¿Por qué los entrenadores de la casa acaban mal en el Athletic?

Un contenido de:
José Manuel Mingo

Urte berri on! Estimados lectores de ElDesmarque Bizkaia, lo primero quería desearles a todos un feliz Año Nuevo. Ojalá este 2021 la vida sea otra cosa, que falta nos hace. Dicho esto si les parece vamos al lío, que bastantes cosas hay para comentar... He querido dejar pasar unos días para no escribir estas líneas en caliente, pero mi indignación sigue presente. La cuerda se ha vuelto a romper por la parte más débil; efectivamente, Gaizka Garitano fue destituido fulminantemente como entrenador del Athletic Club después de la victoria lograda en San Mamés contra el Elche CF del pasado 3 de enero.

Sinceramente he de reconocer que el juego desplegado por el equipo dejaba mucho que desear; pero, ¿era Garitano el único culpable de ese juego tan pobre?, ¿no habría que poner también el foco en los que salen al terreno de juego? Las ocasiones de gol falladas, los lamentables errores de Unai Núñez o de Unai Simón, la alarmante baja forma de Iñaki Williams y Raúl García,... ¿se cree alguien de verdad que el único culpable era el técnico de Derio?

Gaizka Garitano y Patxi Ferreira esperaban acontecimientos bajo el sol en Lezama (Foto: Athletic Club).
Gaizka Garitano y Patxi Ferreira esperaban acontecimientos bajo el sol en Lezama (Foto: Athletic Club).

Lo que está claro es que los jugadores se vuelven a ir de rositas y nadie les pide cuentas; han colgado algunas frases (no muchas) de autocrítica en sus "redes sociales" que quedan muy bien pero pasa lo de siempre: el entrenador destituido y los jugadores, escondidos para evitar las críticas.

¿Por qué hay tanto miedo a meterse con los jugadores del Athletic?

Y me refiero a todos los ámbitos: periodístico, aficionados e institucional. Salvo honradas excepciones, en el mundo del periodismo hay muy poca crítica, pero siempre con una especie de miedo ante su posible reacción (¿a qué tenéis miedo los periodistas?, ¿a que no os dediquen entrevistas?); es más, me da la sensación de que hay demasiado colegueo entre periodistas y jugadores.

A nivel de masa social parece que hay una especie de pacto para dejar al margen a los jugadores; es más, si haces alguna crítica, te acusan de ser anti-Athletic. Nada más lejos de la realidad.

José Luis Mendilibar impartiendo un curso a entrenadores noveles (Foto: SD Eibar).
José Luis Mendilibar impartiendo un curso a entrenadores noveles (Foto: SD Eibar).

Y a nivel institucional (por lo menos de puertas afuera), más de lo mismo: ni un simple tirón de orejas para que espabilen y dejen en buen lugar el nombre del club. Si la memoria no me falla, el único presidente que "cantó las cuarenta" a la plantilla fue el difunto Javier Uría (temporada 2003/04). ¡¡Ya ha llovido!!

Para terminar, una pequeña reflexión: ¿por qué los entrenadores de la casa (los que sienten verdaderamente al Athletic) acaban mal? Ahí están los nombres de Javier Clemente, Jabo Irureta, Txetxu Rojo, José Luis Mendilibar, Mané, Kuko Ziganda, Gaizka Garitano... Triste pero cierto.

Por José Manuel Mingo Jiménez, socio del Athletic Club de Bilbao

2 comentarios

  1. Juanjo Bilbao

    Porque generalmente no están preparados para entrenar en primera división.

  2. Eki

    El athletic habrá tenido unos 20 entrenadores extranjeros de los cuales unos 5 fueron cesados y otros y vascos unos 8cesados 5 cuando lo hacen bien se valora cuando lo hacen mal se juzga

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *