Desde mi celda: a propósito de Damaris Egurrola

Un contenido de:
Kuitxi

Lunes, 30 de Marzo de 2020. 12:41
Damaris golpea el balón rodeada de jugadoras del Espanyol (Foto: Athletic Club).
Damaris golpea el balón rodeada de jugadoras del Espanyol (Foto: Athletic Club).

Pena. Tristeza. Indignación. Viernes de pasión. Cuando tantos 'Cristos' estaban muriendo luego de un tormento innecesario. ¿Era, en verdad, el mejor día o momento para ir a la radio y hacer propaganda de 'su libro'? Luego de llamar o haber sido llamado. No me consta si fue el 'Medio' o el padre de la 'medio centro'. Una emisora que se hallaba volcada en el factor humano del deporte. En palpar el corazón en estos días tan duros. En compartir con los 'referentes' a fin de que de ellos tomaran ejemplo. "No salgáis de casa". Claro que "siempre habrá inconscientes que se salten la norma" y asalten la calles con pretextos tan burdos como canallas. Para eso nos ponemos en contacto con los deportistas. Si ellos aguantan en la 'celda' de sus hogares sin rechistar, más le valdría a la persona que se salta el confinamiento lo de la piedra de molino al cuello y arrojarse al mar. Y en medio de esto...

Un hombre que entiende que es caso excepcional el suyo. Que es lícito caminar entre cadaveres con tal de alcanzar el altavoz que le ofrece la radio. Porque entiendo que era el periodista el que quería saber y no el padre el que quería dar a conocer. Haya sido de una manera u otra, se faltó a la ética por ambas partes. Porque contra el vicio de pedir, la virtud de denegar. O contra el de ofrecerse, lo rotundo de decir que no. Pero como llueve demasiado como para cerrar el paraguas y que se moje así el que pregunta como el que indignado responde. Que no estará solo el padre que, con intención de protegerla, deja a su hija fuera de los focos y recibe la ayuda necesaria de Tamara Ramos, abanderada en la lucha por los derechos de las futbolistas.

Juicio sumarísimo. Con nocturnidad y alevosía. Dos partes. Tres personas. Pero hay una tercera que no estará presente. Tal vez haya sido invitada y rehusó. Pero como nada se dijo por parte del periodista, no sabemos si el Club, tercero en discordia, dijo que no o simplemente no fue citado. El Athletic Club en la picota. Plaza pública y a oscuras. Una institución de 122 años puesta en entredicho. Y si ella lo está siendo, todos los que pertenecemos a este 'Caso único en el mundo' deberíamos darnos por aludidos. Si el Athletic es señalado, no miremos al dedo que lo inculpa, sino al sol que nos alumbra, a ese astro rey que es el fútbol desde que se hizo carne en el Athletic.

La jugadora del Athletic Club femenino Damaris Egurrola entrevistada en San Mamés
La jugadora del Athletic Club femenino Damaris Egurrola entrevistada en San Mamés

Un nombre que Pablo Egurrola, padre de Damaris, no pronunciará como tal. "Mi hija y yo no queremos seguir en ¡ese club!". Ojos que no ven / corazón que no siente. Equipo cuyo nombre no sale a escena, 'caso único en el mundo' que se desvanece y pasa a ser "ese club". Pero es que, respetado Pablo Egurrola, "ese club" al que le niegas el nombre de su existencia fue el mismo que, entre ella y tú, elegisteis para que la futbolista pudiera crecer. En entendimiento y sabiduría. Teníais mil en todo el mundo. Y fue a "ese club" al que os dirigisteis. ¿Por qué? ¿Cómo no haber intuido que tras ese cristal rojiblanco se escondía la mirada turbia de la bruja de la Cenicienta? O de esa otra que, a engaños de chocolate, hizo suyos a Hansel y Gretel para que les sirvieran de alimento en su festín.

U ogro. 'Ogro' "ese club" por esclavizar a una deportista. Por tratar de sacar dinero tratándola como pura mercancía. Pero, respetado Pablo Egurrola, tanto tiempo a su lado... ¿y no te dio como para conocerlo?. "Este club" 'miserable' que se empeña en retener contra vuestra voluntad a una futbolista sobre cuyo talento uno ya se pronunció desde aquel día que salió a escena avalada por el Athletic. ¡Qué futbolista tan talentosa! ¡Qué maravilla! ¡Qué zurda! ¡Qué joya ha pulido el Athletic Club! Una suerte de mezcolanza gracias a la aportación de Yeste, Argote y Txetxu Rojo. Aquell@s que saben de qué iba 'Luis' cuando oficiaba sobre el verde dan por seguro que Damaris Egurrola era y es MI DEBILIDAD.

Pasaba el tiempo y, cada vez que la veía, así en Lezama como por televisión, temblaba presintiendo un oscuro final para mi Athletic. Y otro muy brillante para ese otro club que en breve se haría con sus derechos. La última vez que lo hice fue con motivo de ese Athletic-Tacón. En San Mames. "Europa entera la está mirando; qué poco tiempo nos queda para disfrutar de ella como leona". Se escribió la crónica del partido. ElDesmarque Bizkaia dio fe. Ahí debe andar. Lo digo por si alguien quiere saber si el elogio de ahora es idéntico al de entonces.

Damaris Egurrola cumplió 100 partidos como leona ante el Rayo Vallecano (Foto: Athletic Club).
Damaris Egurrola cumplió 100 partidos como leona ante el Rayo Vallecano (Foto: Athletic Club).

Tacón roto. Todo indica que la poderosa bota de Florentino Pérez ha empezado a pisar el suelo de las canteras donde los técnicos del fútbol base han picado de lo lindo hasta separar piedra y diamante. Qué fácil le resulta al magnate rico y poderoso. Qué sencillo conformar un once campeón. El mismo que despreció a la mujer. El que no la veía vestida de corto, mucho menos de merengue. Pero como fue advertido, y la 'plata' le sobra, se ha remangado para llevar a cabo un duro trabajo. El de señalar con el dedo. El de citar. El de extender un cheque. Y que ellas firmen. Cómo no hacerlo. Será por dinero. De seguido, dos manos que se estrechan. Foto al canto. Un micrófono a la boca: "De pequeña me despertaba tras haber soñado que marcaba goles con el Real: ¡HALA MADRID!"

Y todo porque el número de títulos por temporada podría aumentar. ¡Qué es eso de que el FC Barcelona se jacte de ganar la Liga Primera Iberdrola! Y eso otro de que hasta el Atlético de Madrid nos mire por encima del hombros. Pero lo que más 'le pone' a Florentino es que haya un 'Clásico' librado por mujeres. Real Madrid versus Barcelona. De eso se trata. Nada por aquí, nada por allá. No hay truco. Ni siquiera magia. Se trata de que el Bernabéu se pete y las teles revienten por el share. Lo que a "ese club", que dice el respetado Pablo Egurrola, le ha costado Dios, la ayuda del Sondika y un trabajo soberbio de 20 años a Florentino Pérez no le llevará más que el esfuerzo de unos dedos al firmar.

Decía Ainhoa Tirapu, portera y capitana del Athletic, que "no es justo que una niña del Real Madrid se quede sin poder cumplir su sueño de jugar en su Club". Decía, al mismo tiempo, que "me preocupa su irrupción porque, con nuestra filosofía, su fuerza económica nos puede afectar. Pero nos levantaremos. Seguro". Su fuerza económica, dices. O sea, que el dinero no sería problema para el Florentino del Real Madrid, para el Real Madrid de Florentino. Y si no es por falta de liquidez, yo te pregunto, respetado Pablo Egurrola, ¿cómo entender que sea problema que el Athletic pretenda 100.000€, o más, como compensación por dejar en otras manos aquello que con tanto cariño, mimo y profesionalidad ha tratado?

"Sí, lo puedo decir: 24.000 euros al año cobra mi hija". Y el Athletic, "ese club" sátrapa y canalla, queriendo hacer caja luego de "tanto sacrificio hecho, de tanto dinero gastado desde el día aquel en el que Damaris decidiera que "es el Athletic el equipo al que quiero ir".

Damaris Egurrola pugna con una jugadora japonesa (Foto: uefa.com).
Damaris Egurrola pugna con una jugadora japonesa (Foto: uefa.com).

El entrevistador, indignado por estas cuestiones mientras, en soledad, tantas personas estaban cayendo víctimas de un virus al que se le había robado el protagonismo para dárselo al padre de una futbolista de "ese club". Tamara Ramos, mujer luchadora invitada a una fiesta tan triste como evitable, sabiendo que hay tanta gente 'colgada' del 'Larguero', aporta su granito de sabiduría: "¡El dinero que os habrá costado su permanencia en el Athletic!". Y el Athletic, "ese club" tan malvado, sin poderse defender. Pablo Egurrola, mesedez, ¿crees de verdad que era el mes, el día, la noche para acudir a la radio a hablar de 'tu libro'?

Como dice Silvio Rodríguez en 'Te doy una canción': "La ciudad se derrumba y yo cantando". Yo no sé de destinos. Cuando ni de mi presente soy dueño. Confinamiento virtualmente violado. Ni el tema, así pues, lo habría abordado. Pero me pareció sangrante escuchar hablar de libertad cuando la humanidad vive en incesante velorio. Cuando, entrando yo al trapo, el dinero que el Athletic entiende que le pertenece no se lo está pidiendo a tu hija, respetado Pablo Egurrola, sino al Real Madrid, el Club que pretende esquilmar a base de talonario las joyas femeninas que a otros tanto y tanto les llevo pulir.

Pinta mal la cosa para el Athletic Club

Muy mal. Ya pintaba fea cuando el PSG puso sus ojos en ese portento que era y es Irene Paredes. Una suerte de Miguel de Andrés que ve el fútbol desde muy atrás. Y ahora que Lezama pare leonas de tanto talento. En esta época en la que la virtud prolifera porque el Athletic fue en el Estado pionero. Ahora, cuando hasta los 23 a tanta perla les faltan años. Ahora, sí, justo ahora, en el mejor momento que para nosotros es el peor, al rico le da por extender cheques. No le mires, entonces, a "ese club", respetado Pablo Egurrola. Con lo fácil que resulta decirle que, Sí, quiero, al hombre del chasquido de dedos y la inmediata llegada del talento con el que se encapricha. ¿Merecía la pena? ¿Era el día del armagedon esa noche que tú escogiste para clamar justicia? Todos en casa y tú, clamando. ¡Cuánta obscenidad en lo negro de la noche!

Que tome nota el Athletic. El Real Madrid ha entrado en escena. El escenario ha cambiado. Ya lo había hecho cuando Europa puso sus ojos en Lezama. O no se paga como lo hacen los poderosos, o esa camada de leonas que viene rugiendo fuertes abandonará la Catedral para dejarse ver en Circos de esos con emperador de pulgar fácil a la hora de revisar los contratos.

Damaris Egurrola frente al Deportivo en Lezama (Foto: Athletic Club).
Damaris Egurrola frente al Deportivo en Lezama (Foto: Athletic Club).

Si el Athletic se hace a la idea y paga como los poderosos, podría ser un grande entre los grandes. Ahora bien, si el dinero no le diera, el Athletic será, no más, un Club de generar talentos para que, antes de los 23, se le escapen sin remedio. ¿Merecerá la pena?

Se pide, se exige que las leonas jueguen sus partidos en San Mames. Con motivo del partido copero Athletic-Atlético, la Catedral, como hasta a la bandera, y casi un periódico lleno con artículos escritos en su mayoría por mujeres de renombre. "Se merecen jugar siempre en San Mames"; y que su salario se equipare en euros al de los jugadores del primer equipo les faltó decir. Unos días después, Lezama, como de costumbre. No olvido el enfado de Joseba Agirre en aquella sala de prensa vacía. ¿A dónde fueron a dar tantas mujeres briosas? ¿Dónde están, que no las leo? ¿Por qué no coger la pluma ahora y pedirle a Aitor Elizegi que firme a las jugadoras por 3.000.000 de euros?

¡Ya está bien, mujer, ya está bien! ¿Por qué no hacerse fuerte un grupo de empresarias ricas y asumir la existencia del Athletic Femenino con la fortaleza de sus euros? ¡Qué sucede que nada escucho!

Maite Oroz, ese Unai López hecho mujer, en su confinamiento se entrena para estar lista cuando le llegue la hora de acompañar en su viaje a Damaris Egurrola. Al Real Madrid, todo indica. O a otro equipo poderoso. A cualquiera... menos a "ese club" al que se refería mi respetado Pablo Egurrola.

4 comentarios

  1. Carlangas

    Espero que si Damaris no recala en el Real Madrid (ahí están al quite PSG y Barcelona) el que ha perpetrado este artículo cargado de muestras de cariño hacia el Real Madrid y Florentino Pérez se retracte y dedique sus elogios al nuevo club de Damaris y su presidente. Y un consejo al pseudo periodista que ha perpetrado este artículo: si algún día llega otro medio de comunicación y le triplica el sueldo, acepte. Todos en esta vida intentamos mejorar y crecer (también profesionalmente, se lleve bufanda o no).

  2. Juan

    Todo mi apoyo para Damaris y su familia. Este artículo me parece que no tiene ni pies ni cabeza y es una falta de respeto para Damaris y su padre. Un club diferente y "único" como el Athletic tiene que ser capaz de hacer autocrítica, salvo para quienes lo consideran por encima del bien y del mal. Yo soy socio y quiero lo mejor para "este club", pero eso no me impide ver la realidad, la de que hay personas como Damaris o su familia que por mucho amor que sientan por el Athletic tienen derecho a ser tratados con justicia y con proporcionalidad respecto al esfuerzo que se les demanda. Ya está bien de hacer demagogia con los sentimientos de la gente, y menos cuando no se tiene toda la información sobre la relación entre el club y sus jugadores o jugadoras. A lo mejor hay otras razones que no conoce el autor (me consta que las hay), lo que al menos debería valerle para otorgar el beneficio de la duda y no soltar esta sarta de desprecios hacia los Egurrola.

  3. Ramón Haro Hidalgo

    Es triste, muy triste llegar a estos extremos, por desgracia las propias jugadoras tendrían que ser conscientes de la grandeza de este club, que en condiciones normales deportivas es capaz de pintarme la cara a cualquiera, pero ¿es necesario desmantelar un equipo para volver a empezar de cero? Posiblemente por desgracia volveremos a ser unos formadores para que después otros recojan los beneficios, Aúpa Athletic

  4. Joan

    No se que és peor si florentino sacando pasta del ave medina a meca o manu carrenyo en la ser lamiendole el culo un periodista que todavía dice"atletico "en vez de athletic en un medio público és para no escucharlo por no decir las pronunciaciones en catalan de este sujeto

Enviar comentario Ver los 4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *