Notificaciones
hoy
Grupo A
Grupo B
Grupo C
Grupo D
Grupo E
Grupo F

Julio Velázquez espera nuevo reto: "Hay que elegir bien el proyecto para dar continuidad al trabajo"

Julio Velázquez, durante su etapa como técnico de Udinese.
Julio Velázquez, durante su etapa como técnico de Udinese.

Si hay algo que queda claro tras charlar durante casi treinta minutos con Julio Velázquez es que el técnico salmantino vive el fútbol con pasión. Desde apenas sus 15 años se ha ido labrando una carrera como entrenador que lo ha llevado a dirigir equipos en casi todas las categorías y a ser reconocido tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

-Tras haber entrenado al Vitoria de Setúbal, ¿qué planes de futuro tiene Julio Velázquez? ¿Ha tenido propuestas en firme para la próxima campaña?

-"El mundo se ha globalizado y el entrenador tiene que estar siempre dispuesto y abierto a todo. Siempre que un contexto sea atractivo y se le pueda dar importancia hay que estar dispuesto a estar en diferentes contextos, en diferentes países y ese es mi caso. Por supuesto que soy español, que me encanta mi país, pero a día de hoy uno tiene que estar abierto a entrenar dentro y fuera de nuestro país. Gracias a Dios sí que he tenido opciones en España, un par de ellas en Portugal, pero no las hemos terminado de concretar, consideramos que no era el momento adecuado para cerrar las distintas opciones que teníamos, hay que valorar y analizar mucho donde se mete uno y elegir bien el proyecto adecuado para dar continuidad al trabajo.

Hemos decidido esperar, con ganas de trabajar, con ganas de verde, pero analizando las distintas opciones que podamos tener y en el momento que consideremos que tenemos el proyecto adecuado , pues para adelante. Como te digo sí que ha habido distintas opciones. En Portugal también ha habido un par de opciones, pero creímos que los proyectos que surgieron no eran los adecuados y hemos preferido esperar. Ahora esperando que nos llegue un proyecto que nos llene , que nos atraiga en todos lo sentidos, para poder empezar a trabajar"

Julio Velázquez, durante su etapa en el Real Betis (Foto: Kiko Hurtado).
Julio Velázquez, durante su etapa en el Real Betis (Foto: Kiko Hurtado).

Entre las opciones que tuviste, ¿hubo la opción de entrenar al Sporting de Gijón esta temporada?

- "No, nadie de ese club contactó conmigo. Es un club extraordinario, con una afición increíble, un club que todo entrenador desea entrenar alguna vez y al que nunca puedes decir que no".

.¿Resulta difícil el paso de entrenar en otro país?

-"El mundo está globalizado como te decía al principio. Hay que estar preparado para entrenar en tu país y hay que estar preparado para poder entrenar fuera. Yo creo que todo tiene su parte positiva. A mí me parece enriquecedor entrenar en el extranjero sobre todo por las experiencias personales, el enriquecimiento profesional y humano que te llevas, conoces idiomas, otras culturas... Me parece algo tremendamente positivo siempre y cuando sea el contexto adecuado y se pueda trabajar en condiciones normales y donde el club y la propiedad le den importancia a ese proceso.

La primera vez que salí a entrenar a Portugal no recuerdo con exactitud pero fue hace cinco temporadas más o menos y bueno, muy contento, muy orgulloso, en la vida de lo que se trata es de acumular experiencias, ir reflexionando sobre las mismas y sobre todo disfrutar de todas ellas. Podría estar entrenando en España en este momento pero por las opciones que tuvimos, consideramos que lo que nos llegó no eran los proyectos adecuados para comenzar y era mejor esperar a otro tipo de situaciones y en esas estamos. Abiertos a entrenar en España, pero totalmente abiertos a entrenar en el extranjero también".

-Con 38 años sigue siendo un técnico muy joven y ya ha tenido una trayectoria importante. ¿Cree que la edad influye en la carrera como técnico y que hay algunos clubes que se dejan influenciar por ello?

-"Para mí lo fundamental es que exista pasión, que exista ilusión, que haya vocación, que haya inquietud, esos son los valores fundamentales. Pueden existir tanto con 30 años como con 70. A partir de ahí yo creo que cada uno tiene su camino en la vida y cada uno se lo va labrando. En mi caso, empecé muy muy joven a entrenar, he pasado por todas las categorías desde benjamines hasta Primera División, salvo segunda regional, he entrenado en el resto de categorías, considero que la edad no es un factor determinante. En lo que no creo es en las modas, considero que cada persona es un ente totalmente aparte y cada uno tenemos nuestras connotaciones.

Se ha visto por ejemplo ahora en la Champions League. Dos equipos que para mí han marcado la diferencia a nivel de apuesta y de modelo podrían ser el Atalanta de Gasperini, un técnico con una edad avanzada y el RB Leipzig de Naggelsman siendo un técnico bastante joven. Perfiles totalmente antagonistas y se ha hablado muchísimo de ambos, por eso en lo que no creo es en las modas. Lo que considero fundamental es el trabajo bien hecho, en que haya pasión, ilusión, inquietud, ganas de evolucionar y eso puede acontecer con 20 años, con 30 años y con 70. Tenemos ejemplos de todo tipo".

Julio Velázquez y Manu Trigueros, durante un entrenamiento con el Villarreal.
Julio Velázquez y Manu Trigueros, durante un entrenamiento con el Villarreal.

-Tras empezar, como decíamos, muy joven, se produce su llegada al Villarreal, club en el que lanza a jugadores que ahora son muy importantes como Gerard Moreno, Manu Trigueros, Jaume Costa o Moi Gómez. En una situación delicada como la que vivía el club, ¿qué lleva al técnico a apostar por ellos? ¿Se veía que llegarían tan lejos?

-"He tenido la grandísima suerte de poder entrar en el organigrama del Villarreal. Entrenaba al Poli Ejido en 2ªB, tuvimos la suerte de enfrentarnos al primer equipo del Villarreal en Copa del Rey y salió una eliminatoria muy bonita y al año siguiente recibí la propuesta del Villarreal para entrar a entrenar al C. Comencé con todos estos chicos o la gran mayoría de ellos en el Villarreal C, a mitad de temporada me ofrecieron el B que estaba en Segunda y fue mi debut en la categoría.

Cogimos al equipo en una tesitura muy compleja porque el equipo estaba en puntos de descenso y pasamos a nueve de estos chicos del C al B y la apuesta salió fabulosa y cuando al año siguiente nos dieron la oportunidad de entrenar al primer equipo pues igual, a muchos de ellos le dimos la opción de ser parte de la primera plantilla. ¿El motivo? Lo primero porque la estructura ayuda, el Villarreal tiene una estructura excepcional, una propiedad que apuesta por la gente joven desde hace muchísimos años y luego, por supuestísimo, la capacidad, el hambre, las ganas de estos chicos que era fabulosa, y hay que apostar por ellos, dejar que se equivoquen y apostar porque tengan continuidad. Gracias a Dios, a la gran mayoría le ha ido muy bien, cosa de la que me alegro muchísimo porque son chicos formidables".

"En el Villarreal la estructura ayuda, una propiedad que apuesta por la gente joven desde hace muchísimos años"

-Tras una formidable etapa en el Real Murcia con el que roza el ascenso se produce su llegada al Real Betis, en el que las cosas no fueron del todo bien, ¿qué pasó?

-"Después del Villarreal entrenó al Murcia y con el presupuesto más bajo de la categoría hacemos una temporada extraordinaria. Jugamos el play off de ascenso y estamos muy cerquita de ascender y posteriormente me llega la opción del Real Betis. Es muy difícil, no recuerdo con exactitud la edad que tendría, no sé si eran 32 o 33...".

-33 años, como Nagelsmann actualmente...

-"Eso es. ¿Qué pasa? Que es muy difícil decir no al Real Betis. Yo creo que nunca se le puede decir no. Al final, analizando las cosas con perspectiva, el club venía de su peor año deportivamente con un descenso desde la Primera División a la Segunda División y cogimos un club con muchísimos problemas. Hay que recordar que iba a haber un director deportivo que era Lorenzo Serra Ferrer que al final no pudo llegar y entonces el club no tenía director deportivo, el club no tenía un propietario claro, estaba en el juzgado, había diferentes personas que estaban luchando por tener la propiedad del club, había mucho, mucho revuelo alrededor del club que evitaba que se pudiera desarrollar un trabajo normal en el día a día.

A partir de ahí, nosotros intentamos ser lo más responsables y profesionales posibles, fue una etapa de un enriquecimiento personal terrible. Para mí fue un auténtico máster en todos los sentidos. Fue una etapa que quizás fuera la menos apropiada y adecuada para entrenar al Real Betis, pero me considero un grandísimo afortunado por haber tenido la oportunidad de entrenar al Real Betis. Todo el revuelo que había alrededor no ayudaba ni ayudó en absolutamente nada. Nosotros salimos cuando entró un nuevo consejo de administración dentro de los grandes cambios que hubo. Cuando nos fuimos el equipo estaba clasificado en puestos de play off. Súper orgulloso de haber podido entrenar a una entidad como el Real Betis.

Te da lástima haber entrenado al Real Betis en ese momento porque seguramente era uno de los momentos más difíciles de su historia y sobre todo por todo el revuelo que había alrededor del club en el día a día. Había muchas situaciones totalmente incontrolables para el entrenador en el día a día, pero eso es la vida, son las circunstancias y repito: tremendamente agradecido, me considero un afortunado y a partir de ahí es un club al que le deseo lo mejor siempre porque si algo tiene es una afición pasional, una afición excepcional y que siente a su equipo por encima de todo".

Julio Velázquez, durante su etapa en el Real Betis (Foto: Kiko Hurtado).
Julio Velázquez, durante su etapa en el Real Betis (Foto: Kiko Hurtado).

-Al menos consiguió que Dani Ceballos comenzara a tener continuidad...

-"Hay que contextualizar la situación. Cuando llegamos, Dani Ceballos el año anterior en el filial no jugaba y en el División de Honor no era ni mucho menos el jugador que más minutos tenía. Empezamos la pretemporada y desde el primer día que lo vimos, recuerdo perfectamente un partido contra el Arroyo que jugó el Betis B, decidimos subirle y desde el primer día hacerlo importante dentro del club. Es una de las cosas que más orgullo me da porque en una situación tan, tan, tan sumamente complicada, difícil por todo el revuelo que había alrededor del club en aquella fase, apostar por un jugador como Dani y que saliera bien y haya podido tener la carrera que ha tenido hasta el día de hoy es algo que me genera un orgullo tremendo. Pero, sobre todo, fue gracias a él. Es un chico en el plano humano excepcional, con unas ganas de crecer en el día a día terribles.

Era una auténtica esponja que sólo quería mejorar y aprender. Una pasión por el fútbol maravillosa. Cuando topas con un jugador así, con una persona así tienes que apostar por él sí o sí porque te está demostrando que tiene condiciones de ser importante sin ningún tipo de duda. Apostamos por él , conseguimos que fuera importante en una situación tremendamente compleja y no era fácil en un momento tan difícil, y la verdad es que el chico respondió de maravilla y le guardo muchísimo cariño".

-Poco después se produce su primera aventura fuera de España, en Portugal. ¿Considera que el fútbol portugués está infravalorado?

-"A mí es una liga que me gusta muchísimo. Yo sólo puedo hablar bien del país y de la liga porque me han tratado siempre de manera excepcional. Es una liga que tiene muchísimo potencial, ahora mismo está entre las seis más importantes de Europa, para mí puede ser la sexta. Hay un déficit respecto a otras ligas que es el potencial económico. Los derechos televisivos condicionan muchísimo, pero es una liga súper atractiva. Portugal es un país muy futbolero, un país que tiene muchísima pasión por el juego y tenemos que recordar que siempre salen jugadores importantes para otras ligas. Todavía puede mejorar y crecer pero es una liga muy atractiva en todos los sentidos. Es una liga con capacidad para seguir evolucionando y hay equipos muy grandes de Europa compitiendo en esta liga".

-Es en Alcorcón, tras la etapa en Belenenses, cuando tiene mayor continuidad... y más éxitos. ¿Cuáles cree que fueron las claves en ese caso?

-"Cogimos el equipo en la primera temporada avanzada la campaña. Cogemos el equipo penúltimo, en descenso y gracias a Dios se consiguió la permanencia. Fue muy duro pero se logró el objetivo y fue precioso, y a parte se hizo historia porque por primera vez el club alcanzaba los cuartos de final de la Copa del Rey. Al año siguiente conseguimos quedar en mitad de tabla aproximadamente. Tiene mucho valor lo que este club está consiguiendo en el fútbol profesional, ha ido creciendo con el paso de los años.

Considero que el trabajo que en ese club hizo en su día Kike Pérez, que era el CEO de ese club, es la base para que ese club sea lo que es a día de hoy. Me gustaría destacarlo, es uno de los pilares fundamentales para que el Alcorcón lleve tantos años en el fútbol profesional. Fue una etapa bonita, en la que apostamos sobre todo por el proyecto que nos presentó el director general y el presidente. Conseguimos los objetivos y fue una etapa positiva, de crecimiento, en un club que representa valores muy importantes en la vida, como el trabajo, el compromiso, el creer hasta el último minuto como dicen y creo que gran parte del éxito de este club se debe como decía a Kike Perez que ha hecho un trabajo formidable en el tiempo que estuvo allí".

Julio Velázquez, durante su etapa como técnico del Alcorcón.
Julio Velázquez, durante su etapa como técnico del Alcorcón.

-Como gran apasionado de la Serie A, es inevitable preguntarle por su paso por la competición. Udinese debe ser una plaza difícil con una plantilla compuesta por numerosísimas nacionalidades distintas. ¿Cómo valora esa etapa? ¿Cree que la Serie A está poco a poco recuperando el nivel de antaño?

-"Para mí la Serie A siempre ha sido una de las mejores ligas del mundo. Han pasado por varios años de dificultad y desde hace tres temporadas aproximadamente ha vuelto a resurgir a un nivel máximo. Para mí es una liga súper competitiva, preciosa, me encanta Italia y es una liga que estamos viendo como por ejemplo la llegada de Cristiano Ronaldo fue sintomática de que la Serie A volvía a ser lo que fue unos años atrás y cada vez está creciendo más. Tiene un nivel superlativo. Creo que he sido el cuarto español que ha podido entrenar en Serie A. Si no recuerdo mal Luis Suárez, Rafa Benítez, Luis Enrique y yo hemos sido hasta la fecha. Muy orgulloso. Apostó la propiedad y por lo que me contaron me habían hecho un seguimiento los dos últimos años yéndome a ver entrenar, intentando conocerme de manera más directa, una experiencia muy bonita.

Teníamos cerca de 21 nacionalidades diferentes y creo que más que verlo como una dificultad hay que verlo como algo positivo y como algo que significa un crecimiento en todos los sentidos sobre todo personal y profesional. Te lleva a conocer un idioma nuevo, a relacionarte con los jugadores en cuatro idiomas diferentes cada día porque tienes jugadores de todo tipo de nacionalidades, aunque sí que desde el primer día por respeto al club, a los aficionados y al fútbol italiano, en las charlas colectivas hablábamos siempre en italiano, pero luego individualmente y dependiendo de la nacionalidad hablabas con cada jugador en inglés, portugués, italiano o español. Al final es algo de lo que estoy superorgulloso es una etapa que te hace crecer en la vida y agradecido a la propiedad por apostar en aquel momento. Se trata de acumular experiencias, bagaje, crecer y sobre todo ser feliz que es lo más importante en esta vida".

-Además es en Udinese cuando dirige al primer equipo de una máxima categoría de las mejores ligas europeas...

-"Fue en Belenenses la primera vez, cogimos el equipo en una situación muy difícil. Les acababan de eliminar de la Europa League, estaban a tres puntos del descenso, y apuestas por irte de tu país, y sí que es muy importante que ese primer paso en el extranjero te salga bien. La verdad es que salió muy bien porque cogiendo al equipo muy cerca del descenso conseguimos quedar casi en puestos europeos sacando aproximadamente doce puntos al descenso, es muy importante que esa primera etapa en el extranjero te salga bien. Apostamos y la verdad que súper contento porque era la primera etapa en el extranjero en un club con historia como Belenenses, en una liga importante como la portuguesa y salió todo fenomenal. Eso ya te permite poder tener más opciones en contextos extranjeros".

Julio Velázquez, en el banquillo del Udinese Calcio (Foto: Udinese Calcio).
Julio Velázquez, en el banquillo del Udinese Calcio (Foto: Udinese Calcio).

-Y ya para concluir, de aquella etapa, hay jugadores importantes a los que dirigió en Udinese y que han evolucionado muy bien. Hablamos de Musso -que ha sido de los mejores porteros del campeonato- , Rodrigo de Paul -internacional argentino- y Kevin Lasagna -internacional italiano-...

-"Son situaciones como las que hablábamos de Dani Ceballos. Situaciones que te hacen estar muy orgulloso. Apostamos por Juan Musso, le dimos la chance de competir en Udinese, en Italia y súper contentos porque para mí, lo primero es una persona encantadora y a día de hoy es uno de los mejores porteros a nivel mundial. Es un portero de selección argentina, un portero que va a tener un recorrido maravilloso porque tiene unas condiciones excepcionales. Para mí es un portero ya muy importante a nivel mundial. Rodrigo de Paul me parece un auténtico top. Venía de una temporada muy difíicl, y muy orgulloso, parecido a lo de Dani Ceballos. Se hizo un trabajo muy bueno con él, pero sobre todo por sus ganas de crecer, de ayudar y de dar un cambio a su carrera, de que su carrera hiciera un chip. Lo hizo. Me acuerdo de muchas charlas en la poretemporada en Austria, estaba convencido de que con trabajo iba a ser capaz de llegar a la selección argentina y orgulloso porque así fue.

Es una de las cosas que más orgullo te da y lo mismo extrapolado a Kevin Lasagna que trabajamos juntos y nos marcamos como objetivo el intentar que pudiera llegar a la selección italiana y así fue. Lo llevó Roberto Mancini y ahora se ha convertido en un habitual. Son situaciones que con el paso de los años te dan orgullo como con Gerard, Ceballos, Manu Trigueros, etc... Son situaciones que te hacen feliz porque por encima de jugadores o entrenadores estamos las personas y al final lo más importante es el valor humano. Me alegro muchísmo por ellos, porque cuando inician su recorrido profesional son muy jóvenes, y te da mucha satisfacción comprobar que no pierden los valores que tenían cuando eran jovencitos, algo que habla muy bien de todos ellos, son personas excepcionales".

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *