'La Roja' de Luis Enrique no es chiste

Un contenido de:
Alejandra Herranz

Jueves, 19 de Noviembre de 2020. 22:30
Luis Enrique, durante el partido entre España y Alemania de la Nations League (Foto: Kiko Hurtado)
Luis Enrique, durante el partido entre España y Alemania de la Nations League (Foto: Kiko Hurtado)

La vida sin sentido del humor es difícil no sólo de concebir, sino de vivir. No hay ámbito que no se resista a ser objeto de bromas. Por ejemplo, el de la Economía. ¿Cuántos economistas de Chicago hacen falta para cambiar una bombilla? Respuesta: Ninguno. Si se necesita cambiar la bombilla, el mercado se encargará de hacerlo. La famosa autorregulación.

El fútbol tampoco escapa a los objetos de bromas. Titular imaginario de un periódico: “Futbolista quemado: el entrenador lo mandó a calentar y se le olvidó”. Puede ser: los entrenadores suelen ser reacios a cambiar sus equipos.

El martes 17 de noviembre de 2020 pasará a la historia del fútbol español. En un partido por la clasificación a la fase final de la Liga de Naciones europea, la selección española demolió por 6-0 a la Mannschaft, ésa de “el fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan 11 contra 11 y siempre gana Alemania”, que dijo Gary Lineker.

Unai Simón da instrucciones durante el partido de España ante Alemania en la Nations League (Foto; EFE).
Unai Simón da instrucciones durante el partido de España ante Alemania en la Nations League (Foto; EFE).

Viene a cuento lo del futbolista quemado porque el entrenador Luis Enrique está haciendo con La Roja lo que sus antecesores no se animaron: a proceder al cambio de plantilla conforme el cambio de ciclo y el paso del tiempo.

No me gusta Luis Enrique, aunque sí aplaudo su valentía por cambiar el equipo con jugadores jóvenes, por animarse a arriesgar para ganar.

No sé qué hubiera sucedido en La Cartuja si Canales continuaba en el campo. ¿Se hubiera dado igual el 6-0? La respuesta es pura conjetura. La realidad es que salió lesionado y por él ingresó Fabián a los 12 minutos de juego. Y todo cambió sobre el campo.

Mi papá, que algo de fútbol sabe, siempre me insiste en que no hay secretos: que hay que jugar de primera, al toque, que hay que pasar el balón e ir a buscar el pase, y que todo equipo necesita una columna vertebral de un portero, un defensa, un mediocampista y un delantero, en torno de la cual se articulan los restantes siete jugadores.

¿Qué ofreció España ante Alemania? Esa columna: Unai Simón en la portería, Eric García en defensa, Koke en el mediocampo y Ferrán Torres como delantero. Los restantes jugadores más sus suplentes que ingresaron oportunamente se acoplaron a este eje.

Luis Enrique Martínez, el jefe de La Roja.
Luis Enrique Martínez, el jefe de La Roja.

Es un buen comienzo de ciclo. Si esta selección trabaja, entrena, corrige, ajusta, se suelta, confía, atiende, puede dar qué hablar y recordar. Cuerpo técnico y jugadores tienen la llave para que así sea. Que no es suerte, que es trabajo.

Porque no vaya a ser que La Roja termine como en el chiste de la lata de conservas en una isla desierta. Ése en el que hay un químico, un físico y un economista, sin abrelatas, pensando en cómo abrir esa lata:

Si tenemos en cuenta el proceso de oxidación tal vez consigamos que se debilite la lata y podamos abrirla- dijo el químico. Podríamos aplicar una fuerza, que seguramente rompería la lata- matizó el físico. Supongamos que tenemos un abrelatas. En ese caso…- deslizó el economista, partiendo de su propia conjetura.

Desde la Gabarra: Un blog de Alejandra Beatriz Herranz Araujo

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *