Garitanogate, cuando cualquier explicación es mala

El técnico Gaizka Garitano rebota un balón con la red en Lezama (Foto: Athletic Club).
El técnico Gaizka Garitano rebota un balón con la red en Lezama (Foto: Athletic Club).

Un poco aún en estado de shock he leído y escuchado todo tipo de explicaciones al sorprendente y abrupto final de la etapa de Gaizka Garitano en el Athletic Club. No ya por más o menos merecida, sino por la forma de cortar la cuerda al montañero colgado en la pared. Tras vencer al Elche CF en San Mamés el cuerpo técnico se encontró con la desagradable noticia de que les tocaba desfilar por la puerta. Algo que salta la vista que si ellos no, al menos parte o toda la junta directiva de Aitor Elizegi tenía bastante claro desde días atrás. A ciencia cierta desde el derbi perdido, mucho más allá por las sensaciones que por el resultado, ante la Real Sociedad. El rival en esa final de Copa que se tiene puesta como El Dorado. Si se saca la gabarra todo el tránsito, que decía Garitano, se quedaría en papel mojado.

Pero vamos a mover el bullarengue con este asunto. Ya les digo que he visto desde posibilidades reales, a teorías conspirativas pasando por desparrames dignos de noches de experimentar con el peyote en el desierto de Sonora.

Gaizka Garitano ayuda a levantarse a Aritz Aduriz en Lezama (Foto: Athletic Club).
Gaizka Garitano ayuda a levantarse a Aritz Aduriz en Lezama (Foto: Athletic Club).

Apunten teorías diversas sobre el agur de Garitano, por favor...

Que si era porque a un buenrollista Elizegi le daba yuyu cortarle la cabeza a alguien en Nochevieja o en Año Nuevo,... que si era porque sería como una rendición cargarse al entrenador justo tras perder con el vecino y rival en La Cartuja,... que si era el guiño a la asamblea contestataria,... (entregando la cabeza del técnico aparte de rebajar las cuotas para sacarla en la Extraordinaria),... que si era porque Marcelino no aguantaba esperar más,... Pasando porque si era una manera de hacerle un favor al míster echándole siendo noveno, o incluso un tema contable por aquello de que fuera ya en 2021…

Ni sé la verdadera razón ni me importa, sinceramente. Lo cierto es que ninguna debería valernos, ha sido muy cutre la salida. En este caso cualquier explicación es mala. En fin, sólo queda pedir todo el apoyo para Marcelino García Toral. Con él vamos, todos, a por esa gabarra.

1 comentario

  1. Iban Vikingo

    De acuerdo con Asis, ha sido un desastre. Este incidente y (otros) indica que estamos ante una de las peores Juntas Directivas en años en cuanto gestión. Y no vale lo del Covid-19. Te dejo un artículo para su desarrollo: "El trabajo de Alkorta o su aportación cobrando 1.800.000 eurakos al año". Ahora que Marcelino va controlar fichajes, descartes eta abar, dime Asis que pinta este Señor en el Athletic. Si antés había quejas sobre su trabajo, ahora que?

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *