Tino y Pardo meten la directa

Martes, 11 de Febrero de 2020. 09:32
La comparsa de Tino Tovar, durante su pase de cuartos (Ayto. Cádiz)
La comparsa de Tino Tovar, durante su pase de cuartos (Ayto. Cádiz)

La segunda sesión de cuartos del COAC traía buenos ingredientes para ser un menú interesante para degustarlo con suma tranquilidad. Sobresalió el primer plato de Tino Tovar y el coro de Julio Pardo, pero ninguna agrupación desentonó. Aquí va la crónica completa:

Abrió la sesión la chirigota infantil ganadora de este año, Los Purrys Babys, que dejaron su desparpajo habitual e hizo las delicias del público. Tras ellos, comenzó el gran banquete que nos tenían preparados para hoy con la comparsa de Tino Tovar, que presentó credenciales no solo para el pase a semifinales, sino para pelear por todo. Pase de altura de ¡Oh Capitán, my Capitán! Desde la presentación que aumentó su potencia, con respecto a preliminares. Dos pasodobles muy buenos, uno a la defensa de la mujer sobre lo conseguido con toque hacia la ultraderecha y el segundo para la exhumación de Franco con un remate tremendo. Dos simpáticos cuplets y un popurrí muy completo.

No bajó el ritmo de la sesión el coro de Julio Pardo y el Canijo, Tócame. Paso adelante de los coristas, con una presentación y popurrí que engancharon más al público del Falla, que los despidió con una gran ovación. Letras de tango para la “orquesta de los EREs” y una segunda haciendo recorrido por todas las campanas de Cádiz. Bonita historia de tango. Dos buenos cuplets para cerrar una gran actuación de cuartos y encaramarse en la zona de arriba. Continuó la chirigota del Taka con los hijos de carota, que demostraron una vez más los carotas que son, con poca vergüenza, pero con mucho arte. Primer pasodoble crítico con el gobierno socialista, ante el auge de la ultra derecha y el segundo un bonito pasodoble a las peñas. No despegan en los cuplets y habrá que esperar para ver si repiten menú.

Tras ellos, la comparsa de Ripoll y David Aparicio que pisaban cuartos tras varios años sin hacerlo y con un pase que no desentonó en cuanto al nivel de la noche. Primera letra para la cantera, algo que muchos tanto el autor como el director han vivido y una segunda para las nuevas generaciones, que según ellos han perdido el espíritu combativo. Lo cierran con un buen popurri.

Les tocaba el turno a los Gipsy Scream, la sensación del año anterior con los Daddy Cadi para intentar meterse en la pelea, después de no pegar tanto en preliminares. Para ello, cambiaron cosas en la presentación y metieron letras de altura. Destacó el segundo pasodoble, una certera letra para aquellos que presumen de aliados feministas, pero incurren en actitudes machistas continuamente. Buenos cuplets, mejor en desarrollo que en remate y un popurrí cambiando cosas también, para buscar el pase a semifinales.

Cerraron la sesión la comparsa de Ronda y la chirigota del Choza que cumplieron. Dos agrupaciones que se merecieron el pase a cuartos, pero que tendrán difícil, debido al nivel que hay en sus respectivas modalidades repetir en semifinales.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *