Juan Cala, un empresario que lidera la defensa cadista

Miércoles, 11 de Diciembre de 2019. 22:16
Juan Cala, futbolista del Cádiz CF.
Juan Cala, futbolista del Cádiz CF.

Si Juan Cala es en el campo un jugador que ofrece seguridad, fuera de ella es el prototipo de futbolista moderno y con la cabeza bien amueblada. El lebrijano ha llegado a Cádiz en plena madurez profesional y personal y está cumpliendo dos de sus sueños: jugar en el Cádiz CF y llevar adelante un proyecto empresarial íntimamente relacionado con el deporte.

Acaba de cumplir 30 años, pero lleva planificando su futuro desde hace tiempo. En 2008 ya hacía la pretemporada con el primer equipo del Sevilla, un año después debutaba en la Champions y desde entonces ha vivido mil y una experiencias hasta llegar a la Tacita. En el club hispalense se asentó en la élite y en Getafe se confirmó como un central de jerarquía. Grecia, Gran Bretaña y China le hicieron valorar lo que significa jugar cerca de su casa para disfrutar al máximo de su familia y ahora vive sus grandes pasiones.

En el Antoniano, siendo un niño, jugaba de mediapunta. Con el paso de los años fue retrasando su posición y se quedó con el nombre deportivo de Cala, el segundo apellido de su padre. Se lo quiso cambiar en su momento, pero Pablo Blanco, coordinador de la cantera del Sevilla, le dejó muy claro que con Juan Torres Ruiz no llegaría tan lejos como con Cala. Y así se quedó.

El paso de los años le ha servido para darse cuenta de que jugar en China no compensa el sacrificio de estar lejos de los suyos por mucho dinero que paguen. Ahora sale de su casa a las ocho de la mañana y a la una del mediodía está de nuevo en Lebrija. Y eso no está pagado.

Juan Cala, durante el encuentro ante Las Palmas en Carranza (Foto: LaLiga).
Juan Cala, durante el encuentro ante Las Palmas en Carranza (Foto: LaLiga).

Además, a la vez que vive intensamente una etapa profesional defendiendo la camiseta del Cádiz, puede estar encima de varios proyectos. Cuenta, entre otros, con un salón de celebraciones en una bodega de Jerez y lleva adelante un club multidisciplinar donde valen tanto los conceptos deportivos como los valores humanos.

Cuenta el futbolista que plasmó en una servilleta el proyecto de Alma Sport Innovation Center hace tres años y que ya está convertido en una realidad casi al ciento por ciento. Alma es el nombre de su hija y quiere hacerle el mejor homenaje con una idea que empezó a crecer cuando militaba en el Getafe, donde hizo un Máster de gestión y dirección de empresas.

Su idea era que un niño pudiera jugar al fútbol por las tardes, pero que no se quedara en una extraescolar más. Su club le permite disfrutar también de un aula formativa, de clases de inglés o de practicar el pádel mientras los padres también hacen deporte. En la actualidad son 200 niños los que dan forma a ese sueño que nació en una servilleta y que ya es una realidad. Sabe que el fútbol no dura toda la vida y él, con varios años por delante todavía, demuestra que está preparado para triunfar dentro y fuera del césped.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *