Notificaciones
hoy
Grupo A
Grupo B
Grupo C
Grupo D
Grupo E
Grupo F

El premio a la fidelidad de los aficionados en el año más duro

En marzo de 2020, la pandemia del coronavirus detuvo el mundo. No obstante, el fútbol, vertebrador fundamental de la sociedad, siguió su camino. De una forma distinta. LaLiga retomó su pulso a pesar de la ausencia de un elemento primordial: el público. Cambió la forma de vivirlo y la pasión de los aficionados se canalizó a través del televisor, de la mano de Movistar+, el operador con los derechos de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank.

Por eso ahora, poco más de un año después del inicio del confinamiento, LaLiga, de la mano de Movistar, premia a esos aficionados incondicionales con una campaña única: ¡LaLiga te da más!. Esta iniciativa constituirá un balompédico regalo que permitirá a los 10.000 ganadores del sorteo disfrutar de cuatro meses gratis de Movistar LaLiga.

¡LaLiga te da más! constituye un homenaje a la fidelidad de quienes siguen alimentándose de la emoción del fútbol llegando a cotas increíbles. Como muchos seguidores capaces de hacer lo que sea con tal de no perderse un partido de su equipo. Historias impensables para muchos como la de Iban Merchán, quien ha llevado hasta el límite su pasión por el Athletic Club.

Una boda en San Mamés

Ser del Athletic es una religión, una forma de vida. Jugaba o entrenaba de portero en mi equipo con la radio metida en una faja de motorista y unos auriculares para poder escuchar los partidos que me coincidían. O directamente pedía que no me convocaran. Cuando conocí a mi mujer, antes de preguntarle el nombre le pregunté si le gustaba el fútbol y si era del Athletic. No concibo la vida de otra forma”, recuerda Iban.

Se casó con ella, también socia del Athletic, y acabaron anulando el viaje de novios por un partido decisivo del equipo en 2009. La boda fue en una iglesia donde reposa parte del cráneo de San Mamés. Tras la celebración, con los portadores de las arras ataviados de rojiblanco, ambos se marcharon vestidos de novios al estadio y se hicieron fotos mientras veían el inicio del partido. Su hijo vino al mundo oyendo el himno del Athletic y con su padre luciendo la camiseta.

Iban Merchán y su esposa se pasaron por San Mamés el día de la boda en 2009.
Iban Merchán y su esposa se pasaron por San Mamés el día de la boda en 2009.

“Para mí es una familia, por eso no le silbo nunca a un jugador. Lo primero que se mira en casa es cuándo juega el Athletic y a partir de ahí organizamos la vida. La vuelta del fútbol fue una liberación en la pandemia. Es algo que nos hace olvidar otros problemas. Vemos los partidos siempre en familia y ese día es especial”.

La Real, antes que el negocio propio

Dani Quintana, hostelero de San Sebastián, es otro de esos fieles incondicionales que harían lo que fuera por la Real Sociedad: “Tenía un pub y una cafetería, pero me iba a los partidos y dejaba el negocio, mi mujer y mi hijo se quedaban al frente. Sabían que si no era peor, porque en vez de una vez me iba cuatro. Recuerdo haber cerrado el pub a las 3 de la mañana e irme con mi hermano en moto a Albacete”.

“Para mí la Real ha sido todo. Por el equipo he hecho auténticas locuras. Al final siempre me ha movido el sentimiento. He viajado hasta con una pierna rota. Si no hubiera ido, me hubiera arrepentido. Lo que he disfrutado lo valoro mucho. La Real me ha dado muchas cosas”, apunta Dani, al que algunos conocidos “me dicen ya que tengo cara de balón”.

Este aficionado realista valora además que “con los partidos de LaLiga Santander consigues incluso hacer amigos. De viajar mucho a tantas ciudades para ir a ver jugar a tu equipo conoces a mucha gente. Viajar con la Real ha sido lo mejor para mí. Para mí el sábado y domingo es una gozada, me conecto a la televisión y hasta que no termina el último partido de la jornada no la quito”.

Comuniones con escapada al fútbol

José Miguel se fue al Villamarín haciendo un paréntesis en su propia comunión.
José Miguel se fue al Villamarín haciendo un paréntesis en su propia comunión.

No menos curiosa es la historia de José Miguel Alonso, aficionado del Real Betis, quien abandonó temporalmente su propia comunión para irse a ver ElGranDerbi. “El día de mi comunión fue el ejemplo claro de lo que es para mí el Betis, el fútbol y un derbi. Esto está por encima de todas las cosas. Nunca se me olvidará la frase que pronunció mi padre aquel 7 de mayo: “Señores, nos vamos, que hay Betis”.

“La semana es lo que pasa entre día y día de Betis. LaLiga Santander y el Betis son sagrados en nuestra casa, donde de sábado a las 14:00 a domingo a las 23:45 solo existe fútbol. El Betis y el fútbol son nuestra forma de vida durante todo el año”, detalla orgulloso José Miguel.

Y también de comuniones va la historia de Enrique Sánchez, aficionado del Málaga CF que hizo un paréntesis en la de su propio hermano para irse a La Rosaleda: “Coincidió con que el Málaga se jugaba el ascenso a LaLiga Santander ante el Albacete. Llegué a la Iglesia con la radio puesta y lo escuchaba por el auricular. Lo tenía todo organizado con mi tío para cambiarme rápido en el coche, mis pantalones cortos y mi camiseta del Málaga. Volví a la comunión con el trozo de red en la cabeza. Comí rápido y de nuevo me fui a la Fuente de las Tres Gracias a celebrarlo. Dije que me iba a casa porque me dolía la barriga”.

Enrique Sánchez no quiso perderse el ascenso logrado por el Málaga en el año 1999.
Enrique Sánchez no quiso perderse el ascenso logrado por el Málaga en el año 1999.

Enrique describe su pasión irracional: “El fútbol para mí es todo y el Málaga es mi vida. Mi abuelo fue delegado del Málaga y directivo y yo llevo sus genes. La adrenalina de los partidos del campeonato liguero, los viajes para ver a tu equipo, recorrerte España entera, recuerdos impresionantes…”.

Con traje y corbata en el Fondo Norte de Zorrilla

Algo parecido vivió Luis Rollán, acérrimo seguidor del Real Valladolid, cuando dejó a medias la boda de su mejor amigo para irse a Zorrilla a ver un partido. Desde la localidad de Medina del Campo se desplazó al estadio pucelano para ver el encuentro en el Fondo Norte vestido con traje y corbata: “La gente se sorprendía mucho porque chocaba verme allí vestido así”.

Luego volvió a la celebración y para él el motivo era lo suficientemente importante: “El Valladolid es el club de mis amores y lo sigo tanto en las alegrías como en las tristezas. El club y LaLiga Santander lo son todo para mí. Ahora echamos mucho de menos ir a Zorrilla y viajar con el equipo. Ojalá pronto podamos estar otra vez ahí”.

LaLiga y sus clubes inspiran otras muchas historias como éstas que ponen en valor la trascendencia del fútbol como motor de la sociedad. Y ése también es el motivo de esta novedosa iniciativa, en la que LaLiga, de la mano de Movistar, ofrece una importante recompensa a la pasión balompédica en una temporada especialmente atípica. El fútbol les da mucho a esos aficionados incondicionales y por eso LaLiga quiere darles más.

A través del microsite www.laligatedamas.com, esta promoción ¡LaLiga te da más! estará vigente hasta el próximo 15 de junio. Tanto los aficionados que sean abonados de Movistar+ como los que aún no lo sean, pueden registrarse en el microsite www.laligatedamas.com para optar al sorteo de alguno de los 10.000 premios que darán derecho a disfrutar gratis durante cuatro meses de la emoción del fútbol desde casa.

Se trata, por tanto, de un premio que LaLiga quiere otorgar a unos aficionados que han seguido apoyando de forma incondicional a sus equipos durante estos meses tan difíciles por la pandemia del coronavirus.

En un año especialmente duro para la sociedad española, LaLiga, de la mano de Movistar, da un paso adelante para acercar el fútbol a 10.000 hogares que lo disfrutarán gratis durante cuatro meses. Porque 'No es fútbol. Es LaLiga'.