Secciones

El Cádiz no para de aprender en La Rosaleda

Un contenido de:
Alejandro Muñoz Sabugal

Domingo, 13 de Octubre de 2019. 18:37
Los jugadores del Cádiz celebran el primer gol en La Rosaleda (Foto: CCF).
Los jugadores del Cádiz celebran el primer gol en La Rosaleda (Foto: CCF).

Pasan las semanas y las victorias, como la euforia, no cesan para el Cádiz. La última llegó en un ‘partido trampa’ en La Rosaleda, donde los amarillos -como el propio Cervera afirmaba- continuaron su ‘aprendizaje’. El Málaga llegaba condicionado por las bajas, pero terminó haciendo sufrir a los gaditanos.

A pesar de la gran dinámica en la que se encuentran inmersos, desde la Tacita de Plata afrontaron el duelo con la lección aprendida y la máxima humildad posible. Tanto es así, que cedieron el papel de “favoritos” al Málaga; y lo cierto, es que razones no les faltaban.

Sin ir más lejos, la pasada temporada La Rosaleda fue testigo de la hazaña del Reus con el cadista Querol como protagonista con un gol. Los catalanes llegaban sin apenas efectivos y en una situación delicadísima, pero terminaron venciendo por un contundente 0-3.

Ya en el duelo, el Cádiz apenas tuvo protagonismo con el balón, pero le bastó una genialidad de Salvi para adelantarse con suspense en el marcador. El ‘Choco’ Lozano volvió a evidenciar que cuando se está en racha todo sale y, aunque el VAR tuvo que revisar la jugada, el hondureño sumó su cuarto gol.

Tampoco estuvo exento de polémica el segundo tanto, una obra de arte de Caye Quintana. El Málaga reclamaba unas posibles manos de Salvi en el inicio de la jugada, pero el colegiado -muy cerca de la acción- decretó antes de la contra amarilla que el sanluqueño tenía las manos detrás de su cuerpo.

Caye celebra su gol contra el Málaga (Foto: CCF).
Caye celebra su gol contra el Málaga (Foto: CCF).

Caye volvió a ver puerta, pero en esta ocasión su gol fue bien anulado por fuera de juego. A partir de ahí, como el propio Álvaro Cervera señaló después del partido, el Cádiz pecó de exceso de confianza y tras varias concesiones en defensa terminó recibiendo el gol del malaguista Antoñín.

El técnico quiso insistir en corregir estos errores de cara a jornadas venideras, pues aunque el equipo atraviese un momento de forma espectacular, desde el club quieren dejar claro que no se conforman y quieren seguir mejorando.

Álex es menos Álex sin Garrido

Una de las ausencias notables de la lista de Cervera fue, sin duda, Jon Ander Garrido. El mediocentro bilbaíno se caía de la convocatoria tras una lesión en el entrenamiento del viernes. Por ello, el técnico decidió retrasar la posición de Álex, que formó centro del campo junto a José Mari.

El de Alcalá de Henares adoptó en La Rosaleda un rol más defensivo. Y ello, por supuesto, tuvo consecuencias para el Cádiz, que echó en falta su aparición en segunda línea y su libertad en tres cuartos de campo para asociarse con el tridente ofensivo y encontrar ese último pase tan decisivo.

Destrozando el mito de la posesión

Otra de las lecturas que deja la victoria en Málaga es la posesión. Durante la semana, salieron a la luz los curiosos datos del conjunto gaditano en esta faceta. Y es que, en la categoría, los amarillos son el equipo con menor porcentaje, aunque eso no le impide liderar la tabla de LaLiga SmartBank con mano de hierro.

En La Rosaleda fue un ejemplo más. Los de Álvaro Cervera terminaron el encuentro con un 28% de posesión frente al 72% del Málaga. Y pese a ello, sumaron su cuarta victoria consecutiva para firmar su mejor inicio liguero en Segunda División desde 1939.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?