Juan Carlos Aragón, sobre VOX y su Estrategia | La Torre de Preferencia
Secciones

Jaque al rey

Un contenido de:
Juan Carlos Aragón

Domingo, 06 de enero de 2019. 14:32
Santiago Abascal, líder de VOX.
Santiago Abascal, líder de VOX.

Si alguien pensó que pactar con Vox le iba a salir gratis es porque en este país la primera autoridad democrática sigue siendo la ignorancia. Referirse a Vox solo como “los fachas”, “los fascistas”, “los machistas” o “la extrema derecha” es tan simplista como la politología popular. Vox es un compendio amoral que se ha dedicado a hurgar en los resentimientos y los odios que no están políticamente representados para representarlos. Vox es una especie de Maquiavelo que, al haber estado dentro y fuera de los partidos y del pueblo, se ha limitado a hacer un meticuloso recorrido por ambos y a diagnosticar el perfil de sus posibles votantes para conseguir incomodísimas cotas de poder, contando con esa doble perspectiva, la de abajo y la de arriba, la misma privilegiada perspectiva con la que Maquiavelo contó para escribirle El Príncipe a Lorenzo de Médicis: el fin justifica los medios.

La insuperable ventaja de Vox sobre el resto de los partidos es que no aspira a gobernar sino a dar por culo a esa clase de la que surgió rebotada y resentida: la propia clase política. Observó que ésta, actualmente, está compuesta en su inmensa mayoría por una lamentable legión de esperpentos sin talento ni talla, que repiten de memoria fórmulas vacías de contenido de las que mucha gente comienza a huir hacia la abstención… o hacia ellos. ¿Quién anda por ahí exigiendo que la gente tenga principios? ¿No conoce a la gente? La mayoría de la gente vota —si vota— pacá o pallá según le vaya el monedero y según crea en la fábula que le cuenten. Si creyó en la de Dios, puede creer en cualquiera.

Vox no ha tenido prisa por llegar: ha ido reclutando a los rebotados del sistema, pero por la otra parte, que también los hay. A ver si ahora nos vamos a creer que los anticapitalistas y los ateos somos los únicos indignados. La calidad de la democracia está sumergida en una crisis mundial, como no podía ser de otra forma desde que las instituciones se prostituyeron al capitalismo salvaje.

Acto seguido al éxito electoral en Andalucía, Vox ha hecho un minucioso estudio sobre los elementos transversales de sus votantes. Y, de entre todos, ha encontrado al más común: lo que ellos llaman “dictadura de género, feminazismo, androfobia” y demás sinónimos. Por eso han empezado por ahí. Han esperado a que los alegres oportunistas de la derecha ingenua vendieran la piel del oso antes de cazarlo. Y cuando habían repartido la ganancia de la piel, Vox solo tuvo que mover una ficha: “de las 90 balas, me vais a dar la 84; ni la 14, ni la 72, ni la 86… la 84 (de momento)… o no pongo mis escopetas… a ver quién caza a quién”. JAQUE AL REY. Gritemos, insultemos, maldigamos, que ellos se pasan el ruido por la punta de la polla, literalmente. Es Jaque al rey. En otro país cualquiera de Europa no lo sería. Pero en España, por desgracia, lo es.

¿Cuál es el objetivo de Vox? ¿La mujer? ¿Hasta allí llega su perspicacia? Dejen la política, que no se han enterado de nada ni se van a enterar. EL OBJETIVO DE VOX SOMOS TODOS LOS QUE NO SOMOS VOX. Ahí la llevamos. Una vez que han plantado el jaque se me antoja poco probable que reculen, pues si reculan, entonces será cuando frenen su ascenso meteórico. Ellos son los primeros que lo saben. Y quienes veían en Vox a sus aliados para gobernar, o pactan, con todas sus consecuencias, o repiten las elecciones en las que, aunque los abstencionistas vayan a votar —que aún está por ver si votan y a quién…—, lo único claro es que se prevé que Vox siga creciendo. Y lo peor: el jaque de Vox no es tanto por efecto propio como por defecto de sus adversarios, que no juegan peor porque no saben. ¿Os acordáis cuando —hasta hace poco más de un mes— nos reíamos de Vox, incluido el abajo firmante? ¿Quién se está riendo ahora? Trump, Bolsonaro, Salvini, Le Pen… Abascal. Los chistes y los jalones de hemeroteca ya no funcionan. Cambiemos la óptica y después el discurso por uno que entienda hasta Sergio Ramos.

La jugada está medida. La negociación política actual es un tablero de ajedrez al que saben jugar mejor quienes han estado entrenándose en el tablero que haciendo el imbécil en los estrados, ignorando que la mayoría de la gente es tan ignorante como ellos: ES LO QUE PASA CUANDO SE INVIERTE TANTO DINERO EN LA EDUCACIÓN CONCERTADA Y TAN POCO EN LA PÚBLICA: EL PAÍS SE VUELVE AMORAL. No se nos olvide que, desde una perspectiva ética, el patriotismo es amoral; al igual que el cordón sanitario solo se puede implantar en la “sanidad” pública.

Cuando huele a cuesco y buscan al culpable es porque se ha ido uno. Cuando no lo buscan es porque se han ido todos. Pues en San Telmo huele ahora mismo que te cagas. En el resto de España también (y esta vez no ha sido Rufián).

JUAN CARLOS ARAGÓN

10 comentarios

  1. John McKillo

    El IBEX es la piedra Rosetta de la derecha española. Permite que se entiendan el PSOE con Cs, Cs con el PP, el PP con VOX, VOX con Cs y Cs con el PSOE.

  2. Inclasificable

    Los progresistas empezaron a perder la batalla el día que cambiaron el discurso de la igualdad por el de la identidad.
    Para cambiar las cosas lo primero que hay que hacer, ¡vaya sorpresa, aunque también se ha olvidado!, es ganar y ganar y ganar elecciones, en todos los niveles, local, autonómico y estatal. La izquierda se ha refugiado en las políticas de identidad, en los derechos individuales en función del género, de la orientación sexual o de otras características, dejando de lado el bien común y el concepto de ciudadanía en toda su extensión. Toda persona debe defender el colectivo al que pertenece. ¿Pero y el conjunto?

    La derecha apela a los derechos individuales, y plantean un estado débil, pequeño, donde lo que prima es el individuo, la recompensa individual, no ya como ciudadano, sino como consumidor, dando origen al actual “populismo oportunista” de Ciutadan's. La izquierda viene perdiendo elecciones porque cuando ha tenido el poder no ha aplicado sus ideas para cambiar la situación o directamente se han corrompido sus dirigentes. Actualmente, la izquierda está atrapada en la política de identidad.
    La prioridad de la izquierda es ganar elecciones, trabajar día a día, ir a buscar a los electores —no esperar que lleguen—, escucharles, saber cómo viven, entender sus preferencias. La respuesta no puede ser la defensa de colectivos, a la manera de un abogado que denuncia ante los tribunales de justicia. Se les debe defender claro, pero dentro de una idea de ciudadanía global, como ciudadanos con derechos y obligaciones. Trabajo, vivienda, salud y educación; los cuatro pilares cuya defensa han descuidado las engrasadas cúpulas de los partidos "de izquierda".

    En ambientes intelectuales españoles se puede discutir sobre la situación de los trabajadores de Marruecos, Rumanía o de tierras remotas. Ningún progresista los desprecia. Se interesan por ellos y se organizan campañas de solidaridad. ¿Pero qué pasa en el pueblo de al lado, qué pasa con los conciudadanos que han acabado entregándose al PP, a Cs o, a Abascal?
    Si queréis quitarle el país a la derecha y producir un cambio duradero para la gente que os importa, es hora de bajar del púlpito. Y en cuanto bajemos, hay que aprender a escuchar y a imaginar. Tenéis que visitar, aunque solo sea con la mente, lugares en donde no hay wifi, el café es malo y no tendrás ganas de subir una foto de tu cena a Instagram. Y donde comerás con gente que dará las gracias de verdad por esa cena. No los despreciéis.

    Algo a tener en cuenta, no se ha vencido al neoliberalismo mediante el populismo, por lo que combatir al fascismo con populismo tampoco dará resultado. Solo una campaña responsable de información objetiva y de ejemplo sumará a los trabajadores —auténtica e indiscutible mayoría social— a la causa. Para ello, es imprescindible apartar del liderazgo a todos aquellos que se acomoden, se corrompan, o se desvíen del objetivo común. No se puede dirigir a la izquierda desde un chalet de lujo en Galapagar.

  3. Juan Andres Gomez del Pulgar Markez

    ‌cuánta razón, más imposible.fin.

  4. Alejandro

    ¿Podría este medio aclarar por qué reciben a sus lectores con una columna de opinión política cuando acuden a consultar información deportiva? El análisis de trazo grueso y las mayúsculas simulando gritos son otro asunto incómodo.

  5. Chuqui

    ‌No os da vergüenza estudiar a box cuando podáis perder el tiempo en combatirlo, solo hay una conclusión box existe por el egoísmo del resto de la sociedad.Pero en mi nombre no a box.

  6. Eduardo

    ‌excelente de verdad excelente.!!!

  7. Cel

    ‌Que gran analista. Ya quisieran muchos columnistas de prestigiosos medios de comunicación. Chapeau!

  8. Alberto Ramos Polledo

    ‌Realmente hace falta no tener ni idea de lo que es,por ejemplo,el capitalismo salvaje o la educación concertada...es hablar por hablar...que pobreza de argumentos,por favor...

  9. Alberto Ramos Polledo

  10. Scaramouche

    Seguro que Iglesias piensa que en la configuración de España como en 1977, lo que cuenta son las tres comunidades del norte. Igual piensa Sánchez quien vuelve a la cantinela “federalista”. Para agrupar a: Cataluña, Euskadi, Galicia y España (¿o serán tres, sin Galicia? Ya puede espabilar, también). La España asimétrica que Andalucía rompió al situarse, vía referéndum, al mismo nivel de las “históricas” por derecho propio, ganado con el 93% de los votos emitidos. La única, por cierto que no entró de rondón, por disposición transitoria alguna. La única verdaderamente histórica, como histórica fue su victoria, un resultado, jamás obtenido en referéndum autonómico o independentista, en ningún lugar del mundo.

Enviar comentario Ver los 10 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *