Mi primera vez en San Mamés: Atento al despiste del boina de la entrada

Un contenido de:
Javier García Galindo

Martes, 26 de Mayo de 2020. 15:45
Javier García Galindo con su hijo en San Mamés.
Javier García Galindo con su hijo en San Mamés.

Tengo recuerdos vagos de mi primera vez en San Mamés viendo al Athletic Club. Mi aita y ama, me hicieron socio en diciembre de 1981, en aquellos tiempos enfangados en obras por el Mundial del año 1982. No era mi primera vez, pero sí como socio, cuando tuve que sentarme en el frío cemento de mi localidad, a la que aún le faltaban los asientos. No fue mi debut, ya os digo, pero sí tengo algunos recuerdos anteriores para compartir.

Mi tío Goyo, junto con su amigo Patato y Artola, me llevaba a la Preferencia lateral de pie en aquellos años, y me sentaba en aquel “ático” de piedra, donde nos agolpaban a ni sé cuántos niños. Es un espacio que recuerdo como la superficie más habitada del mundo por metro cuadrado. Eso era allá por el año 1978, ganando al Real Madrid en un San Mamés repleto, como no podía ser de otra forma. (2-0 o 3-0 me viene a la memoria, a tanto no llego).

Ya enamorado de San Mamés, antes de tener la fortuna de que mis padres me hicieran socio, pasé por vender aquellas famosas banderitas rojiblancas con su alfiler para poder comprarme alguna vez una entrada de niño, 25 pelas ni más ni menos. Alguna vez me regalaban alguna entrada, y eso era la hostia. Y también con el partido ya empezado, me recuerdo apostado a la puerta de la esquina de Urquijo con Briñas, esperando un despiste del boina roja (que no txapelgorri como ahora) y aprovechar para echar a correr para adentro, con buena fortuna en bastantes ocasiones.

Ya siendo socio, a partir de enero de 1982, acudía puntualmente a todos y cada uno de los partidos, y tenía la buena costumbre de echar un vistazo a la Tribuna Este, a mi izquierda, donde mi compañero de clase y amigo Juan Garay, tenía su localidad para poder enviarnos un saludo, a pesar de que nos veíamos a diario en clase.

Luego hasta he podido pisar San Mamés como juez de línea, en aquellos entrenamientos que Jupp Heynckes organizaba con partidos amistosos contra equipos vizcaínos vinculados. Casi sin público, pero pisar San Mamés y con el Athletic en el campo, ha sido para no olvidar. He sufrido, he llorado, me he emocionado, no he dormido, pero cuánto me ha dado el Athletic.

Eskerrik asko, Athletic. Beti zurekin!

Otros testimonios de la serie 'Mi primera vez en San Mamés'...

Una 'manita' del Bilbao Athletic

Un niño subido a un banquito

Jupp Heynckes & Julen Guerrero

Fue nada más nacer

Una 'Catedralada' rumbo a la UEFA

Cantamos 'Geuria da ta Geuria da…'

Un hat trick de Fidel Uriarte

50 años viviendo en rojiblanco

Taquicardias con el 'Txopo' Iribar

Un penalti de pillo de Piru Gainza

Iribar era mi héroe y no me defraudó

En trolebús para ver un 5-0

Tirando almohadillas como un poseso

Aún había entradas de militar

El detalle de Radomir Antic

Un juvenil que debuta con goleada

Lo increíble de pisar la hierba

El Athletic Club de mi Familia

Lo mejor del Athletic es la gente

Pañuelos a Manolo Sarabia

Marea de niños y madres con banderas del Athletic

De Ricardo Zamora a la Lejía el Conejo

¡Iribar es cojonudo!

La final de UEFA contra la Juve

Para mi San Mamés es el estadio de los estadios

El día que fui jugador del Athletic

De la mano de Iru en el homenaje a Goiko

Feliz en un Athletic-Burgos sin goles

Atento al despiste del boina de la entrada

Mi idilio con La Catedral

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *