Los deseos imaginarios futboleros del Athletic

Un contenido de:
Alejandra Herranz

Lunes, 13 de Julio de 2020. 13:48
Raúl García es felicitado por Sancet e Iñigo Martínez (Foto: Athletic Club).
Raúl García es felicitado por Sancet e Iñigo Martínez (Foto: Athletic Club).

Me gustaría hablar hoy de los deseos imaginarios futboleros. Son aquellos que se encomiendan a la nada, al azar, a la falta de alternativas. (Otros se encargarán de hablar de la victoria por 1-2 del Athletic Club ante el Levante UD por la trigésimo-sexta jornada de LaLiga Santander, donde hemos llegado a la séptima plaza en la clasificación)

¿Que el VAR obvió un penal de su equipo, pero sí vio el del contrario? Puede suceder. Es patético, más cuando es durante el mismo partido, pero puede suceder. Porque hace tiempo que la igualdad de la cancha no es compartida: uno mitad tiene mejor gramilla o las líneas mejor demarcadas, según qué equipo esté de uno u otro lado del campo.

Al no poder fiarse de la imparcialidad arbitral, pues que hay que encomendarse a la nada, al azar, a la falta de alternativas. Eso sí, desde el gran deporte nacional: la queja y el lamento.

Prepare usted, como entrenador un manual recopilatorio de frases de ocasión para criticar el VAR, el arbitraje, el estado del campo, la meteorología o lo que surja.

Cordero Vega habla con el VAR ante la mirada de Iñaki Williams (Foto: Athletic Club).
Cordero Vega habla con el VAR ante la mirada de Iñaki Williams (Foto: Athletic Club).

Le apunto un enunciado posible capaz de resumir el malestar con esta tecnología de precisión: “Todos notamos que, después del parón, los criterios y las cosas que están pasando no ocurrían antes. No sé cómo o qué, pero se debe dar una vuelta a esta herramienta de ayuda y que trae cosas buenas al fútbol. Todos estamos de acuerdo en que algo debe cambiar. Es la sensación que tenemos, que en las últimas semanas la tendencia es muy diferente a pitar cosas”.

Es verdad: todos notamos que, después del parón, el VAR está raro: a jugadas similares, fallos distintos. Pero, un momento: ¿Depende la decisión del comité arbitral en el VAR para limitar el juego o el resultado de su equipo? Pues no. ¿Y de qué depende, entonces? El equipo depende de sí mismo y de las decisiones de su entrenador.

Entonces usted comienza a pensar que el gran problema no es el VAR: que el problema lo tiene su propio equipo. ¿Por qué? Porque ha dejado de centrarse en sus propias posibilidades, para pasar a descansar y encomendar su suerte o su eficacia a la nada, al azar o a la falta de alternativas. Porque es más fácil quejarse que asumir las propias responsabilidades.

Iñigo Martínez protesta tras el penalti no pitado a Munir en el Athletic Club-Sevilla FC.
Iñigo Martínez protesta tras el penalti no pitado a Munir en el Athletic Club-Sevilla FC.

Así asoma otra verdad, aunque incómoda: todos estamos de acuerdo en que algo debe cambiar. Decía Paul Watzlawick que la forma más sencilla y familiar del cambio, es el movimiento.

¿Qué debe moverse en el Athletic? La eficiencia de la gestión de la plantilla. Son los jugadores que son. Es la plantilla que es. Sin embargo, pueden rotarse más los equipos. Para que todos los jugadores tengan cabida y se sientan parte. Para que los cambios sean menos traumáticos en el físico y en el roce del juego que hace al cariño del equipo.

Toca mover ficha; al menos, de cara a la próxima temporada, para no caer en los deseos imaginarios futboleros que se encomiendan a la nada, al azar, a la falta de alternativas.

1 comentario

  1. Eki

    Los dioses del olímpo están en el athletic y nosotros sin saberlo!.mis jugadores son dioses dice el entrenador,pero para mi deben de ser dioses paganos porque durante toda la temporada ha demostrado que es ateo. La mala planificación y gestión de la plantilla, jugadores, perdón dioses innfrautilizados infravalorados o desaparecidos en no se que guerras ciclopeas nos hacen ver una epopeya,donde los hombres, hijos de dioses,deben de realizar sus ofrendas al señor de vestuarios garitano.. Gracias a nuestro dios Raúl que realiza ofrendas a sus siervos. Garitano hijo de dioses o idolo de barro

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *