Secciones

El Athletic, un modelo para el fútbol

Un contenido de:
Alejandra Herranz

Sábado, 28 de Marzo de 2020. 21:31
Iñaki Williams se toca el corazón y el escudo del Athletic Club.
Iñaki Williams se toca el corazón y el escudo del Athletic Club.

Llegaron los expedientes de regulación temporal de empleo (los ERTE) a la Primera División del fútbol español. Al FC Barcelona, Atlético de Madrid y RCD Espanyol, se sumó el Deportivo Alavés. En otras divisiones, son 17 los clubes que han presentado un ERTE en este contexto de crisis de coronavirus.

Desde la FIFA, su presidente Gianni Infantino ha advertido a los clubes europeos que, ante la prospectiva desalentadora, habría que reducir sensiblemente los salarios de los jugadores mientras dure la pandemia. Inclusive, habló de diseñar un nuevo fútbol para el futuro post coronavirus.

La realidad sanitaria impacta de llenó en la vida socioeconómica y acaso por este impacto, el momento es bueno para la reflexión acerca de qué realidad plausible, es decir, qué modelo, es el más adecuado para la institucionalidad individual (léase: la forma socio-legal de los clubes).

Las SAD, un modelo fallido

En LaLiga Santander conviven una mayoría de sociedades anónimas deportivas (las SAD) y apenas cuatro asociaciones deportivas no mercantiles, dadas por el Real Madrid, el FC Barcelona, el Osasuna y el Athletic Club.

El de las SAD, desde mi punto de vista, resulta un modelo institucional fallido, por la constante inyección de capital que requieren y por el contexto de creciente intermediación en el que está inmerso el fútbol.

En este marco general de crisis por coronavirus, irrumpe una noticia, ya dada en ElDesmarque Bizkaia: el Athletic es el club más saneado ante la recesión y dispone de 188 millones de euros en caja. Y no hay pensado ni un ERTE ni rebajas salariales para los jugadores del primer equipo.

Aunque, en el peor escenario, el Athletic puede llegar a perder 30 millones de euros, como se informa en el diario El País en el desglose de potenciales pérdidas: 18,8 millones por derechos de televisión, otros 7 millones por cuotas de socios y socias y casi 3 millones por los ingresos de taquilla para los partidos que restan.

El palacio de Ibaigane, sede del Athletic Club de Bilbao.
El palacio de Ibaigane, sede del Athletic Club de Bilbao.

Es decir: el Athletic cuenta con recursos propios para capear el temporal del Covid-19.

Se agradece el trabajo del analista económico Roberto Bayón, que siempre está observando con lupa los números de nuestro fútbol: su estudio coloca al Athletic en un buen lugar para afrontar estas circunstancias excepcionales. Los otros clubes de Primera con una deuda neta negativa con el SD Eibar, el Real Madrid, el CD Leganés, el Celta de Vigo, el Sevilla FC y el Villarreal CF.

Recordemos que, para la presente temporada, en el Athletic no se realizaron fichajes: nos quedamos con lo que había en casa.

Democratizar el fútbol

Y acaso ahí está la clave: la casa propia, bere etxea. La geografía extendida a una identidad definida, a la cantera de Lezama, en la filosofía propia. Sin estridencias, con presupuestos ajustados a la realidad y no sobredimensionados a la intermediación a costa de un apalancamiento (deuda sobre patrimonio) que condena la viabilidad de la institucionalidad de cada club.

Tal vez sea el Athletic Club de Bilbao el modelo que muchos otros clubes deban mirar. Y, en caso de que emprenda cada club una reforma teniendo en cuenta el funcionamiento del Athletic, tal vez el fútbol se democratice y las ligas se hagan de finales impredecibles, en vez de contar con el duopolio de hecho, una clase media futbolera y una gran clase media empobrecida sin oportunidades.

Porque nos hace falta un fútbol más democratizado y menos sobredimensionado.

Alejandra Herranz, periodista y blogger 

@aleherranz

1 comentario

  1. Joan

    Totalmente de acuerdo y ademas los clubs que deben dinero juegan con ventaja tendria que estar prohibido es muy comodo fichar un jugador top y no pagarlo por tener deudas

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *