Fieles a una idea

Un contenido de:
Pablo Sánchez

Martes, 29 de Enero de 2019. 22:20
Omar Ramos, sonriente, en un entrenamiento del Real Oviedo en Tensi (Foto: Luis Manso).
Omar Ramos, sonriente, en un entrenamiento del Real Oviedo en Tensi (Foto: Luis Manso).

Si por algo se caracteriza el Real Oviedo desde que en la temporada 2015/16 dio el salto a LaLiga 1|2|3 es por la confianza en el grupo formado desde el verano. Este año ocurre algo similar. Omar Ramos ha sido la única incorporación de los azules en este mercado invernal, y llegó para suplir el adiós de Aarón Ñíguez. En total, una incorporación, unas cifras que no difieren demasiado de lo firmado en temporadas anteriores en este mes de enero.

La dirección deportiva del Real Oviedo no trabaja a destajo en este mercado invernal, a diferencia de otros clubes. La plantilla ya estaba hecha desde el verano y si se ha realizado algún retoque ha sido para suplir alguna baja. Unos defienden este estilo, que da más veracidad a las operaciones llevadas a cabo a principios de curso. Otros lo critican, puesto que opinan que el mes de enero es una buena oportunidad para apuntalar el equipo de cara a la recta final de la temporada.

El Oviedo opta por la primera opción, por confiar en el trabajo realizado durante el verano y en esta ocasión lo ha vuelto a demostrar. Hasta la fecha -y no se esperan novedades- el único en llegar al vestuario carbayón ha sido Omar Ramos, que lo hizo para suplir el adiós de Aarón Ñíguez. Por lo demás, Anquela tirará con lo que hay hasta el final, con confianza, a no ser que en las últimas horas del mercado aparezca una oferta irrechazable.

La pasada temporada ocurrió algo similar. El club realizó muchas incorporaciones en verano y en enero tan sólo llegó Olmes, que casi se fue igual que vino. En la campaña 2016/17, sí se realizaron más retoques, hasta cuatro. Por aquel entonces, se incorporaron a la disciplina oviedista Saúl Berjón (Unas PUMAS), Carlos de Pena (Middlesbrough), David Costas (Celta) y Borja Domínguez (Córdoba). Fue el año de la consolidación, de apostar por un equipo que asentara las bases en la categoría de plata. Y se consiguió.

El primer año tras el ascenso, en la 2015/16, el club sólo apostaba, lógicamente, por la salvación, mirando mucho un apartado económico que no permitía derrochar. Por ello, a los fichajes llevados a cabo en verano sólo se sumaron los de Josete (Cádiz) y Míchel en enero, que provenía de la liga china.

Este invierno, el Real Oviedo ha querido seguir en la misma línea, sin locuras y confiando en lo que hay. Este es el camino que ha llevado al equipo a afincarse de nuevo en la categoría y el que buscan seguir para intentar alcanzar cotas mayores.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *