¿Será capaz de perdurar el Athletic de Marcelino?

Un contenido de:
Kuitxi Pérez

Respondiendo a la pregunta, Qué tipo de fútbol hará el 'Athletic de Marcelino', el técnico asturiano declaró algo parecido a lo siguiente: "Queremos que la afición vea sobre el campo ese juego que en sus mejores sueños siempre aparece". De memoria escribe uno. Incluso podría estar dormido. Inmerso en las 'horas pequeñas' de un martes alejado de todo mal. "En sus mejores sueños".

"Algo parecido". Todo es lícito en el mundo onírico. Soñar que el Athletic Club juega 'de cine'. Paraíso. Trasladarse al universo paralelo de lo idílico. Ese país de nunca jamás donde todo cabe. Hacía falta. Nos hacía falta. A todos esos seres que menores nos sentimos escuchando que hay un virus que muta cual orangután saltando de rama en rama. Acongojado. Con el corazón encogido. Hora de recogerse.

El Athletic nos espera 'en casa'. "Disfruten del momento, que la vida está muy chunga". Es mi compañero Asís Martin el que les invita al 'Carpe Diem'. Aprovechar 'el ahora'. Lo inmediato. El éxtasis así que éste llegue en la 'noche oscura del alma'.

La Supercopa ante el Getafe en San Mamés (Foto: Athletic Club)
La Supercopa ante el Getafe en San Mamés (Foto: Athletic Club)

Éxtasis. O como se diga. No me pidan que. No. No me lo pidan. Si ustedes están leyendo es porque vieron esa de "Érase una vez el Athletic meneando al Getafe CF de Bordalás". ¡Érase una vez el Athletic! Fue. Y perdurará. Porque lo que se acomoda en el mundo de los sueños no hay dios que lo desaloje. Ateo es el Nobel que un día dijo, "Si hay que buscar el sentido de la música, de la filosofía, de una rosa, es que no estamos entendiendo nada".

Ahí se pretendía llegar. A la música, a la filosofía, a la rosa. A buscarle sentido a estas tres cosas. El entendimiento está de sobra. El 'himno del Athletic', su 'filosofía'. Un ramo de 'rosas blancas y rojas' junto al busto de 'Pitxitxi'.

Ni crónica ni 'contra' que le haga sombra. Que la alegoría se recoja porque la metáfora está de más. Sobra. Gol tempranero. Empate antes de que sea tarde. Al 'var' le huele el aliento. Simón, sobre tu parada edificaré una goleada como una 'catedral'. Partido a puerta cerrada, pero abierto. "Ahí te quiero ver, Athletic", que diría el bueno de Jose Iragorri. Le escucharon los leones al 'gigante'. Exagerados por el vino de sus motes. Se aguantaron las ganas de tanto.

Parada de Unai Simón al penalti de Jaime Mata (Foto: LaLiga).
Parada de Unai Simón al penalti de Jaime Mata (Foto: LaLiga).

Así jugadores en todo el campo como dos entrenadores que se la tenían jurada. De nada habrían valido el "desconocimiento" y la "indiferencia". Juego de niños a la espera de leones y azulones. "Toda la grandeza del mundo cabe en un grano de maíz". Parece un sin sentido pero tiene su miga.

Pan para una primera mitad... y 'Concierto' silencioso' en un 'Segundo Acto' a la espera de que, ya en fuera de juego, 'Orsai' le dedique a 'visiones de otro mundo' la música que se merece. Ni los más viejos del lugar. Y podría ser que no se cayera en exageración si arrojamos al fuego de la chapa así lapiceros como máquinas de escribir y todo tipo de ordenadores. Porque de lo que en la segunda parte sucedió sólo es posible dar fe con los ojos cerrados y el corazón muy caliente.

"Este equipo tiene alma", confesó un buen día Joaquin Caparrós. El Athletic, en el alma. Con el sello de Marcelino. A la vista quedó. "Este es el Athletic que yo os prometí". Solo los elegidos cumplen sus promesas. Elegido fue él. Listón tan alto. A la metáfora de la escalera recurrió el de Villaviciosa. A ascender peldaño a peldaño se refería. Y de repente, llamando a las puertas del cielo. Se abren. 'Beautiful Vision'.

Yeray celebra su gol al Getafe (Foto: Athletic Club).
Yeray celebra su gol al Getafe (Foto: Athletic Club).

Muniain y su obediencia a los dictados de su maestro Bielsa

"Encare al rival. Gire 360 grados sobre su propio eje. Enemigo burlado". Con la zurda asiste a su compañero. Gol de artista habilidoso el del empate de Rulo. Felino al pasto Simón pare evitar el 1-2. Veloz corrió el tiempo a sabiendas de que la segunda mitad sería puro derroche.

El estreno de Yeray en el día de su [26] cumpleaños. Sutil su testarazo luego de girar el cuello con la delicadeza de un cisne que miraba fascinado las maneras de Muniain en la estrategia.

Iker. Ese girar 360 grados por segunda vez. Cayó de espaldas, sin embargo. Para Balenziaga era el balón. La tocó de lujo el que herido habría de caer en la 'preciosa batalla de San Mamés'. Rulo, de cabeza, quién, si no. Por la 'escuadra corta', homenajeado al 'Zorro' Aduriz y sus mil y una cortinas rasgadas con su espada. Tres a uno. Qué era aquello. ¿Qué era? No, no es pregunta, sino admiración.

Celebración de un gol de Raúl García en el Athletic-Getafe (Foto: LaLiga).
Celebración de un gol de Raúl García en el Athletic-Getafe (Foto: LaLiga).

Quedarse embobado al sentir cómo el Athletic también es hazaña, proeza, epopeya. No dar crédito. José. Pepe. Bordálas ."Vulnerables" diría. "Blanditos", también. 'Al enemigo, ni el triste sorbo de un piropo'. Qué esperar, sin embargo. La noche no iba con él.

En la noche oscura del alma. "Disfruten del partido, que la vida está muy chunga". Es él, otra vez, que les desea lo mejor. Olvidarse por unas secuencias de tanto daño. Meterse de lleno en este sueño. Corto, sí, pero tan intenso como un 'orgasmo revisado' por el VAR. Terapia de grupo. Este fútbol de los leones de Marcelino. Esta manera de entender un juego capaz de curar las enfermedades que dañan el cuerpo y ensucian la mente. Sopla el viento. Furioso. Por la derecha.

Es 'Williams. 'Iñaki desatado'. Evita la última línea. Los rezagados de Bordalás, burlados. Berenguer llega y machaca. "Qué justicia tan linda sería que, con su mano de 5, Dios le apretara el cuello al Getafe de Bordalás". El cielo, que a veces escucha, ató en el tobillo del 'Búfalo' el mensaje definitivo. ¡Qué era aquello! ¡Trompetas de Jericó al servicio del Athletic! Zurdazo violento. Pase. Disparo.

Fue entonces que, como, cuando Óscar de Marcos se descolgó de su medieval muralla para terminar deformando la cara del Getafe con un toque sutil, interior total de la zarpa derecha de un león. Uno más de los 16 que Marcelino utilizó para que La Catedral 'entendiera' a qué sabe el Athletic cuando se exhibe sin tapujos.

1 comentario

  1. Eki

    Marcelino te necesitábamos, el athletic ha vuelto contigo nos has vuelto ha ilusionar, lo necesitábamos nosotros también este es nuestro athletic eutsi gogor

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *