Noticias Real Oviedo | Balance A Domicilio en LaLiga 1|2|3
Secciones

Desinflados a domicilio antes de visitar el inexpugnable Riazor

Un contenido de:
Borja García

Jueves, 08 de noviembre de 2018. 12:00
Christian Fernández, durante un lance del partido ante el Nàstic (Foto: Laia Solanellas).
Christian Fernández, durante un lance del partido ante el Nàstic (Foto: Laia Solanellas).

En el arranque de temporada, las inercias se invirtieron en el Real Oviedo. Los azules no conseguían encontrarse cómodos y sumar puntos en el Carlos Tartiere, lo que contrastaba con la facilidad con la que sí lo hacían a domicilio. Algo sin duda atípico si se tiene en cuenta las estadísticas de las últimas campañas. Con el paso de las jornadas, esa tendencia se ha ido corrigiendo, y las dinámicas han ido cambiando.

Los azules consiguieron ir poco a poco estabilizando la situación en casa. Dos victorias consecutivas, ante Albacete y Osasuna aportaron esa calma necesaria en el Tartiere. Con ese aspecto encauzado, si la línea a domicilio seguía siendo la de las primeras jornadas, la proyección en lo clasificatorio hubiera sido notable, pero entonces llegaron los pinchazos a domicilio.

Desde la victoria en el Anxo Carro, ante el Lugo por 0-2, los carbayones no han vuelto a puntuar lejos del Principado. Llegaron tres derrotas consecutivas. Primero en Alcorcón por 2-0, luego en el Wanda Metropolitano ante el Rayo Majadahonda por 1-0 y este último fin de semana en Tarragona ante el Nástic por 2-1. Después de hacer siete de nueve posibles en el arranque, la cifra se ha estancado, para que el balance total a estas alturas sea siete de 18.

Y la próxima cita liguera no invita al optimismo. El conjunto asturiano visita Riazor para verse las caras con el Deportivo de La Coruña, uno de los principales aspirantes al ascenso a Primera, que aún no sabe lo que es perder como local. Los blanquiazules han cosechado un empate y cuatro derrotas en su feudo, con 10 goles en su haber y tan solo dos en contra.

Ahora, la dinámica del Real Oviedo sí es más reconocible y parecida a la de las últimas temporadas, pero eso deja la clásica lectura de doble vía. La versión positiva es que si se siguen sacando los partidos en el Tartiere, a poco que se sume como visitante, eso se notará. La negativa es que si no se consigue sumar a domicilio, cada partido como local tendrá una importancia extra. Los azules tienen que volver a encontrar en Riazor los puntos lejos del Carlos Tartiere, después además de que en las dos últimas salidas volaran en el descuento.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *