Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Copa del rey
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1

Cuando el Athletic no jugaba ni finales

Foto autor

Un contenido de:
Ramón Orosa - EFE

Fastidia perder finales seguro, pero muchos jóvenes athleticzales ni se imaginan lo duro que es ni llegar a jugarlas durante décadas. El domingo 16 de enero no era el día Athletic Club, que tan ilusionado había llegado a él para encarar su décima final en 13 años. Dato a tener en cuenta y que a veces no valora en su justa medida una parte de la afición bilbaína. A la que habría que recordar que hubo una época no muy lejana de 25 años, entre 1984 y 2009, en la que no llegó a ninguna.

Ésta era en su competición del Siglo XXI, la Supercopa, en la que suma tres títulos, dos de ellos en los últimos siete años. Por cierto, los dos únicos títulos del Athletic en 48 años.

Once para la final de Supercopa frente al Real Madrid (Foto: Athletic Club).
Once para la final de Supercopa frente al Real Madrid (Foto: Athletic Club).

Los 'leones' buscaban el tercero y convencidos porque su idilio con la competición de un tiempo a esta parte era tremendo. El dato de los tres últimos rivales a los que había batido corroboran tal afirmación: Real Madrid, FC Barcelona y Atlético de Madrid. Poco más se puede pedir. La flor y nata de LaLiga Santander.

Pero el conjunto blanco se tomó la revancha del año pasado con un duelo que dejó claro que no era el partido del conjunto vasco. Porque el Madrid ganó con poco y al Athletic, siempre competitivo, le ganaron con un resultado holgado en el marcador sin hacerle mucho: 0-2.

Nico Williams, en la final de Supercopa frente al Real Madrid (Foto: Athletic Club).
Nico Williams, en la final de Supercopa frente al Real Madrid (Foto: Athletic Club).

Unos guarismos engañosos para lo que se vio sobre el campo, aunque al triunfo blanco nadie le puso un pero. Lo dijo Iñaki Williams; "lo han merecido y les felicitamos".

Pero el Madrid de adelantó en una jugada aislada en un primer tiempo igualado, aunque en un gran disparo de Luka Modric; se puso 0-2 en un penalti que casi caza Unai Simón en una gran estirada al disparo de Karim Benzema; y no llegó el 1-2 en otra falta máxima en la que Raúl García había engañado a Thibaut Courtois y que el belga acabó atajando, 'a lo Casillas', con la punta del pie en el aire cuando parecía batido.

Además hubo tres manos claras en las áreas, una en la del Athletic y dos en la del Madrid. La primera en el área blanca no se sancionó.

Soto Grado consulta el VAR en la final de la Supercopa (Foto: RFEF).
Soto Grado consulta el VAR en la final de la Supercopa (Foto: RFEF).

Eso fue en esencia un choque con más llegadas blancas, que no ocasiones, en la primera parte, y con un amago de asedió final bilbaíno en el que hubiese sido interesante -para el lado rojiblanco, claro-, saber que hubiese ocurrido en los minutos de descuento con el 1-2, el Madrid en inferioridad numérica por la expulsión de Eder Militao en la jugada del penalti y el Athletic lanzado a tumba abierta con Nico Williams y Yuri Berchiche abriendo el campo por las bandas.

Pero no se dio ocasión porque, entre unas cosas y otras, errores propios y aciertos del rival, quedó claro que el 16 de enero de 2022 no era el día el Athletic. Que, eso sí, buscará otros parecidos.

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando