Ojú, ya saltó el Levante

Un contenido de:
Alejandro Muñoz Sabugal

El Levante festeja el gol de Roger ante el Cádiz (Foto: Cristo García).
El Levante festeja el gol de Roger ante el Cádiz (Foto: Cristo García).

“Que tendrá este viento, que me descoloca”, decía la mítica Chirigota del Love en su presentación en 2002. Y buenamente podría aplicarse a lo ocurrido este martes en Carranza, porque aunque el Cádiz fue el primero en golpear, en apenas cuatro minutos se vio sorprendido por dos arrebatos del Levante.

El gesto de Cervera lo decía todo. Los amarillos habían hecho lo más difícil, adelantarse en los primeros compases del encuentro con una genialidad de Perea, otra más. Pero en dos errores poco habituales en la zaga cadista, los granotas no perdonaron y le dieron la vuelta al marcador.

Afortunadamente para los intereses locales, Cala fue capaz de enmendarlos con un gran cabezazo antes del descanso. Le tocó sufrir al Cádiz, con acciones parecidas al gol que esta vez no terminaron con el mismo final, para llegar al descanso con el luminoso señalando el empate a dos.

Cala, tras su gol en el Cádiz-Levante (Foto: Cristo García).
Cala, tras su gol en el Cádiz-Levante (Foto: Cristo García).

Y lo cierto, es que ahí se terminó prácticamente el partido. El Levante se calmó y eso siempre es buena noticia en Cádiz. El paso por vestuarios sirvió para que los de Cervera tomasen medidas y mostraran una imagen más sólida en el segundo tiempo, corrigiendo los errores que les penalizó en el tramo inicial del encuentro.

Un punto y ya son 24

El punto, posiblemente, no deje contentos ni a amarillos ni a granotas, a sabiendas que sumar una victoria ante un rival directo por la permanencia siempre es un plus. Sin embargo, al Cádiz le sirve para poner la puntilla a una buena primera vuelta. Cualquiera, a estas alturas de temporada, hubiese firmado tener los 24 puntos.

Será difícil, que no imposible, repetir triunfos tan sonados como los de Real Madrid y Barça, pero el Cádiz ya le ha tomado el pulso a LaLiga Santander y esta primera vuelta debería servirle para preparar a conciencia esos partidos donde se esfumaron puntos. La primera parada será Nervión, un escenario complicado para poner a prueba esa madurez de los de Cervera.

Despedirá el curso el Cádiz en Orriols, con la esperanza de no repetir aquello de ‘Ojú, ya saltó el Levante’. Aquella agrupación puede ser una buena inspiración para los amarillos, pues firmar la permanencia ante los valencianos -ojalá antes-, bien sería un primer premio para los de Cervera.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *