Secciones

No te puedo creer

Un contenido de:
Ramón Hernández

Miércoles, 07 de Noviembre de 2018. 09:16
Escribe en ElDesmarque el periodista Ramón Hernández.
Escribe en ElDesmarque el periodista Ramón Hernández.

“No te puedo creer”. Esta es la respuesta que le he dado a más de un aficionado rojiblanco en los últimos días cuando, hablando del Athletic Club, han soltado aquello de que “esta temporada ya nos hemos quedado sin objetivos”. ¿Sin objetivos?

A ver si nos enteramos o es que yo vivo en otra galaxia. Al Athletic se le ha quedado un panorama con un pedazo de objetivo como es la permanencia. Creo que, visto lo visto a estas alturas, decir esto bien alto y bien claro no es ni ir de agorero pesimista ni querer echar agua al vino.

Si analizamos con un mínimo de rigor la situación, hay pocas cosas que apunten en otra dirección. De puertas para adentro, el equipo es ahora mismo como un paciente del Doctor House a mitad de capítulo. No recuerdo un sólo equipo que no haya sufrido hasta el final con la potencia de fuego de este Athletic.

Se ha podido echar al traste el futuro en Bilbao de un entrenador que vino ofreciendo una cosa y ha terminado vendiendo otra en la que posiblemente no cree

La incapacidad para crear peligro y generar situaciones de gol aboca a los partidos a un nivel de efectividad sólo al alcance de los equipos top y deja muy pocas posibilidades de éxito a poco que los rivales hurguen en su sistema defensivo. Lo poco que necesitó el Espanyol para llevarse el partido ha sido sólo el último ejemplo. La Real ganó de aquella manera y no quiero perderme en otros antecedentes redundantes.

Eduardo Berizzo en su presentación junto al presidente Josu Urrutia.
Eduardo Berizzo en su presentación junto al presidente Josu Urrutia.

Lo más llamativo es que se ha llegado a esta situación con un auténtico embrollo mental en el capitán que debe guiar desde el banquillo este proyecto. Berizzo tuvo una larga pretemporada por delante para ver, probar, conocer y ensayar con su plantilla. Sin esos “incómodos” partidos de clasificación europeos que ahora tanto echamos de menos.

Viendo su actual bandazo táctico y su nueva elección de jugadores queda claro que, o bien no calibró el nivel del material humano que tiene a su disposición para ajustarse a sus postulados... o el justificado ambiente de verdadera preocupación que hay en torno al equipo han podido echar al traste el futuro en Bilbao de un entrenador que vino ofreciendo una cosa y ha terminado vendiendo otra en la que posiblemente no cree.

Los próximos partidos, pocos, dictarán sentencia en este sentido porque no me imagino a ningún técnico sostenido en un club con más de diez partidos sin ganar y en puestos de descenso.

Ni yo ni ustedes escucharemos a ningún jugador decir que ahora mismo el vestuario no sabe a qué atenerse con el giro orquestado por Berizzo, pero me preocupa la explosiva mezcla entre que eso realmente se esté produciendo y las recientes palabras del técnico aludiendo a que su plantilla tiene la calidad “justa” para salir de esta situación.

La soledad de un hincha del Athletic Club en la grada de San Mamés
La soledad de un hincha del Athletic Club en la grada de San Mamés

Y de puertas para afuera, percibo un panorama global en esta Liga que es toda una invitación para estar preocupados. Está muy bien decir que con dos victorias seguidas las cosas cambiarán, pero eso ahora mismo son castillos en el aire para un equipo que ha ganado uno de once.

De los tres que están detrás, el Huesca empató en San Mames, el Rayo perdonó la goleada en la primera parte en Vallecas y al Leganés se le ganó en el descuento en La Catedral. Pero si echamos un vistazo a los que están por delante, creo que el Villarreal, el Valencia, el Celta, la Real o el Betis son malos compañeros de viaje para jugarse con ellos las castañas si esta situación perdura.

Queda mucho para que esto cambie, es cierto, pero equipos llamados a estar en el último furgón de la Liga han cogido ya mucha distancia y han demostrado tener y ceñirse a un plan en el que creen y que les está dando muchos puntos.

Si a estas alturas del artículo no les caigo simpático lo entiendo, pero ahora mismo una cosa es decir que hay que ser positivos y que seguro que se sale de esta (somos el Athletic) y otra quedarse corto a la hora de analizar cómo están las cosas.

La decepción en Raúl García tras la derrota del Athletic en Cornellá (Foto: LaLiga Santander).
La decepción en Raúl García tras la derrota del Athletic en Cornellá (Foto: LaLiga Santander).

Por último, en el horizonte de esta temporada está el proceso electoral y ya sabemos cómo son esas fechas. Si hay debate entre diferentes candidaturas, como así parece, ese foco será un “enemigo” más a la hora de centrar al equipo en una lucha que esperemos que por entonces esté más desahogada en la clasificación.

No sé si futuros candidatos verán o no incoherencias en la actual gestión del club como Josu Urrutia dijo verlas en los anteriores, pero está claro que unas elecciones y una situación delicada del equipo sería el peor de los escenarios. Termino como empezaba. No me puedo creer que alguien piense que el Athletic se haya quedado ya esta temporada sin objetivos.

Por Ramón Hernández, periodista de Radio Nacional

@RamonHdezRNE

1 comentario

  1. Miguel

    ‌Comulgo con todo lo que dice este sr el que no quiera ver la situación es que tiene cataratas o esta ciego.Esto ya se veía venir hace dos años con los pies en el suelo y siendo objetivos hay jugadores que cobran como craks y no dan la talla para jugar en 1 división Aúpa Athletic

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?