Joaquín Sabina, Pregonero del Carnaval de Cádiz, por Juan Carlos Aragón
Secciones

Esa boca es... de Cádiz

Un contenido de:
Juan Carlos Aragón

Domingo, 26 de agosto de 2018. 12:21

Reportar vídeo

No le den más vueltas. Lo de Sabina ha sido un pelotazo de época. Los que son de aquella condición lo verán como un ardid preelectoral e incluso querrán negarle sentido y valor con ese argumento de ida y vuelta de que el pregonero no tiene vínculos con el carnaval de Cádiz (el mismo que usan cuando los tiene pero carece de interés internacional…). Otros pregoneros de presunto prestigio (fama, más bien) sí lo han tenido, aunque en el pregón no haya habido vestigios ni de lo uno ni de lo otro.

El pregón es otra de nuestras grandes gallordas pendientes, empezando por el hecho en sí del propio pregón y acabando por los galones que obligatoriamente ha de exhibir el pregonero. Siempre desde la óptica más porculera y personal, nunca le vi sentido a una institución medieval que —se supone— sirve para descorchar una fiesta cuando ésta ya ha terminado, pues no me negarán que, para el 90% de los aficionados al carnaval de Cádiz, la final del Falla es el final de cada carnaval, así como el principio del siguiente. A mí tampoco me gusta que sea así… pero es así.

Por otra parte, raya y raya el disenso sin consenso sobre el prenda o las prendas que se comen el marrón. Después de tantos años de ensayo con éxitos y fracasos de locales y galácticos concluyo en que, a la hora de la verdad y puestos a mantener el icono caduco del pregón, la única fórmula que se me ocurre válida es la de escoger a alguien de fuera que sienta por el carnaval de Cádiz la misma devoción que los carnavaleros gaditanos podamos sentir por él (si es de aquí, el amor no tiene el mismo mérito). Y dado el sabinazo, no hay más cojones que reconocer que Kichi I de Rotterdam ha roto la tecla por la mitad y, además, con un martillo de bola. Gaviota que no lo admita, que vuele de La Tacita…

Si nuestros representantes municipales fuesen capaces de dar un sabinazo todos los años, muchos empezaríamos a creer en el pregón. Cómo lo dé, ya importa menos. Se me antoja imposible que ningún pregón de carnaval de los que me queda por ver supere o iguale al que diera en su día Don Antonio (el de San Vicente no, el otro). Pero a los frikis de la canción urbana de autor entendida como poesía al servicio de la música y viceversa (inmensa minoría, cada vez más minoritaria y menos inmensa)… la enhorabuena nos ampara, máxime si presumimos de carnavaleros activistas, reconociendo además —sin deshonra— la de veces que otrora acudimos fieles a sus versos y melodías para clavar la cuarteta imposible. A mí, al menos, ya solo me falta Silvio, pero ese anda en otro rollo; tal vez en la próxima vida…

Valga también el sabinazo para restaurar la catástrofe emocional causada por otros pregoneros “mediáticos” que, aunque no venga al caso citar, no está de menos recordar, aunque solo sea para no repetir. Sabina no es gaditano, pero es la desinhibición, el descaro y la vida dionisíaca hecha verso. Por eso nos encantan sus canciones, porque son canciones de carnaval en toda regla, mucho más de carnaval que la mayoría de las que se hacen ahora, entendiendo el carnaval como lo que es, antes que entenderlo como nos empeñamos en entenderlo para que se entienda o nos entiendan… “Entender”: el jodido verbo con el que conjugan sus límites los que no han entendido nunca de qué va esto.

Por último, paisanos míos, tengan en cuenta que —con absoluta certeza y conociéndole como no le conozco— er Juaki ha flipao con tan indecente proposición igual o más que nosotros con su nombramiento. Por tanto, y hasta el 2 de marzo, tenemos 19 días y 150 noches para aprendernos sus canciones y presumir de sabinero de toa la vía… porque aquí to’r mundo ha hecho ahora sabinero de toa la vía, ¿que no?

Salud pregonero, que el carnaval contigo ya la tiene.

JUAN CARLOS ARAGÓN

5 comentarios

  1. José

    Pues pirate gente como tú no hace grande ni al carnaval ni a Cádiz .. nunca llueve a gusto de todos
    Grande Juan Carlos y grande. Joaquín y viva Cádiz su carnaval y semana santa

  2. Andrés

    Pues yo soy "kichista" y me parece una cagada muy grande poner al personaje lamentable este de pregonero. Un tipo mal educado, desagradable, que va de "izquierdoso" y es un fachilla del tres al cuarto que se cree artista, aunque en un país tan mediocre como España, se le llame "arte" a cualquier cosa pues el concepto de "arte" llega hasta el maltrato animal que tanto defienden el personaje este. Pues disfrute usted del pregón, faltaría más, que yo ni lo veré, haré lo mismo que hace usted (o se supone que hace) y yo por semana santa, o sea: quitarme de enmedio.

  3. Manoli

    Hola me parece espectacular lo ke escribe este hombre y gran poeta gaditano.Soy de Caí Caí

  4. Eulalia

    Genial.
    No hay màs que remontarse a la éoca de La Mandràgora para saber de quę se habla.
    Totalmente de acuerdo.

  5. alejandro alonso lópez

    Oye qué de gente lee estas cosas todavía no?? Se deja algo aquí y se vuelven locos!! No se aburren de leer siempre lo mismo o de que uses este espacio para extender tus agradecimientos y animadversiones. Hoy tocaba echarle la mano al consistorio..pues muy bien!!

    Elisa Beni pregonera!! cumple con el perfil...

Enviar comentario Ver los 5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te avisamos de tus noticias favoritas

Suscríbete gratis y te llegarán las alertas con las noticias que más te interesan.

Elige lo que más te gusta: