Un retraso aéreo minimiza el grupo de trabajo

Un contenido de:
Borja Fernández

Martes, 13 de Agosto de 2019. 19:08
Varios jugadores del Sporting realizan un ejercicio en la sesión del martes (Foto: Luis Manso).
Varios jugadores del Sporting realizan un ejercicio en la sesión del martes (Foto: Luis Manso).

La primera sesión de trabajo del Sporting de Gijón previa al comienzo de liga comenzó de manera accidentada. Cuatro jugadores no pudieron incorporarse al grupo tras los tres días de descanso dados por el cuadro técnico. Babin, Marc Valiente, Álvaro Vázquez y Hernán Santana sufrieron un retraso aéreo en el avión que llegaba desde Barcelona y no llegaron a tiempo para la sesión vespertina del martes. En la sesión del miércoles, por la mañana y a puerta cerrada, sí se espera que estos jugadores participen con el grupo.

El entrenamiento del martes también estuvo marcado por la ausencia de Aitor García. El onubense, aquejado de un esguince en su tobillo izquierdo, no saltó al campo con sus compañeros, se ejercitó al margen y se mantiene como la principal incógnita de cara al encuentro en Girona. La semana marcará la recuperación de un jugador que, a día de hoy, se antoja clave en el esquema de José Alberto. Una posible baja de Aitor García conllevaría un cambio de banda para otro jugador, como podría ser el caso de Carlos Carmona o de Isma Cerro.

Aitor García se ejercita en solitario en la primera sesión previa al inicio de la temporada (Foto: Luis Manso).
Aitor García se ejercita en solitario en la primera sesión previa al inicio de la temporada (Foto: Luis Manso).

La sesión comenzaba con el reconocimiento a Diego Mariño. El cancerbero, que horas antes del entrenamiento renovaba su vinculación con el club rojiblanco, fue manteado por sus compañeros en el inicio del entrenamiento. Una muestra más del buen ambiente que se respira dentro del vestuario rojiblanco, algo de lo que también habló Molinero en la rueda de prensa previa.

También hubo buenas noticias en la sesión

En una sesión marcada por las bajas, también hubo lugar para los regresos. En este caso, Carlos Cordero recibió el alta médica y ya se encuentra a disposición del mister. Tras acortar los plazos de recuperación, el extremeño estaría disponible para José Alberto de cara al primer encuentro de liga. También regresó a la dinámica del equipo, aunque con matices, Pelayo Morilla. El canterano, que llegó tocado tras su paso por la Selección Sub20, se ejercitó de manera parcial junto a sus compañeros.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *