Juan Carlos Aragón: Elecciones en Andalucía | La Torre de Preferencia
Secciones

Elecciones al Patronato Andaluz

Un contenido de:
Juan Carlos Aragón

Domingo, 02 de diciembre de 2018. 11:44

Reportar vídeo

Es otro síntoma inequívoco de la crisis de la democracia. Ante todo, los candidatos (las ¾ partes) han hecho una campaña difícil de superar. A nivel de retórica, de pegada y del contenido material de sus mítines no han enchufado. La gente va a votar por intereses económicos, profesionales. Algunos votarán por romanticismo ideológico. Otros analfabetos cúbicos votarán atraídos por la exótica novedad de volver a ver al franquismo electo. Los jóvenes, en su mayoría, no votarán (ojalá me equivoque). Algunos anarquistas votaremos por la única razón de frenar a la derecha (aunque, siendo fieles a la realidad andaluza, la derecha tiene suficiente habilidad como para frenarse sola; pero por si acaso…). El derecho democrático a ejercer el voto ha sido seriamente contrarrestado por la pésima calidad de la campaña de sus candidatos (de sus ¾ partes), hasta el punto de que, no votar, no pueda ser considerado un ejercicio de irresponsabilidad ciudadana, y la abstención sea —hoy más que nunca— una opción lógica y legítima. No es para menos. Si esto es lo que hay en venta, nada me gusta lo suficiente como para alquilarlo por cuatro años.

Qué tendrá nuestra democracia que, al contrario de cómo ocurría hace tres o cuatro décadas, el desinterés y la apatía política suele ser proporcional al nivel de capacidad y rendimiento académico de nuestro joven alumnado. Doy fe. La efervescencia social que se respiraba en las aulas de los institutos de los ochenta se ha esfumado hasta el punto que tiene que ser el profe de filosofía el que inste (casi obligue) al debate de la cosa pública, sabiendo que cuenta de partida con la resistencia inicial del alumnado, que prefiere que le hables de la lateralidad del cangrejo moro antes que de política. Cuesta un trabajo enorme —y varias clases— ir convenciéndolos de que la cosa pública es asunto de toda la sociedad, que ser apolítico no vale a menos que vivas en una cueva y que los tiranos existen porque los mantenemos nosotros. Al final, ceden (o lo parece). Pero reconozco que, tal como acaba la clase, vuelven a los grupos de wasap. De poco vale que se les venda la gestión de la cosa pública como el primer asunto en el que deben intervenir, que lo que está en juego es —nada más y menos— que su presente y su futuro. “Saben” que está la cosa negra, y que los que salen en la tele hablando sin decir nada no van a cambiar la cosa. Quizá esta consecuencia sea más descorazonadora que la propia causa que la provoca.

“El concepto de política va inexorablemente unido al de poder…”, dicen mis apuntes en el tema titulado Justicia y Derecho. El poder del Estado. Siempre hay alguien que completa la frase desde la última banca “al de poder… y al de DINERO, ¿no, maestro?

—Inicialmente, no— respondo resignado. Pero es evidente que en la política actual hay un rabioso interés de lucro y enriquecimiento (normalmente ilegítimo e ilegal) que convierte a las dos mayores tentaciones humanas —el poder y el dinero— en las dos caras de la misma moneda. Y son tan conscientes de ello que, cuando explico el optimismo antropológico de Rousseau, no sé si decir eso de que “el poder corrompe al hombre” o ya invertir los factores y dejar claro que hoy día es “el hombre (y la mujer) quien corrompe al poder”. Rousseau me va a perdonar, pero la chavalería no es tonta e identifica de inmediato a la política con la estafa, la promesa incumplida y la corrupción institucional. Mucho habrán de cambiar las cosas para que las nuevas generaciones vuelvan a ver la cosa pública como algo suyo. No les interesa. Les resulta absolutamente ajeno. No saben. Y lo poco que saben lo saben mal. No sé qué le cuentan en casa. Y hasta ahí no quiero llegar. Aunque lo imagino. Lo deduzco. Sobre todo cuando das clases en institutos de barriadas deprimidas…

La enemistad entre la clase política y la ciudadana no es más que el diagnóstico de una catástrofe social provocada por los propios políticos de nuestra era (que no saben ni hablar, cagoenlaputa, hecho normal cuando la mayoría no han llegado en la facultad más lejos del bar, mientras sus respectivos partidos han estado detrás de la compra efectiva de sus titulaciones). Aunque tengo que decir, haciendo honor a la verdad, que, al menos, una de las candidatas no entra en este saco y se ha pegado un curro de categoría con el peso extra de un vientre gestante. El resto no es más que un motivo para zapear.

La política profesional está hoy tan lejos de la ciudadanía (y de la filosofía de la historia) que no sabe ni elaborar un discurso. A veces me pregunto quién carajo se los escribe. Como igualmente me pregunto qué interpretan quienes los escuchan. También me come la curiosidad de saber quién diseña la estrategia para que los militantes irrumpan en aplausos cuando “adivinan” los versos finales (porque a los mítines, además de la militancia aspirante, delfines y panzas agradecidas, solo acuden vendedores de latas y bocadillos).

Lo peor de esto es que está en juego el Patronato Andaluz. ¿Patronato? Parlamento. En qué coño estaría yo pensando un día tan importante como el de hoy.

“De ver, tanta y tanta bandera.
De ver, y no verde ni blanca.
De ver tanta gente unida por su tierra,
tan Sagrada la Familia de la Rambla.

De no ver el verde esperanza
ni sangre andaluza que hierva…
Me pregunto si algún día
de la baja Andalucía
se levantara una raza
con coraje y rebeldía
para convertirla en patria.

Me pregunto si pa que te echen cuenta
y no seguir siendo el culo de España,
basta solo con hablar otra lengua
o hay que usar pasamontañas…

España nos tiene olvidá;
y más si gobierna el azul…
Y más si el que lleva el capullo
desprecia el orgullo de ser andaluz.

Me pregunto si algún día, daremos el paso al frente
Y enseñaremos los dientes con sangre y con valentía.
Y si puedo todavía soñar de alguna manera
que de una vez puñetera, se levante Andalucía.

Que no puedo soportar, que no puedo soportar,
que Mientras mi pueblo canta,
en toda la humanidad, en toda la humanidad
los pueblos pobres se levantan.

No se trata de alzar una bandera,
ni de España, ni dentro, ni fuera
Ni andaluza, ni señera.
No se trata de ser una patria sin más,
sino que en la carrera por la dignidad
Andalucía se ponga primera.”

Los Mafiosos. Juan Carlos Aragón

JUAN CARLOS ARAGÓN

7 comentarios

  1. Inclasificable

    Rubio,ha perdido la santera y los puteros que se han fundido las ayudas europeas. ¿Que qué os va? En verdad nada, los carnavaleros sois maestros del disfraz; ahora con cantar 'montañas nevadas' en el tablao de la Viña ya tenéis la 'letra a Andalucía'. El 'cara al sol' ya lo incorporáis directamente en la presentación.
    Incluso veremos que la limpia en Canal Sur no afectará al Gordo, ni al Selu, ni al Yuyu, ni a... se adaptarán a los nuevos señoritos, les lustrarán ̶c̶o̶m̶e̶r̶á̶n̶ ̶l̶a̶ ̶p̶o̶l̶l̶a̶ y abominarán de Durán, que los ha mantenido todos estos años con la sopa del presupuesto.

  2. Pudimos

    Las izquierdas de este país —la de 'salón' y la 'transversal'— tienen un grave problema, sus políticas de caza al varón blanco heterosexual por fin han dado fruto, han logrado despertar a la bestia. Lo más probable es que la ultra derecha se coma a ambas, que PSOE y Podemos desaparezcan repudiados por los trabajadores a los que engañaron y abandonaron, tal que en Francia.
    Esperemos que las feministas de pelo azul, el colectivo LGBT, Red Acoge Fed Asoc Pro Inmigrantes, los animalistas y demás tribus, logréis pararlo.
    Ya lo advirtió don Arfonzo: "esto del día del orgullo gay y del feminismo y la feminisma se nos está yendo de las manos y manas.
    ¡miembros y miembras!
    La financiación de las casas de citas a costa de las ayudas europeas al desarrollo ha terminado acabando con el PERonismo. La dacha de Galapagar ha derrotado a Teresa.

  3. Hedonista Converso

    Vivo en Cádiz. Poseía un piso de 90 metros por el que pagaba anualmente 900€ de IBI, más 200€ por una plaza de garaje. La comunidad eran 110€ mensuales. Vivía siempre asustado a partir de mitad de mes. Vendí la vivienda y repartí el dinero entre mis tres hijos. Luego acudí a los servicios sociales del Ayto y expuse mi situación de pensionista con ingresos inferiores a 800€.
    Ahora vivo en una vivienda de 120 metros en plena Avda. Andalucía, cuyo alquiler paga los servicios sociales del Ayto. (en realidad lo pagan los gaditanos contribuyentes netos, unos pringaos, como yo antes). También me pagan la electricidad. No pago comunidad, ni vado, ni... Para no pagar, no pago ni las multas porque soy insolvente, y la cuantía de mi pensión la hace inembargable.
    He rejuvenecido 15 años. ¡Ahora vivo feliz!

  4. Whashisnay

    La autodestrucción de Podemos se debe a la erótica del poder que consume al ególatra, sí, pero también a la erótica pura y dura. Allí todos se conocían, Podemos no viene de la nada, no sale de la amistad de Errejón e Iglesias —Monedero 'mediante'—, sino de un grupo más grande de amigos del hedonismo, novietes y rollos. Allí dentro se ha follado mucho, se han puesto cuernos, se han vivido traiciones y reconciliaciones. El factor erótico de Podemos es algo de lo que se habla poco, porque suena a cotilleo rosa. Grandes empresas se han hundido por divorcios, ¿no?

  5. think tupperware

    Hace algo más de dos siglos repudiamos lo mejor de los franceses —la república— y nos quedamos con lo peor de los franceses —los borbones—. Y ahí seguimos, como el país más atrasado de Europa y sin embargo el que más contribuye a las finanzas del Vaticano.

    Perdón, perdón, perdón
    Quién verá un día a Felipe González, con un traje talar morado, pidiendo perdón. Perdón por destrozar la izquierda. Por la invención del pelotazo y el cambio de sentido del trabajo, por los GAL y por haber creado en torno suyo un enjambre de ladrones; por haber abandonado la Internacional, el puño en alto; por haber devorado a sus antepasados del partido obrero, y enterrado las doctrinas de Pablo Iglesias y el esfuerzo de los socialistas durante cien años, y cualquier recuerdo del Frente Popular. Por haber subido los alquileres, contenido los salarios, refrenado las pensiones, aprisionado la seguridad social. Por haber atacado a quienes querían juzgar a Pinochet, por haber enviado una fragata a la guerra del Golfo, por haber reconvertido el pacifismo de su primera campaña electoral en la primera guerra de la OTAN conducida por Solana, por haber convertido en general al guardia civil Galindo de Intxaurrondo, por haber servido al neocapitalismo, por adorar a Margaret Thatcher, por...

  6. Darkness is light to the devil.

    Llueve mucho, sube la luz. Llueve poco, sube la luz. Hace frío, sube la luz. Hace calor, sube la luz. Hay crisis, sube la luz. Hay superávit, sube la luz.
    A ver si van a estar subiendo la luz porque les sale de las puertas giratorias y nos la están colando…

  7. John McKillo

    No importa lo rápido que viaje la luz, siempre se encuentra con que la oscuridad ha llegado antes y la está esperando.

Enviar comentario Ver los 7 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *