Jon Pascua, Sudáfrica grabada en la piel (y II) +video - ElDesmarque Bizkaia
Secciones

Jon Pascua, Sudáfrica grabada en la piel (y II) +video

Un contenido de:
Asís Martín

Viernes, 02 de marzo de 2012. 07:27

El ex guardameta de Bermeo en el estadio de la final del Mundial 2010En ElDesmarque ya les habíamos contado que el ex preparador de porteros del Bilbao Athletic Jon Pascua Ibarrola lleva casi dos años viviendo la aventura africana. Trabaja en los Mamelodi Sundowns, actuales líderes de la liga sudafricana, y en esta segunda parte de la entrevista nos pone al día de la particular idiosincrasia del jugador, del fútbol en ese país, y por ende en el continente negro en general. "Aquí hay que armarse de paciencia, son gente muy sensible y si no eres flexible con ellos, no hay feeling", explica. "Son muy desorganizados, todos juegan al ataque, pero estoy disfrutando como nunca del fútbol", añade Pascua. La filosofía imperante la resume Dick Bate: "Tal y como entrenamos, así vivímos.

Tal y como aprendimos a vivir, así entrenamos". Jon explica que "esto es otro mundo, aquí puede pasar de todo"... Porque esto es África, que diría Shakira. En breve le podreis seguir aquí como blogger en ElDesmarque y en su web www.jonpascua.com que se activará en este mes de marzo.
 
 
- Por un pelo hasta coincides en el equipo con Hristo Stoichkov de entrenador, le gustan las caras conocidas al presi... 
 
Por aquí además de Stoichkov, han pasado entrenadores de prestigio como Angel Cappa y Henri Michel, ninguno acabó la temporada, algunos de los técnicos que han pasado por aquí fueron destituídos y otros se acabaron marchando por decisión propia. En este aspecto, según me dijeron, soy el primer técnico extranjero de los últimos 6 años que termina su contrato y lo renueva, no se había dado el caso. Johan Neeskens es el tercer entrenador con el que trabajo en el año y medio que llevo aquí. 
 
- Dices que la forma de los africanos de ver el fútbol es insólita, ¿a qué te refieres? 
 
Pues que por ejemplo el lateral derecho, hace una “filigrana” a varios metros del área en el cual estas defendiendo y el público lo celebra casi como un gol, cuando todavía te faltan 80 metros para llegar  a la portería contraria. A ellos les gusta disfrutar, ver alegría en el campo y no orden, táctica y resultadismo. Les gustan los partidos de ida y vuelta, sin rigor táctico, de idas y venidas constantes, un fútbol con mucha gente descolgada en las transiciones ataque defensa. “Cuando tengo balón ataco y si lo pierdo pues me busco la vida”. Yo pienso que para defender bien lo mejor que se puede hacer es atacar organizado, de manera que cuando pierdes el balón siempre estas con posibilidades de recuperarlo rápido porque todo el equipo esta próximo el balón, juntito. Esa es nuestra pelea y lo estamos consiguiendo, atacar como equipo, con mucha posesión de balón, jugando a uno o dos toques y con mucha movilidad, intentar ser agresivos con balón, jugando hacia delante. Johan es de los que piensan que la mejor manera de defender es tener el balón y atacar. Estoy completamente de acuerdo.  
 
Siempre tratando de ayudar a chicos que no tienen una vida fácil- ¿Animarías a más compañeros del fútbol vasco a irse a la aventura allí?  
 
Yo creo que no es cuestión de vender nada, cada uno tiene que hacer aquello que le hace sentirse bien y vivir el fútbol y la vida que quieren vivir, o que por circunstancias te toca vivir. El fútbol no se acaba ni en Euskadi ni en el Athletic y la vida tampoco. Yo tengo claro que volveré, a los dos sitios, a Euskadi y al Athletic. Me gustaría además volver a trabajar en el fútbol de formación. Si te digo la verdad, cuanto más arriba estás más se enrarece el ambiente, es más complicado, los desgastes no son los propios del entrenamiento, hay mucho “mar de fondo”. Pero ahora, en este momento, mi decisión es seguir aquí, mientras me encuentre con la energía necesaria y la soledad no apriete. Por el momento, las energías están intactas y la soledad, la llevo mejor con entrevistas como esta y estando en contacto con la gente a través de las redes sociales e Internet. Hay un refrán que dice “No hay mayor soledad que la que uno siente cuando esta acompañado”. Yo en este aspecto estoy solo, pero no me siento solo. También es verdad que he cambiado mi forma de entender la vida, para mi el fútbol ya no es el fin, el fútbol, desde hace ya algún tiempo, es el medio. Mi felicidad personal esta por encima de mi trabajo, con 39 años ya sé lo quiero en esta vida. 
 
- ¿Qué ha quedado de su Mundial?, aparte de las vuvuzelas, ha servido para mejorar algo el país y su fútbol... 
 
Sobre todo lo que ha quedado después del mundial son estadios que prácticamente no se usan, se ha invertido aquí una cantidad de dinero increíble para la construcción de los estadios. Mejor hubiera sido llevar el mundial a otro país con las instalaciones adecuadas y destinar ese dinero a este país pero con otros fines, como acabar con el hambre. Pero como he dicho en más de una ocasión, esto no deja de ser un negocio, y todos sabemos donde va a parar parte del dinero que se ha destinado para crear todas las infraestructuras necesarias. El que tiene, sigue teniendo más y el que no tiene, sigue sin posibilidad de tener o teniendo lo de siempre, nada. 
 
- ¿Cómo es el futbolista africano? Aquí tenemos la imagen de increíbles pero anárquicos atletas... 
 
Hay diferencias, el futbolista sudafricano no es físicamente corpulento, tenemos la idea de que todos los jugadores africanos de color son fuertes y corpulentos, eso no es así, depende también de su país de procedencia. Aquí son más bien de una estatura tirando a bajos y delgados, aunque muy dinámicos y rápidos. No hay una cultura táctica porque no hay un buen trabajo de formación para ir adquiriéndola y porque el nivel de los técnicos tampoco es el adecuado para llevarlo a cabo. No son agresivos, no tienen ese “ganar por encima de todo” que tenemos en Europa, es algo que va también con su cultura. Es muy raro ver codazos y entradas a destiempo, protestas, “tanganas”, no va con ellos. El árbitro te está robando el partido y no tienen la mentalidad de presionarlo con protestas, aceptan las decisiones de mejor manera que el jugador europeo. Para los árbitros europeos sería muy fácil pitar aquí en cambio los sudafricanos sufrirían mucho con la presión que ejerce el jugador europeo, sobre todo en ligas como la española. 
 
- Conceptos como la paciencia y la flexibilidad se elevan allí a nivel del Kilimanjaro... 
 
Es que no queda otra, si no te adaptas terminas siendo un infeliz, tienes que ser flexible en muchos aspectos, sobre todo en lo que realmente no es importante y no entorpece mucho tu trabajo. Debes seleccionar muy bien aquello por lo cual no debes dar el brazo a torcer y pelear por ello, si no lo haces y quieres cambiar todo terminas con un desgaste terrible y pierdes el rumbo, pierdes de vista el objetivo, terminas frustrado y no consigues tus metas. Como todo en esta vida hay muchos caminos que llevan a Roma, tan sólo hay que ir buscando el que mejor se adapta al vehículo que conduces. 
 
- Ya dicen aquello de que "entrenamos como vivimos". Hay que adaptarse a eso siendo europeo... 
 
Yo mismo a veces ni me conozco, yo he sido siempre muy poco flexible, bien conmigo mismo y bien con los demás, yo he sido siempre una persona de rutinas, me gusta siempre tenerlo todo controlado. No voy a decirte que he cambiado, pero me he adaptado, soy más flexible en el trabajo conmigo mismo y con los demás. Y sabes que es lo mejor de todo, que uno disfruta más y que puedes ver que también se consiguen resultados de esta manera. Al final es ser práctico y a menudo ser práctico es también ser inteligente. Todo esto te lo va dando la madurez y sobre todo las experiencias vividas. Yo a veces pienso que a menudo he apretado demasiado al jugador, llegando quizás a bloquearlo, a hacer que no disfrute. Por el contrario, con ese comportamiento he logrado que los porteros a los cuales he entrenado sean muy autoexigentes consigo mismos, algo que les va a ayudar mucho en sus carreras. El secreto está en saber controlar ese nivel de autoexigencia contigo mismo y con los demás, para que no te genere ni les genere frustración a los jugadores, aquí eso es fundamental. He vivido momentos muy especiales con Wayne en ese aspecto, recuerdo que frente a Orlando Pirates, fuimos al partido con mucha presión al partido, un error suyo en el último encuentro lo colocó en el punto de mira. Con 40.000 espectadores y un ruido terrible de vuvuzelas, casi ni nos escuchábamos las voces, durante el calentamiento me dijo que este año no estaba disfrutando jugando, le conteste: “¡No nos van a joder! De esta salimos, juega por tu familia, por tus hijos, por la gente que te quiere, la vida no va de esto, va de ser feliz, y pase lo que pase aquí, la gente lo va a olvidar en dos semanas. Este partido es algo insignificante en tu vida, tan solo haz tu trabajo y disfruta, como lo hiciste la temporada pasada”. Recuerdo que paramos a mitad del calentamiento y tuvimos esta conversación. Su rendimiento aquel partido fue espectacular y continúa de la misma manera. Recuerdo que un día me dijo: “Tu entrenador, disfrutas la vida”. Y yo por dentro pensaba “Si tu supieras, el tiempo que me ha costado aprender a hacerlo”. La noche anterior a cada partido, visionamos su última actuación pero siempre dejamos unos minutos para hablar de otras cosas. Hace unos años era impensable que motivara de esta manera a un portero, aquí en África, hay que apretar desde el corazón, es ahí donde hay que saber adaptarse. Por eso yo soy feliz aquí, las personas que me conocen saben que lo que a mi me mueve es el corazón. 
 
El país y sus costumbres tienen totalmente subyugado al portero vizcaíno- Vista la Copa de África reciente, sus selecciones siguen cojeando tácticamente, al jugador africano los corsés les aprietan demasiado... 
 
Es que no tienen porque ser buenos tácticamente porque no han tenido la oportunidad de aprender, ni de trabajar en su etapa de formación con las condiciones adecuadas ni con unos técnicos debidamente formados y preparados. Aquí es habitual ver como los dos laterales suben a la vez, mientras uno ataca el otro no cierra y mirando el juego va acompañando por el otro lado y termina también arriba. Los dos centrales cómo no, se quedan defendiendo solos. Prestan demasiada atención al balón y no observan los espacios, ni donde están sus compañeros ni la posición de los adversarios. Hay que crear conductas de la nada, y mientras ganar claro, porque esto es fútbol profesional.  
 
- Y en tú caso hay que hablar de porteros: hemos visto auténticos felinos capaces de las mayores 'cantadas', sobre todo en las salidas... 
 
Es un problema de irresponsabilidad más que de otra cosa, a menudo toman riesgos innecesarios, no miden bien lo que van a ganar con lo que arriesgan. Ponen 100 euros encima de la mesa para ganar solamente 1. Llevo ya casi dos temporadas aquí y hay situaciones que se repiten en muchos partidos. Te voy a contar una anécdota: Hace unos meses disputamos un partido amistoso contra un equipo de segunda división, acudímos con un portero profesional y otro de la academia. A falta de 15 minutos con empate a cero el mister decidió dar entrada al portero del equipo filial. Tras realizar el calentamiento, a segundos de entrar en el campo le dije: “No asumas riesgos innecesarios, esto es fútbol profesional, somos Sundowns y venimos a ganar este partido aunque sea amistoso, venimos a hacer nuestro trabajo”. Pues bien, entra al campo y al de 30 segundos recibe el balón de un defensa que estaba presionado, y sin espacio ni posible salida clara, fuerza la situación para intentar salir con el balón jugado, pierde el balón y tiene que salvar la situación con un 1 contra 1 que resuelve bien. Hacía 30 segundos que se lo había explicado, no es solo técnico-táctico, es también de mentalidad, de concepto de juego.  
 
- Tienes varios porteros a tú cargo, alguno internacional incluso, ¿cómo ves su nivel respecto a la liga española? Sus aptitudes... 
 
Tengo dos internacionales, Wayne Sandilands por Sudáfrica (blanco) y Denis Onyango por Uganda (color). Luego esta Calvin Marlin (blanco) que en su momento también fue internacional por los Bafana Bafana. Estoy contento con los tres, Wayne Sandilands ha crecido muchísimo, es un portero en progresión constante, con una energía terrible, muy rápido, siempre aporta, comete muy pocos errores y siempre aparece en situaciones límite. Cuando llegué aquí era el tercer portero, lo ha conseguido todo a base de trabajo. Calvin Marlin es un portero inteligente tácticamente, sin tener unas grandes cualidades físicas sabe exprimirlas al máximo con su experiencia y a sus 35 años es un buen complemento para Wayne, aprieta entrenando pero asume su rol y le ayuda. Denis Onyango es un portero con muchas cualidades pero que no ha tenido suerte, con una presencia física espectacular y unas posibilidades terribles. Wayne podría jugar en mejores ligas, lo que pasa es que ocupa plaza de extranjero y a sus 28 años, es mejor para el asegurar su futuro aquí con un contrato de 4 o 5 años que ir a probar suerte. Casado y con 2 hijos tiene que pensar en su familia y para él eso es lo más importante. Calvin esta de vuelta ya, acabando su carrera y a Denis hay que hacerle ver que es más portero de lo que ha demostrado hasta el momento, tengo que conseguir sacar lo que lleva dentro. Cómo digo muchas veces, los tres son diferentes, son un reto personal diferente, es lo que más me gusta de este trabajo. 
 
Los Sundows se mantienen como líderes de la PSL sudafricana- ¿Se han leído tu libro de metodología bajo palos? O les sirve de instrumento de percusión... 
 
No les dejaría que se leyeran semejante “ladrillo” jajaja. Hablando en serio, el libro es simplemente una descripción del patrón técnico de conducta con el que trabajo, una visión personal de cómo considero que deben de ejecutarse los gestos diferentes gestos técnicos. Su castellano es bastante más “escaso” que mi inglés así que no tienen la opción. Ni les he regalado una copia porque lo único que podrían hacer sería ver las fotos. Por cierto, Wayne si que me regaló un libro, una biblia, es una persona muy creyente, se recorrió todas las librerías de Johannesburgo creo yo, pero al final lo consiguió, se hizo con una biblia en castellano y me la regaló.  Hoy mismo he recibido otro regalo, unas botas. Como para no entregarme en mi trabajo con todo lo que recibo a cambio. 
 
- ¿Cómo ves la final de Copa a miles de kilómetros, podrá este año el Athletic sacarse la espina de Valencia? 
 
La verdad es que va a estar complicado, no vamos a descubrir ahora al Barcelona. Hace falta que el Athletic esté al cien por cien y que el Barcelona no tenga su día. Todavía recuerdo aquella final, con los dos centrales del Barcelona en la línea de fondo en cada saque de meta y sacando el balón jugado sí o sí, le hicieron lo mismo al Madrid esta temporada, menudo espectáculo. A mi me preocupa más el día que tenga el Barcelona, vamos a ver si salimos apretando y haciendo que no se sientan cómodos desde el inicio. Yo creo que es la única manera de poder rascar algo. 
 
- En el talante africano la actitud del Real Madrid de negar su estadio a los dos finalistas chocaría...
 
 
Con decirte que aquí nosotros podemos jugar como local a una hora de avión para que los aficionados de otras zonas del país puedan también vernos jugar creo que te lo digo todo. Para hacerte una comparativa, aquí se podría jugar un Athletic – Real Sociedad de la 10ª jornada de liga en Madrid y jugando el Athletic como local o viceversa. Aquí los estadios son compartidos, muy pocos equipos tienen su propio campo.   
 
- Déjanos un saludo en zulú para los lectores de El Desmarque Bizkaia que a partir de ahora te podrán seguir en el blog 'Memorias de África'... 
 
A menudo, tras finalizar la sesión de entrenamiento suelo quedarme a comer en nuestras instalaciones en compañía de varios empleados del club, siempre me despido de ellos de la misma manera: Ngiyanithanda kakhulu! (Os quiero mucho) 
 
Leer la primera parte de la entrevista de Jon Pascua Ibarrola en El Desmarque. 
 

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *