La goleada que cambia el norte de Garitano en seis claves

Un contenido de:
Ramón Orosa

Unai Vencedor maneja el centro del campo ante el Betis (Foto: Athletic Club).
Unai Vencedor maneja el centro del campo ante el Betis (Foto: Athletic Club).

La goleada al Real Betis le ha cambiado la cara al Athletic Club, que pasa de estar cerca del descenso a la pelea por Europa en LaLiga Santander, y se explica en seis claves que desembocaron en un contundente 4-0 que ha fortalecido a un Gaizka Garitano que llegó al encuentro en la cuerda floja y ha tranquilizado a un entorno rojiblanco más que crítico con su equipo y el técnico de Derio.

1. LA REVOLUCIÓN GARITANO

El entrenador vizcaíno se jugó el puesto revolucionando el equipo para darle el juego que se exigían dirigentes y aficionados. Para ello echó mano de dos canteranos que venían pidiendo paso, Unai Vencedor y Asier Villalibre; dejó en el banquillo a dos de sus pretorianos, los García, Dani y Raúl; y puso a Iker Muniain donde el capitán hace daño: de media punta.

Asier Villalibre cuajaba una gran actuación ante el Betis (Foto: Athletic Club).
Asier Villalibre cuajaba una gran actuación ante el Betis (Foto: Athletic Club).

2. LA EMBESTIDA DEL 'BÚFALO' DE GERNIKA

La presencia del Villalibre fue clave. Curioso en un '9' que no marcó en un 4-0 arrollador de su equipo. Pero el 'Búfalo' de Gernika estuvo en todas. Estuvo en la finalización de los tres primeros goles y no paró de moverse, desmarcarse, descargar, pasar y rematar. Mereció más de un gol, pero que no marcase fue casi irrelevante ante su trascendencia en el choque. En el primero provocó el error de Víctor Ruiz; en el segundo remató antes de que Ander Capa remachase el despeje de Claudio Bravo; y en el tercero se asoció con Muniain como si fuese un media punta.

Entre Garitano, que le puso de titular por primera vez en este curso, y él, con el partido completado, parecieron querer responder a la demanda de Aritz Aduriz durante la semana. Que le avaló como su sucesor y además aseguró que le veía "muy bien".

Iker Muniain celebra su gol ante el Betis (Foto: Athletic Club).
Iker Muniain celebra su gol ante el Betis (Foto: Athletic Club).

3. MUNIAIN, EN SU SITIO

Cuando el de la Txantrea juega en su sitio y tiene balón su valor se dispara. Da gusto verle montar contras en velocidad eligiendo siempre la mejor opción y dando profundidad con el pase; y además, llega. Como en el tercer gol, que lo marcó tras una preciosa pared con Villalibre. Si el Búfalo estuvo en la finalización de tres goles, el navarro lo hizo en la gestación de otros tres. En el segundo buscando la carrera de Iñaki Williams antes del centro del bilbaíno; en el tercero detectando el desmarque de Villalibre y acompañándole en la jugada; y en el cuarto abriendo a banda para que Yuri Berchiche centrase a Alex Berenguer.

4. BANDAS PODEROSAS

Quizás no fue el día que el Athletic buscó más las bandas, pero los cuatro jugadores que las ocupaban completaron un buen partido. Williams, que participó en los dos primeros goles, y Berenguer que lo hizo en los dos últimos y marcó el cuarto, como aliados en el recital de Villalibre y Muniain. Yuri, clave en el primero y el cuarto, y Capa, autor del segundo, ayudaron en el asedio al Betis.

Gesto de rabia de Yuri Berchiche junto a Unai Vencedor (Foto: Athletic Club).
Gesto de rabia de Yuri Berchiche junto a Unai Vencedor (Foto: Athletic Club).

5. EQUILIBRADO NUEVO DOBLE PIVOTE

Pero lo novedoso y revolucionario de la alineación de Garitano fue el nuevo y equilibrado doble pivote. El joven y casi inédito Unai Vencedor, que hace nueve días cumplió 20 años, se limitó a dar sentido al juego, lo que ha propulsado en los tres años y pico que lleva en Lezama; y Mikel Vesga hizo de San Mamés casi un campo de fútbol sala ante el despliegue físico que ofreció. Casa muy bien esa pareja y apunta a tener mucho futuro. Si repite días así, lo tendrá.

6. IMPECABLE DEFENSA

El derroche ofensivo rojiblanco, no obstante, partió de un gran trabajo defensivo, una labor de presión en todo el campo en la que brillaron especialmente los centrales. Yeray Álvarez bravo y omnipresente, como siempre, e Iñigo Martínez serio y fiable como acostumbra. Unai Simón, centro de las miradas tras su regreso de la selección como titular, fue un mero espectador. El único pero al bloque de retaguardia bilbaíno fue el gol en jugada de estrategia de Guido Rodríguez. Un tanto anulado por un fuera de juego previo.

Poca cosa en un partido tan completo y que le cambia tanto la cara al Athletic. Que de una tacada subió ocho puestos y ya se ve de nuevo donde quiere, en la pelea europea. Y lo que es mejor, tiene una fórmula en la que insistir para que Garitano se reconcilie con dirigentes y afición. Oxígeno que Gaizka necesitaba.

1 comentario

  1. Eki

    7. Clave que garitano cambie de verdad su forma de jugar y plantear las alineaciones

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *