Txetxu Rojo (Parte II): "Disfruté como el que más con la gabarra, pero dentro es cierto que se vive de otra forma" - ElDesmarque Bizkaia
Secciones

Txetxu Rojo (Parte II): "Disfruté como el que más con la gabarra, pero dentro es cierto que se vive de otra forma"

Un contenido de:
Asís Martín

Viernes, 10 de octubre de 2014. 06:15

Txetxu Rojo, comensal de lujo en Los Tamarises. Es todo un apasionante curso de fútbol poder comer en Los Tamarises con el legendario Txetxu Rojo, paladeando toda la sabiduría que encierra el técnico de Begoña, un zurdo legendario en la historia del Athletic Club. Clase a raudales, carácter a prueba de bombas y miles de anécdotas salpican la trayectoria como león de este matxorri que fue capitán en tres etapas, y que disputaba nada menos que 541 partidos oficiales como rojiblanco. Anotó 67 goles, pero aparte luego supo hacer carrera también en la banda, sin meternos en sus otros equipos, su contador se paraba en 69 encuentros dirigiendo al Athletic tras haber sido previamente ayudante de Howard Kendall.

Y es que lo británico parece estar siempre ligado a su trayectoria. Admiraba mucho a Ronnie Allen y encima Txetxu se retiraba en 1982 tras un increíble homenaje en San Mamés ante la selección inglesa que luego jugaría el Mundial de 'Naranjito' en la Catedral. Un campo mítico que pudo despedir en primera fila dirigiendo junto a Iñaki Sáez a la selección de Bizkaia que además se impuso esa noche al equipo de Marcelo Bielsa. "El Athletic es mi casa de toda la vida", como él mismo nos apunta, más que un Club en el que tuvo muchas alegrías y algunos sinsabores, como "perder la final de UEFA del 77" o retirarse justo antes de ganar la primera Liga de Clemente cuando "creía que aún podía dar un buen año y ayudar".

- Hace unos meses, aquí mismo, Manolo Delgado nos contaba que "Txetxu no es chulo, lo que pasa es que tenía el porte y el feeling de los que son buenos y lo saben"...
Manolo es un fenómeno jajaja, lo que pasa es que yo siempre he sido tímido y soy serio, pero luego ves que soy totalmente distinto en la cercanía, como me dice la gente cuando luego me conoce. Yo he sido tímido desde chaval, y hasta firmar autógrafos por la calle me daba apuro, pero en el día a día hablo y escucho mucho a todo el mundo. Soy de convivencia fácil.  - Una divertida anécdota: tras un partido en sala de prensa te quisieron picar preguntándote por lo que había dicho previamente Jorge D'Alessandro, y tu respuesta fue: "¿Pero cómo voy yo a discutir de fútbol con D'Alessandro? Si él era portero y yo extremo zurdo"...
Fue un día que le ganamos 4-1 con el Salamanca con unos golazos, además jugando muy bien y estando con uno menos creo. Luego él salío antes y dijo que si sólo habíamos jugado balones largos, etc... como haciendonos un poco así. Y salí y dije 'no pasa nada, es que cuando jugabamos yo era delantero y me dedicaba a centrar desde la banda y él, que era portero, lo que hacía era pegar balonazos arriba'... jajaja. Pero lo dije en el buen sentido ehh, por hacer una broma.  - Terrible el episodio con el policía nacional en Las Palmas cuando fuiste a sacar un córner...
Sí, cuando iba a sacar desde la derecha, no había casi espacio, él tenía un banco y le pedí por favor que me dejara sitio, y resulta que se levantó y me agarró... Pero no pasó nada, ibamos ganando jajaja.
 - Se cuenta que chocaste con Milorad Pavic y que te quitó la capitanía y todo...
Mira, yo siempre me llevé bien con él, de hecho me llamaba cuando venía, cuando fue al Málaga, etc... Pero una vez nos dio una charla del tipo 'tenemos que ir a la guerra', y yo le dije, con todo el respeto, 'no, lo que tenemos que hacer es jugar mejor al fútbol y ganar'. Pero nunca me quitó la capitanía. Estuve en tres etapas de capitán en el Athletic y siempre dí la cara y dije lo que pensaba con educación. Fue un orgullo para mi. De hecho si me la hubieran quitado jamás hubiera aceptado volver a cogerla.  - Lo cierto es que tus futbolistas reniegan de esa imagen altiva y dicen que has sido un padrazo para ellos...
No me gusta decirlo pero tanto en Zaragoza, en Salamanca o en Vigo no querían que me fuera del equipo. Jamás he tenido problemas con mis jugadores siempre que se cumplieran las 7 u 8 pautas que hay que seguir, empezando por el entrenador, porque si no mal vamos. Por ejemplo, si se dice algo se dice en privado. Pero he tenido buena relación hasta con los que no jugaban.  - Entrenando echabas partidillos con tu plantilla y el legendario periodista de TVE Martínez Campos decía "está para jugar, si es mejor que sus jugadores..."
Físicamente siempre he estado bien, de hecho de interior parecía que corría más que en la banda. Aparte me he cuidado mucho, hoy día sigo haciendo ejercicio, es algo que siempre me ha gustado. Ir a correr por ejemplo me encantaba, pero ahora ya la rodilla me da problemas y lo he tenido que dejar por hacer otros ejercicios en casa y por andar mucho.
 
- ¿Te dio pena tener que colgar las botas justo antes de ganar aquellas dos ligas?
Sí, me dio pena, creo que podía haber jugado un año más y no lo hice. Tenía una gran ilusión y disfruté como el que más con la gabarra, pero es cierto que si estás dentro del grupo las sensaciones son distintas. Las vivencias con los compañeros se viven de otra forma, pero bueno, que me alegré tanto como si la hubiera ganado yo, ehh.
 
- Hay también versiones sobre tu adiós en quel momento...
Es un tema del que no me gusta hablar, pero hay mucha literatura sobre aquello. Por un asunto que no viene al caso contar creo que alguien pensó erróneamente (creyendo que así ayudaría a Javi Clemente en su trabajo) que tal vez yo tuviera demasiado peso en el vestuario. Pero no era cierto, yo quería ayudar con todas mis fuerzas.
 - Aún así el segundo con más partidos tras el 'Txopo' Iribar en la historia del Athletic...
Y eso que antes en Europa solo jugabas eliminatorias, o no había cambios y eso te quitaba opciones de sumar.  Ahora hay mucho más margen, juegas diez minutos y ya es un partido más. Antes tenías que ser siempre titular. Es un honor estar tantos años y sobre todo defender al Athletic, que es lo principal.
 - ¿Qué le hizo Eneko Arieta a Simonet en tu debut contra el Córdoba?
Eso me lo guardo. Si quieres cuentalo tú jajaja. Nota: Siendo Rojo un chaval un duro defensa le amenazó para intimidarle según empezó el partido. Le oyó Arieta, se le acercó y le dijo 'como le toques al chico te las verás conmigo'. Durante el encuentro Simonet cazó a Txetxu, y Eneko, que ya le había avisado, le dio en una jugada posterior tal leñazo que antes de que el árbitro le sacara la roja se fue el solo directo a los vestuarios.   - ¿Y el mote de 'Polvorilla' de dónde venía? Yo no hablaba mucho en el vestuario, tenía muchísimo respeto a los veteranos, pero un día levanté la mano y hablé bien pero deprisa, y entonces dijo Juan Mari Zorriqueta: 'ha estallado la pólvora por fin', y de ahí salió el mote de polvorilla jajaja, pero solo me lo llamaban dos o tres.
 - Siempre se te cita en la memoria colectiva como un 'extremo de extremos', pero tus cualidades eran más propias de un interior...
Es que siempre había sido interior en los juveniles, metía goles, también iba bien de cabeza, pero al subir Piru Gaínza me puso de extremo, ya en los años últimos con Estanis volví a jugar de interior y él en banda. Siempre me ha gustado más, me encontraba más a gusto, porque participaba más, te movías más e incluso también te podías ir a la banda. Porque de extremo parece que tenías que ocupar siempre la misma zona y estar allí clavado. También me intercambiaba con Iñaki Churruca los puestos, pero sí curiosamente he quedado como un '11' cuando mi puesto era el de interior.
 
- Algún compañero que destacar...
Siempre ha habido muy buenos compañeros en este Club, con mucha calidad y nivel. Koldo Agirre era muy buen jugador, Antón Arieta tenía grandes movimientos, Fidel Uriarte era magnífico, Churruca cuando vino era otra figura, o antes Piru, Artetxe, Mauri, Maguregui, o Eneko que le encantaba a mi familia. Y no solo hay que hablar de los futbolistas técnicos, también Larrauri por ejemplo hacía un trabajo increíble cortando balones. Todos han sumado.
 
- Por cierto, hay homenaje a Antón Arieta en Tabira este domingo...
Con lo poco que le gusta salir jajaja. No suele acudir a las comidas de veteranos y además es muy bromista. Una vez nos dice 'no os preocupéis que a esta voy fijo', le pasa Lasa a buscar con el coche y Antón se acerca y le entrega una foto firmada para nosotros diciéndole: 'ves como si que voy a estar presente en la mesa' jajaja
 - Que crack. Las finales de UEFA y de Copa perdidas en el 77 fueron un palo tremendo...
Sí, fue una pena aquel año, el más triste. Perdímos a penaltis con el Betis cuando lo teníamos ganado, en la Liga fuimos terceros, encima casi ganamos a una Juve que tenía ocho o nueve titulares de la Italia que fue campeona del mundo en Madrid. Fue duro, mucho, pero el reconocimiento de la gente en San Mamés al acabar es una de las cosas que más recuerdo en mi vida.
 - Despedida ante la selección inglesa en La Catedral. Además antes sin internet ni canales de Tv ver a los 'pross' era casi una aparición divina, nunca se había enfrentado a un club...
Era la primera vez, por tanto algo excepcional, ayudó que jugaban el Mundial en Bilbao y encima vino Ronnie Allen con ellos. Fue algo muy emotivo, fue un buen partido, algo inolvidable en mi vida y creo que la gente se lo paso muy bien.
 - terminamos con otro pedazo de historia: dirigir a la Selección de Bizkaia junto a Iñaki Sáez en la despedida de San Mamés y encima ganando...
El Athletic ha sido mi único equipo profesional tras llegar con 14 años al Firestone y aquel día se acumulaban muchos recuerdos. Fue una noche fenomenal, creo que estuvo sensacional de principio a fin, y es un recuerdo imborrable para todos los presentes. Me acordaré de aquel día pero también de mil detalles y de pequeñas anécdotas, hasta de como se sacaba el córner desde cada esquina, no sé, hay tantas cosas inolvidables de San Mamés...
@asismartin
 

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *