Elias Ymer, el diamante sueco - ElDesmarque Actualidad

Elias Ymer, el diamante sueco

Un contenido de:
TENNISTOPIC

Martes, 08 de julio de 2014. 17:02
Un diamante en bruto. Eso es lo que tienen en la Good to Great Tennis Academy, la escuela más importante de Suecia. Liderada por Magnus Norman, Nicklas Kulti y Mikael Tillstrom, integrantes del equipo de Copa Davis de su país que ganó la competición en 1997 y 1998, durante estos últimos años ha contado entre sus filas con tenistas de la talla de Grigor Dimitrov y Stanislas Wawrinka. El búlgaro, un jugador ya formado que necesitaba un último empujón para llegar a la élite. El suizo, un tenista con una raqueta que pedía a gritos ser liberado de las ataduras mentales que le impedían alcanzar todo su potencial. Actualmente, dos tenistas que se encuentran en el top10 de la ATP. Sin embargo, lo que toda academia de tenis ansía es ayudar a los jóvenes a desarrollarse, física y mentalmente, para alcanzar en un futuro la élite. Y aquí es donde entra en escena nuestro protagonista de hoy.

Elias Ymer nació el 10 de abril de 1996 en Estocolmo. Su hermano, Mikael, llegaría al mundo dos años y medio después. Desde edad muy temprana, sus padres les llevaban al oeste de la ciudad para jugar al tenis. Pronto empezaron a destacar y se convirtieron en los mejores tenistas de su edad. El menor, mucho más expresivo en pista, parecía dolerle más cualquier derrota. Con 15 años está cerca del top100 del ranking junior auspiciado por la ITF y todo indica que el año que viene podrá competir con los mejores de su edad en los Grand Slams. La generación de 1998 parece una de las más potentes de los últimos tiempos, con tenistas como Kozlov, Tiafoe, Luz o Mmoh por encima de jugadores sub18, pero el pequeño de los Ymer parece tener el carácter y el hambre necesario para competir ante cualquiera.
Elias es diferente. Reflexivo y sosegado, fue finalista de la Orange Bowl en su edición de 2012. El año pasado fue muy duro a pesar de gozar de una madurez impropia para su edad. Una serie de problemas físicos le lastraron y en los Grand Slam Junior no tuvo mucha fortuna en los sorteos. Tenistas como Kyle Edmund, Alexander Zverev o Christian Garín, todos jugadores con un futuro brillante, le cerraron el paso en las primeras rondas. Mientras chicos de su edad como Borna Coric, Thanasi Kokkinakis o Gianluigi Quinzi empezaban a despegar, él parecía algo estancado. Hace justo un año, en Bastad, algo pareció cambiar. Jugó su primer partido ATP ante Grigor Dimitrov y estuvo muy cerca de ganarle, forzando al búlgaro a batirle en tres mangas. Ymer no era un tenista cualquiera.
A finales de octubre pasó uno de esos trenes que solo se presentan en la estación una vez en la vida. Las oportunidades que marcan un punto de inflexión en la carrera de un jugador. Suecia se jugaba la permanencia en el Grupo I de la Zona Europea de la Copa Davis. En Helsingborg el equipo capitaneado por Fredrik Rosengren recibía a una Dinamarca liderada por Frederik Nielsen, campeón de Wimbledon en la modalidad de dobles en 2012. Patrick Rosenholm se lesionó días antes del cruce y fue Elias Ymer el encargado de sustituirle. Debutó el viernes con derrota y finalizó el fin de semana dándole el punto definitivo a su país, culminando la remontada que iniciaron Brunstrom-Lindstedt el sábado.
En ese momento Ymer era el 801 del ranking ATP y ya era conocido en toda Suecia. Todas las miradas estaban puestas sobre él tras su impresionante debut en la Copa Davis y meses después se puede sentenciar que no ha decepcionado. Esta temporada ha sido la de su despegue definitivo: desde que jugó con una invitación la previa del Masters 1000 de Miami ha disputado un total de 36 partidos, ganando 31. Cinco títulos ITF Futures y su primera victoria en Bastad. En el día de hoy batió a Kukushkin, el #52 de la clasificación mundial. Le derrotó en dos sets, demostrando sangre fría y templanza. Con bola de break en contra es capaz de ganar el punto con una dejada que clava al kazajo en el fondo de la pista. Sorprende con su revés paralelo, es capaz de abrir el arco de su derecha para darle profundidad a su tiro y domina el golpe cortado, señal de que es mucho más que un pegador. Es un jugador con magia, con toque. El #1 de Suecia cierra el encuentro con un saque directo, como los campeones. Es el diamante en bruto de Norman, Kulti y Tillstrom. Todo el circuito ya habla de Kyrgios y de Zverev. Tienen que empezar a hablar de Ymer. Suecia tiene un nuevo crack. Se acabó vivir del recuerdo de Soderling.

La mejor información sobre el tenis en TennisTopic.com

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *