Athletic Club | Jugadores de la Real Sociedad que Ficharon por el Athletic Club
Secciones

El último trasvase de la A-8

Un contenido de:
ElDesmarque Bizkaia

Martes, 30 de enero de 2018. 14:07

Reportar vídeo

El Athletic Club ha anunciado este martes el fichaje del defensa de la Real Sociedad Iñigo Martínez tras abonar los 32 millones de su cláusula de rescisión. El central de Ondarroa (17 de mayo de 1991) es el último de una larga lista de jugadores que hicieron el camino de la A-8 desde Donostia a Bilbao. Desde el verano de 1989, año en el que llegaron al club rojiblanco los realistas Lucho Iturrino y Lorenzo Juarros, otros 10 jugadores más han hecho el mismo recorrido. Cada uno con una historia diferente.

Loren Juarros (Burgos, 1966)

En 1989, la directiva de Pedro Aurtenetxe pagó la cláusula de rescisión de 300 millones de pesetas (1,5 millones de euros) por el delantero y actual director deportivo de la Real. Su fichaje deterioró las relaciones entre los dos clubes. Loren jugó dos temporadas como rojiblanco antes de ser vendido al Burgos por 150 millones de pesetas.

Lutxo Iturrino (Mutriku, 1963)

Debutó con el primer equipo de la Real en la temporada 1984/85, pero sólo disfrutó de 12 minutos como titular. En el verano de 1989 llegó gratis al Athletic Club, con el que debutó en un derbi contra su exequipo en San Mamés. Firmó por tres temporadas pero sólo jugó dos com o león. En 1991 fichó por el Club Deportivo Logroñés.

David Billabona (Irún, 1969)

José Julián Lertxundi le fichó por los 50 millones de pesetas que costaba rescindir su contrato. Rojiblanco desde niño, no tuvo demasiada suerte en el Athletic Club. La llegada de Jupp Heynckes al banquillo le cerró las puertas y en el mercado invernal de la temporada 93-94 fue cedido al Rácing de Santander donde desarrollaría el resto de su carrera deportiva.

Bittor Alkiza (Donostia, 1970)

En 1993, Fernando Ochoa, entonces gerente rojiblanco, intentó firmar al donostiarra, hijo del expresidente de la Real Iñaki Alkiza, pero el club txuri urdin exigió una cantidad desorbitada. Al segundo intento, el Athletic Club logró su su incorporación, en agosto de 1994, por 220 millones de pesetas (1,3 millones de euros). El centrocampista guipuzcoano triunfó en Bilbao, donde estuvo 9 temporadas, rompiendo la maldición de sus predecesores.

Joseba Etxeberria (Elgoibar, 1977)

Su fichaje en 1995, con sólo 17 años, por 550 millones de las antiguas pesetas  (3,3 millones de euros) creó un cisma en las relaciones entre Real Sociedad y Athletic Club. El elgoibartarra triunfó en el conjunto rojiblanco, donde disputó 514 partidos y marcó 104 goles a los largo de 15 temporadas, convirtiéndose en el tercer jugador que más partidos en la historia del club bilbaíno.

Andoni Imaz (Zizurkil, 1971)

Llegó libre al Athletic Club en 1998, tras acabar su relación con la Real. En cuatro ejercicios disputó 28 duelos de Liga y anotó un gol. Tras su retirada, pasó a la política y apoyó más tarde la candidatura de Urrutia en 2011. Desde 2013 es delegado del primer equipo rojiblanco.

Iban Zubiaurre (Mendaro, 1983)

Su fichaje en el verano de 2005, por la directiva de Fernando Lamikiz, fue uno de los episodios más rocambolescos y tristes de la reciente historia del Athletic Club. Su presentación oficial, antes de que concluyera su contrato con la Real (el club donostiarra se reservaba el derecho a retener al lateral una temporada más) dio inicio a una larga etapa de disputas judiciales y le obligó a estar sin jugar toda la temporada 2005-06. El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco dictaminó en octubre de 2006 que el jugador debía pagar 5 millones como cláusula de rescisión al club guipuzcoano (los txuriurdin exigía 36 millones), declarando al Athletic Club como responsable subsidiario.

Igor Gabilondo (San Sebastián, 1979)

Tras seis temporadas como txuriurdin, en el verano de 2006 fichó por el Athletic Club, al que llegó con la carta de libertad. Debutó como león en un derbi ante la Real y a lo largo de cinco temporadas jugó 175 partidos en los que marcó 24 goles -importante el que marcó el camino a la final de Copa de la temporada 2008-2009. En julio de 2012, fichó por el AEK Larnaca, donde puso fin a su carrera.

Iñigo Díaz de Cerio (San Sebastián, 1984)

Tras sufrir una grave lesión en Anoeta un partido contra el Eibar, en 2009 confirmó su intención de no renovar con la Real para fichar por el Athletic Club, donde permaneció hasta el 30 de junio de 2013, con una cláusula de rescisión de 50 millones de euros. Una vez recuperado de su fractura de tibia y peroné, fue cedido por una temporada al Córdoba y luego al Mirandés. Descartado por Bielsa, en julio de 2012 fichó por el Mirandés y se retiró con 30 años.

Mikel Balenziaga (Zumarraga, 1988)

Tras jugar dos temporadas con el Sanse, en la campaña 2008-09 pasó a formar parte del Athletic Club. En julio de 2009, la llegada de Xabi Castillo le hizo aceptar una cesión al Numancia. Con Caparrós no tuvo minutos y se fue al Valladolid en 2011. Sus dos grandes temporadas en Pucela le permitieron regresar al club bilbaíno, que ejecutó su opción de recompra por 500.000 euros. El lateral de Zumarraga cumple su séptima temporada como león: 227 partidos y dos goles.

Xabi Castillo (Durango, 1986)

Formado en las categorías inferiores del Athletic Club, en 2004 recaló en el Sanse, donde jugó dos años en Segunda B antes de subir al primer equipo. El Athletic Club le fichó por un millón de euros fijo y otro posible en variables. Tras cuatro temporadas, el club rojiblanco no le renovó y fichó por la UD Las Palmas.

Gorka Elustondo (Beasain, 1987)

El centrocampista reconvertido en central recaló en el Athletic Club en 2015, tras una década en la Real Sociedad, con la carta de libertad en la mano. El 30 de junio de 2017, después de dos temporadas como rojiblanco en las que disputó 29 partidos y marcó tres goles, uno de ellos muy recordado al Zilina eslovaco que valió para lograr el pase a la Fase de Grupos de la Europa League, fichó por el Atlético Nacional de Juanma Lillo. Tras seis meses en Colombia, el pasado 16 de enero se enroló en las filas del Rayo Vallecano

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *