El posible penalti con polémica de Sergio Ramos en Eibar: ¿tiene razón Florentino Pérez?

La jugada polémica de Sergio Ramos en el Eibar-Real Madrid.
La jugada polémica de Sergio Ramos en el Eibar-Real Madrid.

El Real Madrid venció frente a la SD Eibar en el partido que cerraba la jornada 14 de LaLiga Santander. El duelo, disputado en el estadio de Ipurúa, se saldó con 1-2 tras una gran actuación de los blancos, especialmente en la primera mitad. Eso sí, el resultado pudo haber sido diferente si el árbitro del partido, José Luis Munuera Montero, hubiera señalado un penalti en el área madridista por mano de Sergio Ramos. Y es que en el tramo final de partido la retransmisión ofreció una acción en la que el balón contactó con el brazo del camero. Justo en el día que Florentino Pérez cargó contra las retransmisiones televisivas.

Y es que la realización del partido ofreció la acción en la que el balón impactó con el brazo de Sergio Ramos tras un remate de Muto. El jugador del Eibar reclamó el posible penalti, pero finalmente Munuera Montero desestimó señalar el penalti. Cabe recordar que en estas acciones ya no se valora la voluntariedad de la mano. Sin embargo, sí que se valora la posición del brazo.

¿Qué interpreta el árbitro en la acción de Sergio Ramos?

Luka Modric agradece a Karim Benzema por su asistencia de gol en el Eibar-Real Madrid (Foto: LaLiga
Luka Modric agradece a Karim Benzema por su asistencia de gol en el Eibar-Real Madrid (Foto: LaLiga

Lo que se puede extraer de la decisión del colegiado es su posible interpretación: que Sergio Ramos no tenía el brazo en una posición antinatural y/o que el balón habría impactado en su cuerpo de no estar el brazo.

Eso sí, la retransmisión televisiva ofreció tomas desde varios ángulos para dar a suficiente información de la acción al espectador. Por otra parte, cuando parecía que Munuera Montero se dirigía a la pantalla del VAR para revisar la acción, no fue así. Y es que el árbitro se acercó a hablar con José Luis Mendilíbar, que le espetó la decisión tomada. Es por eso que tuvo que ir a pedirle que se calmara y que no discutiera su dirección del partido.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *