Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Copa del rey
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1

Aquel viejo Maradona con el Sevilla: "San Mamés es precioso, divino"

Un contenido de:
El Desmarque Bizkaia


Reportar vídeo

Con la tristez por su fallecimiento vamos a recordar un episodio que unió al Pelusa con Bilbao. Un 4 de octubre de 1992, San Mamés volvía a recibir a Diego Armando Maradona en su debut con la camiseta del club de Nervión, a las órdenes del doctor 'písalo' Carlos Salvador Bilardo para disputar un choque (literal) entre el Athletic Club y el Sevilla con arbitraje de Soriano Aladrén.

Las casualidades de la vida quisieron que el astro argentino volviera a LaLiga española ante el que había sido su último rival cuando jugaba en el FC Barcelona de casi una década antes, cuando había sufrido la peor lesión de su carrera, en aquella recordada entrada de Andoni Goikoetxea.

El partido, como van a poder seguir leyendo aquí los lectores de ElDesmarque Bizkaia, tuvo de todo, saltaron chispas con Maradona y con el 'Doberman' Pablo Simeone, pero en el previo el 'Pelusa' llegaba enamorado de la vieja Catedral como se ve en este video de Movistar.

San Mamés le recordó a Maradona que se encontraba en terreno hostil desde el minuto uno. En una de esas tardes de lluvia torrencial, el nombre de 'Goiko' estuvo en boca de la afición rojiblanca desde que el 'Pelusa', con 32 años y medio y notable sobrepeso, pisó el pesado césped de la 'Catedral',  y hasta que lo tuvo que abandonarlo en el minuto 71 tras una entrada con la planta por delante de otro Andoni, Lakabeg.

"Fue entonces cuando sentí un cañazo en el tobillo derecho. ¡Terrible! Escuché el silencio del estadio, de verdad, y enseguida el grito: ¡Goiko, Goiko, Goiko! ¡No lo podía creer! Me revolví de dolor, sobre el pasto húmedo, y apenas pude me levanté. Me levanté como para decirles a todos: `Aquí estoy, de pie, estoy vivo, no me mataron. Lo intentaron otra vez, pero no pudieron'.

Cuando vi la jugada por televisión, me di cuenta de lo cerca que estuvo Lakabeg de convertirse en ídolo del Athletic: me había entrado igual, igual, igual, que Goiko casi una década antes

Después, cuando vi la jugada por televisión, me di cuenta de lo cerca que estuvo Lakabeg de convertirse en ídolo del Athletic: me había entrado igual, igual, igual, que Goiko casi una década antes. Pero esta vez me salvé, tal vez porque lo vi venir», recordaría con el clásico tono dramático argentino.

Antes de tener que irse al vestuario, Maradona, aunque lejos de lo que fue, había tenido tiempo para dejar parte de su magia sobre el campo. Colocó una falta en la frontal donde llegan los porteros y consiguió que Juanjo Valencia sólo pudiese rechazarla y que el jugador del Sevilla Marcos anotara a placer. "Le pegué por encima de la barrera, el arquerito no la pudo retener, apretó Marcos y fue gol. ¡Algo había hecho en mi primer partido!", rememoraba en su libro autobiográfico.

Lakabeg y Goikoetxea junto al alcalde Aburto, Argoitia o Angel Iribar
Lakabeg y Goikoetxea junto al alcalde Aburto, Argoitia o Angel Iribar

De poco le sirvió al Sevilla. Con Maradona ya sustituido, el Athletic Club logró remontar el partido en el tramo final. Un gol de Javi Luke puso el empate en el 79' y al filo del tiempo reglamentario, el tanto del Cuco Ziganda permitía que los tres puntos se quedara en San Mamés.

El Athletic conseguía emborronar el debut de Maradona y aguarle la fiesta al Sevilla de Davor Suker, Cholo Simeone y Juan Carlos Unzue, que hasta entonces no había perdido lejos del Sánchez Pizjuán.

Ficha técnica del partido de vuelta de Maradona a San Mamés

1 comentario

  1. Eki

    Maradona subyugo la pelota gracias dios

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando