Juan Carlos Aragón y su Chirigota Er Chele Vara | La Torre de Preferencia
Secciones

Revuelta a la chirigota

Un contenido de:
Juan Carlos Aragón

Domingo, 27 de enero de 2019. 09:59
Presentación de
Presentación de "Un peasso coro", chirigota de Juan Carlos Aragón.

Para que la vida tenga sentido cuando las sogas aprietan los cuellos, en esta heroica ciudad siempre tenemos a mano la particular catarsis de disfrazar el drama de comedia. Quienes no comprenden esto tienden a vulgarizar este instinto de supervivencia con el frívolo diagnóstico de “En Cádiz todo lo toman a cachondeo”, en un claro ejercicio de profunda ignorancia antropológica que aproxima a los gaditanos al precipicio de la irresponsabilidad social. Vaya. Si queréis, lloramos. De hecho, el llanto es también purificador. Pero en Cádiz siempre tuvimos mejores alternativas.

Reírse del mal propio (entendiendo por “propio” no solo el personal, sino todo el mal colectivo que nos rodea) es infinitamente más terapéutico y elegante que regodearse en el dolor o la injusticia, incluso más que protestar por las vías establecidas, que son las que controlan los poderes para que dichas protestas no se traduzcan en nada. No hay reacción que joda más a un gobernante que ver al pueblo riéndose de él. Para ello, se necesita un punto de madurez y sabiduría popular que solo puede explicar LA HISTORIA DEL DOLOR, que es como yo titularía los 30 tomos de la historia de nuestra ciudad, uno por cada siglo.

Soy de los que prefiere dar asco antes que pena, que me castiguen a que me indulten, pagar de más a que me borren la cuenta. Y aunque lo de “Er Chele Vara” surgió como una broma para jugar al despiste con el nombre de la comparsa, como sucede con todo lo espontáneo, pronto me di cuenta de que, realmente, no tenía nada de broma. Una chirigota es una cosa muy seria, aunque haya quien se la tome a cachondeo. Una cuestión es la forma y otra el contenido. Con la forma te puedes reír más o menos. Pero cuando la gente sonríe —sin más— es porque se da cuenta de lo profundo del calado: la sonrisa es la expresión más emocionante de agradecimiento y complicidad. Por eso me gustó siempre llevar la ironía al límite de lo posible, para que ni yo mismo supiera qué estaba de verdad diciendo, ni en qué puñetero vértice del despropósito social que nos inunda sentarme a contemplar.

Pasar a la acción no necesariamente implica una manifestación al uso, ni siquiera una barricada. Esta praxis organizada es paralela o perpendicular al poder. Incluso hay acciones más fraudulentas y artificiales, como los discursos de los charlatanes de facultad que parasitan por todos los partidos actuales. Existen otras más puras y desinteresadas que parten del dolor en dirección a la analgesia, que es a lo máximo que aspiran quizá nuestras patologías actuales. La analgesia no cura, pero te permite vivir sin dolor, aunque sea a ratos. Decir que el carnaval es opio es indulgente pero inexacto. A diferencia del opio, el carnaval —al menos, el puro, el transgresor— no desvía la atención del pueblo hacia sus miserias sino al contrario: pone el acento en ellas, pero de una mágica manera que ayuda a soportarlas porque sitúa el origen y la naturaleza exacta de la desvergüenza política tal y como se ve desde abajo. Y a la política le viene bien hasta cierto punto… pues se consigue que el desvergonzado parezca el chirigotero, cuando éste no es más que quien señala a otros que tienen mucha menos vergüenza que él (y de la mala, de la que no hace sonreír, precisamente).

Mi necesidad de volver a hacer una chirigota era redimirme de la maldita corrección a la que el actual Concurso me arrastra. Mas necesitaba, además de al Chele Vara (el mimético Otero mayor), el coliderazgo militar de Fidel Chano (Calixto, el segundo Revuelta) y el apoyo ideológico-directivo de Juaki Revuelta (el primogénito), acompañados por una caterva de politiquillos de bache (como yo) capaces de creerse y cantarse mis propias contradicciones. Por tanto, no es una vuelta a la chirigota, sino una Revuelta en toda regla. Un pocomaomenoiguá que hace 25 plateados años, cuando aquel Peasso Coro, pero con Budy, Yeyo, Cuevas, Álvaro, Kiko, Mario, Lupi, Dani y Bernardi. En aquella ocasión veníamos rebotados de los coros y hoy venimos rebotados… sin más.

Si alguien se ofende será señal de que algo hemos hecho bien. Cuando tu intención no es ofender, pero ofendes, el ofendido (u ofendida) se delata. El que cuando hay ajo se pica es el primero que se los come y viceversa. Da igual que sea hombre o varón. Esto no es una cuestión de género. Y lo mejor es que no venimos a disfrutar, sencillamente porque ya hemos disfrutado. Y bastante. Ahora disfruten ustedes; quienes puedan o quieran. Pero si disfrutan, por favor, háganlo moderadamente, porque disfrutar tal como están las cosas es una falta de respeto a quienes lo están pasando mal. Y hoy por hoy, menos los fachas (y Errejón), todo el mundo lo está pasando mal.

¡Cadi, patria o suerte!

JUAN CARLOS ARAGÓN

3 comentarios

  1. Kant y Dubi

    ¿Por qué apoya Pedro Sánchez el golpe contra Maduro? ¿Se lo exige Felipe González, Trump o Repsol?

    Señala la opción correcta. ¿Cuál de los siguientes líderes políticos ha llegado al cargo ganando unas elecciones?
    a) Pedro Sánchez
    b) Felipe VI
    c) Juan Guaidó
    d) Nicolás Maduro
    e) Esta pregunta es demagógica, populista y etarra.

  2. Inclasificable

    A tu edad empezaron a flaquear Martín y todos los que han sido. Das muestras de haberte desenganchado de la actualidad, de estar rezagado con respecto a las generaciones de vanguardia. No es algo particular, es consustancial en el devenir humano.
    Tu Edipo ya pisa las tablas del teatro. Alea iacta est. Como le sucedió a Alba con Martín, a Martín con Ares (este necesitó la ayuda de Aragón)... por citar solamente a los últimos. El único que aceptó el destino, Villegas, los demás, se arrastraron trás la nueva ola que les sobrepasó.
    Por muy acertadamente que te haya pintado Basil Hallward, no será tu retrato quien envejezca, sino que el narcisismo y el hedonismo lo hacen conjuntamente contigo.

    PD
    Martín también en momentos de efervescencia de la chirigota quiso meter la cuchara con 'Pulpo a la Gallega'. Todo por la pasta, el credo que arraigó durante las Fiestas Típicas.

    PD PD
    O sea, que la clave para acceder antes en la taquilla virtual era tener una IP de Cádiz. ¡Qué pegote! ¿No?

  3. Manuel Ramirez

    ‌Recuerdo un pasodoble de Los Tintos de Verano que decía... "Ya son dos años cantando después de Un Peaso Coro..." Este 2019 se cumplen 25... Y digo yo... "El Antifaz de Oro... Pa cuando?? 😳 😳 😳...

Enviar comentario Ver los 3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te avisamos de tus noticias favoritas

Suscríbete gratis y te llegarán las alertas con las noticias que más te interesan.

Elige lo que más te gusta: