¡Ojo con Griezmann! La guerra civil en el vestuario del Barça

Griezmann, ante Osasuna.
Griezmann, ante Osasuna.

El no fichaje de Neymar por el FC Barcelona ha roto el vestuario del FC Barcelona. La directiva azulgrana ha decidido quitarle el poder para fichar a Leo Messi y los pesos pesados y eso ha dividido a la plantilla en dos, los que están con Messi y los que sonaron para formar parte del traspaso de Neymar.

Y es que la lista de perjudicados ha sido grande. Antoine Griezmann fue el primero en ser señalado por los pesos pesados, no lo querían porque consideraban que si él llegaba entonces no vendría el brasileño como así ha sido, y es por ello que Messi no le dirigió la palabra en sus primeros días. A día de hoy es el líder de "los desechables".

Y ahí Griezmann se está haciendo fuerte en el vestuario, primero con Ousmane Dembelé, quien se sintió insultado tras ser ofertado por petición de Messi en la operación Neymar cuando el presidente había dicho que era mejor que el brasileño, y después con Samuel Umtiti, que ha pasado de amado al ostracismo.

Lenglet, que fue el único que animó a que llegara Griezmann de forma pública y luego tuvo que retractarse "por respeto a sus compañeros", también está en el barco de Griezmann.

Otros como Ivan Rakitic o Nelson Semedo que se han sentido abandonados por Leo Messi, quien se había comportado de otra manera con la renovación de Jordi Alba o la continuidad de Luis Suárez no ha hecho lo mismo con ellos.

Rakitic, en el banquillo de San Mamés.
Rakitic, en el banquillo de San Mamés.

Es por ello, que el vestuario del Barça está en armas, no se espera que llegue a ningún mal puerto, pero el equipo necesita volver a sentirse equipo y por el momento hay muchas heridas abiertas entre los jugadores por culpa de la directiva y de la dictadura de Leo Messi, quien busca tener el equipo que mejor se acople a él.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *