De cuando la Mareona conquistó El Toralín: un año del último gran desplazamiento

"Echo de menos las ciudades que aún no he visitado". La ingeniosa frase, leída en redes sociales en tiempos de perimetrajes, confinamientos y miedos al cuadrado, refleja el sentir de una ciudadanía con ganas de volver a viajar. Qué duda cabe que la excusa del fútbol era un empuje más que interesante. Desplazarse para ver al Sporting de Gijón y, de paso, disfrutar de las bonanzas de la ciudad del rival en cuestión.

Este domingo, el equipo que entrena David Gallego recibía la visita del Espanyol en El Molinón. Un partido y un escenario con olor a Primera, pero que tristemente no contaba con público en las gradas. Un día después se cumple un año de la última vez que la afición sportinguista se desplazaba para ver a los suyos lejos de casa. Aquel 29 de febrero de 2020, las gradas de El Toralín se tiñeron de rojiblanco para el enfrentamiento entre el Sporting y la Ponferradina.

Aficionados del Sporting en las gradas de El Toralín (Foto: LaLiga).
Aficionados del Sporting en las gradas de El Toralín (Foto: LaLiga).

Cerca de 1.700 sportinguistas acompañaron a su jugadores en el que es el último encuentro a domicilio con aficionados en las gradas hasta la fecha. El equipo no respondió sobre el terreno de juego a pesar de los gritos de ánimo y las bufandas al aire, de la confianza en los suyos hasta el pitido final, cuando el gol de Kaxe al cuarto de hora de juego confirmaba la victoria de la Ponferradina. La afición era lo único salvable de un mal día en El Bierzo. 

La Mareona acudió con ilusión y optimismo al partido, después de dos victorias consecutivas y con la esperanza de lograr la tercera. No era para menos: los tres puntos habrían colocado al Sporting en las plazas de play off de ascenso a LaLiga Santander, superando a la propia Ponferradina y al Elche, que finalmente disputaba la promoción como sexto clasificado, logrando la machada.

Tras el partido en Ponferrada, el Sporting despidió El Molinón con público con una contundente goleada por 4-0 ante Las Palmas. Así, el de El Toralín fue el último desplazamiento de la afición rojiblanca para ver a los suyos lejos de casa. Ya ha pasado un año y se sigue echando mucho de menos.

Aficionados del Sporting en las gradas de El Toralín (Foto: LaLiga).
Aficionados del Sporting en las gradas de El Toralín (Foto: LaLiga).
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *