

Al respecto, Fabio argumenta porqué no hay tanta presencia de futbolistas saudíes en Europa. "El futbolista saudí no quiere ir a Europa porque aquí está en su ambiente, tiene sus costumbres y allí va a ir cobrando menos a un equipo de la mitad baja de la tabla. Prefieren estar aquí en un equipo que lucha por títulos, que puede jugar el Mundial de Clubes y en el que ganan más", cuenta tras señalarnos que los saudíes "rezan cinco veces al día y los entrenamientos tienen que ser por la tarde porque por la mañana rezan", siendo esta una circunstancia que dificulta la adaptación de los jugadores a otros entornos. Además de Salem, hay otros futbolistas de la actual plantilla que también probaron suerte en Portugal y acabaron retornando con pocos partidos en sus piernas.

No obstante, Fabio Sosa asegura que el fútbol en esta parte del mundo continúa creciendo y que se vive en las calles de forma muy pasional. "Si en España se vive el fútbol, en Arabia Saudí… Hay muchísima pasión y la gente te para por la calle incluso a los médicos y fisios", narra. Además, aprovecha para asegurar que su calidad de vida trabajando para el Al Hilal es muy alta. "Vivimos como en una especie de residencias en las que tenemos de todo", cuenta asegurando además que disponen de todo el equipamiento médico más avanzado y necesario para su labor.

Gomis y Carrillo en un partido con el Al Hilal.
Gomis y Carrillo en un partido con el Al Hilal.

Pese a que se encuentra muy feliz, Fabio pretende volver en un futuro lejano a trabajar para el Betis y lleva su afición verdiblanca con orgullo por Riyadh. "Trato de ver todos los partidos y a parte pues estoy conectado a los grupos de WhatsApp de mis amigos y demás. Carrillo, que coincidió con William, y Gomis, que coincidió con Fekir, me preguntan: '¿Cómo ha quedado tu Betis hoy?' Y yo les digo: pues ha ganado, ha perdido, ha empatado… Ahora estamos remontando el vuelo", concluye a modo de anécdota.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?