Cuenta atrás Copa del Rey
Advertisement

Lo de Ernesto Valverde no fue lo peor de 2020. O sí

Ernesto Valverde abandona la ciudad deportiva.
Ernesto Valverde abandona la ciudad deportiva.

Un año después. Parece que fueron cinco, pero apenas pasaron 365 días desde que el FC Barcelona, tras caer en la Supercopa de España, cesase a Ernesto Valverde. El 13 de enero de 2020. No vimos venir la que llegaba, no nos anticipamos a la pandemia, al confinamiento, al burofax, al Setienismo, a la caída y a las elecciones. Lo de Ernesto Valverde no fue lo peor de 2020, peor es morirse. O sí.

La decadencia de una entidad. Las derrotas en la UEFA Champions League ni se recordaban, pero el adiós de la Supercopa de España fue la excusa perfecta a la que Bartomeu se agarró para acabar de romper el club.

Líderes en LaLiga Santander y con el pase a la siguiente ronda en la Champions League, el Barça destituía a su entrenador por perder la Supercopa, el título del que ahora su entrenador habló como "no demasiado importante" al tener a los mencionados por delante. Era una situación difícil de comprender.

Valverde, en una rueda de prensa del Barcelona.
Valverde, en una rueda de prensa del Barcelona.

Prometía Bartomeu la revolución. Se fue a Qatar e hizo el ridículo con aquella negociación pública con Xavi Hernández, llamó a toda su agenda de tinderentrenadores y acabó fichando a un Quique Setién cruyffista que lo mejor que dejó fue una frase sobre sus vacas.

Con el de Santander llegaron, casi de la mano, el COVID-19, la pandemia, la pérdida de LaLiga y el ridículo espantoso en Lisboa. La noche en la que todo quedó en orden: Valverde no tenía tanta culpa.

El verano no fue mucho mejor: el burofax de Messi, el espantoso adiós a leyendas como Luis Suárez, los fichajes incomprensibles y el adiós de Bartomeu, que fue casi lo mejor que le había pasado a la entidad hace años.

Ahora se vive a siete puntos del liderato con dos partidos más y con la ilusión de que ganar la Supercopa de España asiente al equipo de una vez por todas. Quizá es lo que tendría que haber hecho Valverde para seguir.

El confinamiento, la pandemia, el burofax, lo de Setién, dos (cuento con esta) ligas perdidas, el ridículo de la Copa, el bochorno de las despedidas... igual lo de Valverde no fue lo peor que pasó en el Barça en 2020. O sí.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *