Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1

El Espai Barça, proyecto estrella de Bartomeu, en la encrucijada

Un contenido de:
Francisco Ávila

Bartomeu, ante el proyecto del Espai Barça.
Bartomeu, ante el proyecto del Espai Barça.

El Espai Barça de remodelación del entorno del Camp Nou, avalado mediante un referéndum por los socios del FC Barcelona en la primavera de 2014 y que ha ido salvando obstáculos desde entonces, se encuentra con un enemigo inesperado: una pandemia que pone en entredicho la financiación del mismo.

El “nuevo Camp Nou” tenía que ver la luz en el verano de 2021, pero será imposible que sea así, porque las obras en el interior del estadio debían iniciarse este verano, aprovechando que LaLiga finalizaba antes por la disputa de la Eurocopa, pero ahora todo está en el aire.

Un proyecto maldito

Este es el tercer proyecto para remodelar el Camp Nou, un estadio construido en 1957 y que ha sido reformado en dos ocasiones, en 1982 para ampliarlo por el Mundial, en 1994 para suprimir las localidades de pie.

Josep Lluís Núñez fue el primero en plantear una remodelación del estadio, pero su plan “Barça 2000” se vino abajo por la oposición vecinal.

Joan Laporta también planteó una remodelación. Incluso se presentó una maqueta para un estadio que tenía que construir Norman Foster y estaba presupuestado en 250 millones de euros. El proyecto fue descartado cuando Sandro Rosell llegó a la presidencia.

Bartomeu, ante el proyecto del Espai Barça.
Bartomeu, ante el proyecto del Espai Barça.

Un referendum para validar el 'Espai Barça'

Sandro Rosell descartó el proyecto Foster, pero vio la imperiosa necesidad de disponer de una nueva instalación para aumentar los ingresos de la entidad.

Cuando Rosell dimitió, el proyectó lo hizo suyo el actual presidente, Josep Maria Bartomeu.

El 5 de abril de 2014, el 72% de los socios avalaron el proyecto. El club cifró el proyecto en 600 millones con una financiación triple: 200 cubiertos por la marca comercial que pondría su apellido al Camp Nou, 200 procedentes de créditos financieros y 200 por ingresos adicionales de la nueva instalación. Inicialmente en 2017 se daría el pistoletazo inicial.

Retrasos por problemas administrativos

Pero todo se fue retrasando por la falta de permisos para la aprobación de los proyectos de urbanización y reparcelación por parte del ayuntamiento de Barcelona, así como por la aprobación definitiva de la Modificación del Plan General Metropolitana (MPGM) por parte de la Generalitat.

Estadio Johan Cruyff, primer paso

El Estadio Johan Cruyff, donde juegan sus partidos el equipo filial y el femenino, fue la primera obra del proyecto en concretarse. Fue inaugurado en agosto de 2019. Dos meses después empezó a demolerse el MiniEstadi para liberar espacio donde construir el nuevo Palau Blaugrana.

Nuevas condiciones económicas, nuevo referéndum

Tras variar las condiciones económicas del proyecto (de los 600 millones presupuestados en 2014 hasta los más de 800 de la actualidad), la directiva de Bartomeu está decidida a someter los cambios a los socios mediante un referéndum. El problema son las fechas. El tiempo se echa encima.

¿Mantendrá Goldman Sachs su financiación?

El verano pasado Goldman Sachs, un banco estadounidense, ofreció financiar el proyecto mediante un contrato de explotación sobre parte de los beneficios durante los próximos 25 años. Un fondo de inversión se haría cargo del proyecto, más los intereses (800 millones con intereses) pero con la situación actual, se desconoce si mantendrá sus condiciones.

Reducción de fichas, ERTEs y bajada de beneficios

En el ejercicio con un presupuesto más elevado (1.047 millones de euros), el Barça sabe que no lo podrá cubrir a causa de falta de ingresos de diferentes partidas (ticketing, tiendas, Museo…) y necesita rebajar su partida de gastos. La principal es la de salarios de futbolistas del primer equipo (552 millones, más de la mitad del total). Por lo que ha pedido una rebaja de salario a sus futbolistas y plantea un ERTE a sus ejecutivos y trabajadores.

¿Y ahora qué?

En el calendario de ejecución de obras, este verano era fundamental. Había que aprovechar que el estadio estaba liberado porque el campeonato acababa antes por la Eurocopa, para empezar a trabajar en su interior. Pero eso no será posible porque queda pendiente la celebración del referéndum y conocer si Goldman Sachs mantiene su oferta.

Como muy pronto las obras se iniciarán el próximo año, justo cuando acaba el mandato del actual presidente.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando