Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Copa del rey
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1

La filosofía del Athletic y un fichaje frustrado

Foto autor

Un contenido de:
Kuitxi Pérez

'Filosofía del Athletic'. Leones. Leonas. "Nacidos o formados [futbolísticamente] en cualquiera de los siete territorios históricos de Euskalerria". El postulado parece no dar pábulo a las interpretaciones. La partida de nacimiento, de no ser falsificada, se convierte en un 'pasaporte filosófico'. Cuando la 'formación' entra en escena, zenbat buru, hainbat aburu: tantas interpretaciones como interpretadores.

Y eso que lo de "hecho futbolista en Euskalerria" parece un concepto muy sencillo de entender. Basta, sin embargo, que Aitor Elizegi se pronuncie para que la filosofía retroceda a la Grecia clásica en la que nació.

Jon Ander De las Fuentes y Aitor Elizegi preparan la Asamblea en San Mamés (Foto: Athletic Club).
Jon Ander De las Fuentes y Aitor Elizegi preparan la Asamblea en San Mamés (Foto: Athletic Club).

"Un jugador ha de llegar de manera natural al Athletic". El presidente, como entrando al trapo tendido por Jon Ander de las Fuentes, su 'contador de cabecera'. El 'sereno' de las noches que con su llave maestra abre Lezama a una "cantera universal de futbolistas".

Elizegi, encendido, le exige al que llega que sea "aficionado del Athletic". Menudo enredo. Y eso que el mandatario de Ibaigane llegó al palacio para disipar todas las dudas que contaminaban el pasado. Llegar "de manera natural". Y hacerlo siendo ya "aficionado".

El presidente del Athletic Club, Aitor Elizegi, ante unas antiguas fotografías de la gabarra (Foto: DMQ Bizkaia).
El presidente del Athletic Club, Aitor Elizegi, ante unas antiguas fotografías de la gabarra (Foto: DMQ Bizkaia).

En 2003, año recién estrenado, el cronista tuvo la oportunidad de presenciar en Sabiote aquella remontada [3-4] de locura que los de Jupp Heynkes protagonizaron en el Sardinero. Sabiote: el lado rojiblanco que cierra el triángulo mágico de Andrés de Vandelvira. Sabiote: junto a Ubeda y Baeza. 'Athletic Club el Castillo de Sabiote'.

A la sede de esta Peña jiennense se precipitaron en lo negro de la noche descendiendo desde las alturas de la sierra de Segura. Compartiendo mesa con un grupo de aceituneros altivos, la experiencia vivida habría de resultar una lección acelerada de amor incondicional al Athletic.

Ni una mala palabra. Ni un reproche. Un silencio expectante que fue roto por los gritos, por la algarabía de inmediato al pitido final.

Un niño en Bilbao con la camiseta y la bandera del Athletic Club.
Un niño en Bilbao con la camiseta y la bandera del Athletic Club.

A mi lado, un hombre, de una edad similar a la mía, me confesó que tenía un hijo jugando en las categorías inferiores de un equipo que mimaba la cantera. Doce años. Media punta. Sus buenas maneras habían despertado el interés del equipo capitalino. Manuel Orcera, sin embargo, soñaba viendo a su hijo Beñat triunfando en el Athletic.

Para ello, la familia debería trasladarse a Bizkaia arguyendo "motivos laborales". De este modo, Beñat, dándole continuidad a su afición, se haría con un puesto en el 'Danok'. Equipo de cantera desde el que, si progresaba adecuadamente, daría el salto a Lezama alimentado por los excelentes informes de los ojeadores del Athletic.

Imagen de Lezama con el viejo arco de San Mamés, la factoría de jugadores del Athletic Club.
Imagen de Lezama con el viejo arco de San Mamés, la factoría de jugadores del Athletic Club.

Sí, así deberían haberse sucedido las secuencias. Porque, como entonces ocurría, el Athletic no contemplaba "abrir Lezama a una cantera universal de futbolistas". Dos décadas habrían de pasar antes que Jon Ander de las Fuentes pusiera sobre la mesa una proposición considerada 'indecente' por la masa social del Athletic.

Si el Athletic no viene a Sabiote para llevarse a mi hijo a Lezama, habrá de ser la familia entera la que se desplace a Bizkaia. ¿Por qué? Dueños de nuestro silencio. Una vida mejor, en todo caso. Tres temporadas después, ahí tenemos al Athletic preguntando por Beñat, Es muy bueno el chaval. Sus padres vinieron de Jaén a trabajar en la hostelería de un hotel. Él vino a probar con nosotros y nos causó una muy grata impresión.

Manolo Delgado, Elizegi e Iribar posan con una bandera del Athletic junto a peñistas en un Congreso celebrado en Baiona.
Manolo Delgado, Elizegi e Iribar posan con una bandera del Athletic junto a peñistas en un Congreso celebrado en Baiona.

Reflexiones y conversaciones como éstas fueron capturadas por Aitor Elizegi en un viaje que el presidente realizó al pasado. Pudo, así, inmiscuirse en un fichaje a punto de caramelo hasta sabotearlo. Beñat Orcera Quesada cumplía el requisito de ser "aficionado del Athletic": ¡cómo no serlo si su abuelo veneraba a Koldo Agirre e Iribar!

Elizegi, entonces, entró a saco arguyendo que "este jugador no ha llegado de forma natural al Athletic". ¡Pero si lleva desde los doce años formándose en el 'Danok! Tiene quince, o sea que, ¡cuatro años creciendo con nosotros, así en lo deportivo como en lo humano!. Una perla para el Athletic. Pulida en Maiona. A nada que en Lezama no lo tuerzan, este chico se convertirá en el duplicado diestro de Sarabia.

Los niños y niñas vizcaínos siguen soñando con jugar en el Athletic (Foto: Roberto Sagastui).
Los niños y niñas vizcaínos siguen soñando con jugar en el Athletic (Foto: Roberto Sagastui).

Aitor Elizegi, enquistado en lo "antinatural de esa llegada al Athletic" por un "intencionado cambio de domicilio" que le permitiera al chaval ser futbolista en Bizkaia, abortó la operación. Veinte años más tarde, el cronista, perplejo por la influencia que un presidente de hoy tenía en el pasado, se sigue preguntando qué debe decir, que fronteras debe respetar una familia que nació fuera de Euskalerria para que su hijo cumpla el requisito de "llegar de forma natural".

Nacido o Formado "En". Beñat Orcera Quesada supo que lo más terrible se aprende enseguida; y que, siendo aficionado del Athletic y virtuoso futbolista, lo más hermoso de jugar en San Mamés habría de costarle la vida.

* Nota: esto que han leído es una ensoñación, una recreación de lo que podría ocurrir. Este caso NO ES REAL. La historia ha sido construida a partir del deseo del periodista de que niños como Beñat Orcera puedan ser traídos a Lezama por el propio Athletic.

5 comentarios

  1. Antonio González Muñoz

    La filosofía vuestra me la pasó por el forro ,filosofía con jugadores extranjeros ,biurrun ,Amorebieta,Bitxente lizarazu,Laporte,el españolazo Valverde está es vuestra filosofía iros para casa y engañar a otros

  2. Oier

    Se dice EUSKAL HERRIA, GRACIAS

  3. Mercedes

    O somos únicos o somos como los demás, la filosofía no se toca. Y respondiendo al escrito, hemos tenido un rumano llegado con 11 años a Euskadi....

  4. Eki

    La filosofía no se toca, caso único en el fútbol mundial, si no seríamos un club como cualquier otro, athletic geuria

  5. Eki

    Herritik sortu ziñelako

Enviar comentario Ver los 5 comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando