Cronica del Portugalete Barakaldo en el Trofeo Noble Villa
Secciones

Un Portu excelso supera al Barakaldo (1-0)

Un contenido de:
Kuitxi

Miércoles, 15 de agosto de 2018. 09:53
Trofeo ganador para el Club Portugalete entregado por el alcalde Mikel Torres
Trofeo ganador para el Club Portugalete entregado por el alcalde Mikel Torres

Llegando de tres victorias ante equipos de 'su liga', el Portu de Ezequiel Loza se presentaba 'en sociedad' aprovechando que el Trofeo Noble Villa pasaba por Portugalete con el adelanto suficiente para que la parroquia de La Florida pudiera bajarse, sin prisa, a la explanada del Ayuntamiento, y, ya en ella, pisando adoquines, asistir al protocolo previo a la explosión del 'chupin'.

El Barakaldo, sin que su entrenador, Aitor Larrazabal, que repetía curso, lo supiera, era víctima propiciatoria, cordero que acudía a lo alto del 'matadero' para ser sacrificado por un rival que, ya desde el inicio de la ceremonia de 90 minutos y ni un segundo más, se fue endiosando de sí mismo con un fútbol de alta escuela que tuvo en Carlos Merino, un 'ex del mister de Santoña', a su espectador mas ilustre y laureado.

Como si quisiera recrear con sus ojos el 'fútbol perfecto' que "desde mis botas partieron por ti", el 'director del Portu del ultimo ascenso a Segunda B' asistió a un partido que "me ha encantado". Y como lo bello del juego sólo tuvo un dueño, Carlos Merino se refería a un "Portu que ha desplegado un futbol de mucha calidad". Casi a la par, diría uno, del que el getxotarra que jugaba con la camiseta por dentro del pantalón, ¡estilo vintage el suyo!, fuera director desde la primera nota hasta el bordón final.

Desconocedor de la plantilla que maneja el 'Chupete' Larrazabal del universal Jose Iragorri, pero, luego de lo visto y vivido, del todo feroz la crítica de este cronista acerca de un estilo básico, simple, carente de estilo e intuición, ¡Quo Vadis, Barakaldo, Quo Vadis!, los ojos de la grada, más nutrida de lo que un 14 de agosto sugería, se han recreado en un monólogo supremo que a gloria les ha sabido luego de aquella celada que 8 de los que partían de inicio padecieran en el terrible circo de Castalia.

Había ganas, muchas, de comprobar a que sabría el mismo Portu dirigido por diferente entrenador. Y es que, repasando el 'once de inicio', que a uno le huele a titular, incrustando a Axel en el lateral derecho que dejó vacante Garmendia, a Nico Gonzalez en la banda izquierda propiedad de Infante, y a Vicky como haciendo las veces del inolvidable 'Gabri' Ortega, el resto era rico caldo de la añada de 2017-2018: ¿Cómo se comportarían en manos de Loza el portero Mediavilla, los centrales Cubería y Neira; el lateral zurdo Artabe; el 'brutal' Arbeloa; el doble medio centro 'Ukerdi-Txopi'; el ariete Bonilla Galdeano?...

Casi los mismos futbolistas con distinto entrenador: ¡El Portu de Docando fue ese oro que de su paño Loza tomó para mezclarlo con lo negro de la hulla y escenificar, así, un fútbol de alta escuela que superó la física, pero 'eskasa', propuesta que Aitor Larrazabal desnudó a apenas cuatro kilómetros del lujoso Lasesarre.

Ezequiel Loza, 'renegando' de su 1-4-4-2 "tan apropiado para el rectángulo de La Florida", ubicando a Txopi y Corres en la medular, y con Vicky por delante del talentoso y equilibrado 'dueto', conformó un 'triángulo mágico' que, a base de "Tócala otra vez, Portugalete", se tragó a la escuadra fabril como el Atlántico, se dice, hunde hasta la desaparición a las naos a la altura de 'las 'Bermudas'...

Sólo había un equipo gualdinegro sobre la moqueta de La Florida. Y ése era el Club Portugalete. Y no ya porque los capitaneados por el 'ex de la casa', Xabi Galán, vistieran de 'azul bilbao', sino porque lo de "y no hubo color" fue una cuestión de propuesta de entrenadores y escenificación de futbolistas. ¿Quién, de Tercera; quién , de Segunda B?...

Para gustar hay que gustarse: el Portu, aleccionado desde el banquillo por un Loza que retornaba locuaz como de júbilo, rezumaba autoestima; el 'Baraka', huérfano de ánimo y ánima desde la bancada, era un grupo heterodoxo poniendo en práctica una propuesta plana, fútbol hereje porque de sobra es sabido que este juego tan hermoso es esférico desde la génesis de aquella bola, esférico, cuero, pelota, balón: ¿cueces o enriqueces?...

El Portu cabalgó por el verde domando la pelota; el Barakaldo, como si ya poseerla fuera en sí mismo un castigo. Y fue así que llegó el primer y único gol del partido: Arbeloa asistió a Niko Gonzalez, que fusiló con la zurda al arquero del 'Baraka'.

Era de recibo. Del todo. El fútbol intenso, rítmico, combinatorio y talentoso regresaba a La Florida aprovechando que la directiva de Rivacoba recién habia reubicado al ex central del C.D. Ourense en el banquillo local.

Ocho de los héroes de Castalia reforzados por el rubio Axel en el carril derecho de la defensa, por Niko Gonzalez en el flanco izquierdo de la zona ancha, por Vicky, el hijo pródigo que venía de alcanzar su cenit en la ciudad encantada, adaptado a la media punta como si sujeto del que Loza se sirviera para huir de la nostalgia del orfebre de la gótica catedral de Burgos...

Nadie, tampoco el árbitro, le dijo a los de Larrazabal que se inhibieran. Pero a este cronista, los inquilinos de Lasesarre, invitados de lujo en La Florida, le provocaron una tristeza infinita.

Tristón, caído árbol de 'El Regato' del que Arbeloa pudo haber hecho leña en la reanudación, pero su golpeo desde el punto fatídico fue del todo errático, flojo, sin ajustar, a media altura, presa fácil para un portero que debió sentirse aliviado al ver que un segundo tanto no castigaba su casillero.

Llegaron los cambios. Ese goteo incesante, gota malaya que trepana el craneo hasta dañar las buenas intenciones que bullen en la conciencia de los futbolistas. El Barakaldo rondó el área jarrillera. En vano. Inútil proceder el suyo.

Un Portu con 'la faz desfigurada', aguantó el tipo como los noventa minutos, y ni un segundo más, aguantaron en el verde Txopi, Vicky y Arbeloa, tres columnas sosteniendo un firmamento en el que tiritaba de calor una estrella llamada Txema Mato, zurda fugaz con destellos de "un animal de galaxia".

1 comentario

  1. butanito

    Desconozco si acabo de leer la crónica de un partido, un ensayo, un intento de ejercicio poético o sabe Dios qué. ¿Esto qué es, el desmarque o la web oficial del Portugalete? La imparcialidad de un articulista debe exigérsele en el sueldo. Por lo demás, guárdese la épica para situaciones más propicias que un amistoso estival, de lo contrario caerá usted en la cursilería y el esnobismo más abyectos.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?