Por las barbas de Villalibre

Un contenido de:
Kuitxi Pérez

Luego de dedicarse a tentar a la suerte, el 'Athletic de Marcelino' a punto estuvo de terminar quemándose con el fuego ibicenco. En la Copa. Competición 'leonina' por excelencia. De ganar la 'Super' se venía. De evitar la primera piedra en el camino se trataba. Salir vivos en el intento para, vivificados, ver cómo en el horizonte estiraban el cuello dos finales. La ya anunciada frente a la Real Sociedad. Y esta otra para la que el Athletic Club debería empezar acumulando méritos.

A partido único, ya se sabe. En el estadio del rival 'más débil'. Medición que no se hace a ojo de buen cubero. Para ello están las categorías. UD Ibiza. Un Segunda B. Pero no un Segunda B cualquiera. De golear al Celta venía. Ese mismo Celta de Vigo que al 'Athletic de Garitano' repaso tan serio le diera. Sucedió en San Mamés.

Once titular ante el Ibiza en el duelo de la Copa del rey (Foto: Athletic Club).
Once titular ante el Ibiza en el duelo de la Copa del rey (Foto: Athletic Club).

El piso del Estadio 'Can Misses' está hecho de otra pasta. Hierba artificial. En ningún caso de 'última generación'. Hay quien cree que este tipo de superficies benefician a los 'equipos menores'. Creencia equivocada. A los futbolistas de mayor entidad se les supone una técnica depurada. Ya, individual; ya, colectiva. A los que no les alcanzó para subirse al tren de LaLiga Santander se les imagina pegando pelotazos. Volando por los aires. Yendo a muerte a los balones divididos.

En este UD Ibiza vs Athletic Club, ya de inicio, se pudo ver a un propietario del terreno que echaba el balón al suelo, lo manejaba de vicio y se asociaba en un juego combinatorio que llamaba la atención por su exquisitez. Por su parte, un Athletic que necesitaba tres toques para domeñar el balón. Unos leones a los que les costaba trenzar. La virtud de un 'segundón'. Los problemas, muy serios, de un equipo de Primera.

Marcelino García Toral, durante el partido de Copa ante el Ibiza (Foto: Athletic Club).
Marcelino García Toral, durante el partido de Copa ante el Ibiza (Foto: Athletic Club).

El Athletic se jugaba su pase a octavos...

Haber caído en su primera comparecencia en Copa habría supuesto un serio revés para un equipo que venía de tocar el cielo en la Cartuja de Sevilla. Y sin embargo, o por ello, Marcelino alteró su once casi de raíz. "Pusimos en el campo un once con la capacidad de ganar el partido, no me cabe ninguna duda". Lectura a posteriori. Con el Athletic en el bombo de los octavos. "Veníamos a buscar la clasificación y lo conseguimos". De 'aquella manera'. Siendo superados técnicamente así en lo individual como en lo colectivo.

El Ibiza trenzaba. Disfrutaba manejando el balón. Transitaba el campo en vertical con una elegancia llamativa. Fruto de su ideario, el primer gol. Golpeo seco. El Ibiza era mejor equipo, y, además, lo demostraba. El Athletic, por su parte, tentando a la suerte. Jugando con fuego. Tal vez porque hacerlo con el balón en los pies le costaba horrores. "Era muy difícil hoy". Dificultad que tanto vale para justificar la derrota momentánea y el triunfo final.

Oihan Sancet, durante el partido de Copa ante el Ibiza (Foto: Athletic Club).
Oihan Sancet, durante el partido de Copa ante el Ibiza (Foto: Athletic Club).

"Este tipo de partidos aumentan mucho la dificultad, porque no estamos acostumbrados"

¿A qué? ¿A jugar sobre el verde artificio o a verse las caras en la casa del rival? "Mira al Atlético de Madrid o lo del Celta de Vigo aquí en Ibiza". El Celta en Ibiza. Goleada. Marcelino sabía de unas 'barbas peladas'. Y las de Asier Villalibre, ahí, provocación nórdica de un Athletic que no se atrevía a ordenarle al gernikarra que pusiera las suyas a remojar.

No está por labor el 'Bufalo', como si creyera que, así como la fuerza de Sansón en su melena, su poderío y su olfato de gol residieran en esa barba que amenaza con fundirse con la hierba de San Mamés. "Me quedo con que nos sobrepusimos a un gol en contra que vino en una jugada esporádica y que hemos concedido muy poco en ataque".

Unai Núñez celebra su gol de la victoria ante la UD Ibiza (Foto: Athletic Club).
Unai Núñez celebra su gol de la victoria ante la UD Ibiza (Foto: Athletic Club).

Para voltear el marcador, y a falta de un fútbol que superara al de su rival, el Athletic tuvo que recurrir al exquisito toque de Muniain. Hay que ver la mejoría del 'pequeño' a la hora de golpear el balón. De no ser capaz de desplazarlo en largo, a convertirse en un virtuoso en el arte de la estrategia. Un córner a pierna cambiada habilitó a 'Rulo' y su testa inteligente. "¿Dónde aprendiste vos a golpear tan lindo a balón detenido?", le inquiría Marcelo Bielsa desde la distancia.

Segunda parte. El tiempo pasaba. El partido se estaba poniendo viejo

La prórroga, como oportunidad o amenaza. Los penaltis, como aquellos del Martinez Valero frente al Elche CF. Sobre el verde, cinco leones que no habían sido de la partida. El Athletic, poco a poco, empezó a merodear el área del Ibiza. "Ya dije que el partido iba a ser difícil". Lo estaba siendo. "Que iba a prevalecer la eficacia". Estaba por ver.

Berenguer colgó en el puchero del área un balón muy tocadito. Dio la impresión de que alguien lo prolongaba. De que, por segunda vez, contactó con un futbolista. Para que, finalmente, Unai Núñez, emulando la mayor virtud de su aita ["Gomas", le decía 'Zamorita' a Abel por su capacidad de estirar la pierna para controlar balones a mansalva], rebañara a bote inglés y a bocajarro cuando el partido fenecía. Con el pase en el bolsillo de su chubasquero, a un entrenador siempre le resulta sencillo que sus declaraciones y la victoria cuadren.

Raúl García e Iker Muniain celebran el gol en Copa en Ibiza (Foto: Athletic Club).
Raúl García e Iker Muniain celebran el gol en Copa en Ibiza (Foto: Athletic Club).

"Tuvimos suerte más acierto para meter el 1-2 cuando llegaba la prórroga". Los muebles salvados, el equipo en octavos. "Ya dije que iba a prevalecer la eficacia". Visionario Marcelino.

"El rival nos género muy poco, en defensa cada vez somos más sólidos, y en ataque generamos ocasiones pero nos falta finalizar más de cara a portería". El once titular tenía la "capacidad de ganar el partido, no me cabe ninguna duda". Pero, sin embargo, visto lo que se veía, "metimos los cambios porque el partido requería más experiencia competitiva".

Marcelino 'amenaza' con seguir "haciendo rotaciones". Necesita tener activa a la plantilla. "Sacaría el mismo once de volver a jugar". ¿Así sea un hueso duro de roer el enemigo, Marcelino? "Seguiremos haciendo rotaciones". ¿Aún a riesgo de ser apeados en esta 'Copa que tanto pone' en el 'Botxo?

"No queremos cargarnos a medio equipo en febrero". Sólo queda pensar que el técnico asturiano pretende 'picar muy alto' en LaLiga. El tiempo dirá. Mientras, así que la Copa dure, reclutar once elementos de la reserva, y guardarse cinco cartas para echarlas a volar.

1 comentario

  1. Eki

    Orgullosos de lo que somos no de resultados

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *