Debate Eutanasia. Opinión Juan Carlos Aragón | La Torre de Preferencia
Secciones

Eutanasia

Un contenido de:
Juan Carlos Aragón

Domingo, 14 de abril de 2019. 11:52

¿Quién te ha pedido permiso para nacer? ¿Quién te lo tiene que dar para morir? ¿El Estado? ¿También el Estado? Admito que por estos lares se venere la pasión y muerte de Vuestro Señor Jesucristo. Por eso mismo, admitan que haya quienes no estemos dispuestos a morir así (o peor), dé o no dé permiso el Estado.

Como la vida que te obligan a vivir no tiene sentido y el sentido se lo das tú, solo tú decides cuándo tu vida no tiene un sentido digno que merezca la pena mantener. Y nadie es nadie para intervenir ni moral ni judicialmente cuando tú dices que no, que así ya no.

Tan claro lo vi desde siempre que, durante mis primeros años como profesor de Filosofía, en Ética manteníamos —ya en los años 90— aquel encendido debate sobre la Eutanasia. Tanto alumnos como yo, fue un tema que terminamos desestimando, por el mismo motivo que no se debatía la tabla de multiplicar ni la Ley de la Gravitación Universal. Pero ha hecho falta asistir a la retransmisión televisada de un suicidio asistido para que se reabra el debate aprovechando la campaña electoral. Los partidos progres defienden la muerte digna. Los otros, cuidados paliativos, como si no hubiera cuidado más paliativo que el de la propia dignidad de la muerte. ¿A qué se agarran los detractores? ¿Al viejo argumento aquel de “la vida nos la da Dios y sólo él nos la puede quitar? Qué antiguos seguís estando, primos.

El derecho al suicidio, o a suicidar a un ser querido que no puede valerse siquiera para hacerlo, desde la óptica más humanista, no llega ni al rango de derecho. Es un hecho. Tan elemental como el de elegir la ropa que te pones cada día o el color de la pared de tu casa.

Me resulta lamentable que a estas alturas de la historia solo cinco países en el mundo tengan reconocida la Eutanasia, y que el resto la esté peleando contra los mismos de siempre.

Muchas veces, es el propio miedo a la muerte el que nos agarra a la vida de una forma tan desesperada que confundimos la lucha y el sentido, sin caer en el hecho elemental de que puede valer mil veces más una muerte buena que una vida mala (muerte que, por cierto, sana todos los dolores y sufrimientos de cuajo). Cuando recaemos en el hecho guiados por una razón sensata, nos damos cuenta de que el miedo real no es a la muerte sino a la forma de morir. Todos sabemos que un día nos va a llegar y todos suplicamos que nos llegue sin darnos cuenta. Admitimos —con dolor y rabia, por supuesto— lo primero; lo segundo, no.

Cuando la vida sonríe, la muerte ni se plantea. Mas cuando comienza a mostrar su vómito, su dolor o su hemorragia, el prisma cambia. Mientras hay un rayo de luz al que agarrarse, es legítimo seguir luchando, seguir soñando, seguir viviendo. Cuando el rayo se apaga, hay que escoger entre morir como cristianos o como seres humanos (los que no resucitan).

Siempre oí desde pequeño decir eso de que “el suicidio es de cobardes”. Siempre me pareció una barbaridad. Es más valiente quien decide poner fin a su martirio que quien decide que su martirio le ponga fin a él (o a ella, como en el último episodio televisado). Además de dejar de sufrir sin sentido, evitas el sufrimiento de tus seres queridos que, probablemente, vivan tu agonía con mayor angustia que tú mismo. Y a este respecto no tienen nada que decir ni los médicos, ni el cura, ni Pablo Casado. Es una cuestión entre tú mismo y tú.

Por eso confieso que, realmente, siempre me importó poco si la eutanasia estuvo más lejos o más cerca de ser aceptada legalmente en el marco territorial en el que vivo. El día que yo decida que se acabó, se acabó, como lo ha decidido tanta gente que lo ha hecho por sí sola, en su último derroche de dignidad existencial. Si decido tarde y me tienen que ayudar, siempre habrá algún familiar o amigo que lo haga y alguna forma de que no se vea. Nadie va a ir ya a la cárcel por eso, ¿verdad, señor Casado? Tenga cuidado con las tonterías que dice, vaya a ser que a usted también le toque. Aunque dice tantas, que entiendo que sea imposible tener cuidado con todas.

Ahora, durante estos días, cuando disfruten —los que disfrutan— recreando el martirio de Vuestro Señor Jesucristo, si son tan amables, entre torrija y pirulí de La Habana, pónganse por un momento en la piel del que veneran y piensen si ese sería el final que quisieran para sí. Esa muerte no nos redimió de ningún pecado, sino todo lo contrario. Santificar esa muerte y hacerla divina provocó una confusión entre los mortales que aún anda en danza. Y si esa es la forma de morir de un Dios, recuerden que Dios solo hay uno (como mucho). El resto, humildes humanos todos, quizá merezcamos una muerte a la altura de un hombre.

JUAN CARLOS ARAGÓN

3 comentarios

  1. José Antonio

    Bravo

  2. Tarifa Jones

    Se busca a Alfonso López Quera. 40 años de edad. Casado con Concepción Lluch, tienen dos hijos: Miguel y Concepción. De profesión, practicante. Trabaja para la Beneficencia Municipal en Cádiz. Masón y republicano. Ha sido capturado por los golpistas. Y sigue desaparecido. Desde 1936.

    La entrada, que sería una nota de búsqueda, tenía final marcado: los franquistas tirotearon a Alfonso en los alrededores de la plaza de toros gaditana. Enterraron el cadáver el 31 de agosto del 36 en el cementerio de San José...

    https://www.eldiario.es/andalucia/cadiz/Alfonso-Lopez-intervencion-franquismo-Cadiz-memoria_0_880162244.html

  3. think tupperware

    NO, LOS ESPAÑOLES NO SON LIBRES

    El miedo nubla el entendimiento. Es por ello que la Iglesia lo inocula desde la más tierna infancia, así luego el sentimiento de culpa acompaña a la inmensa mayoría de los abducidos, sin importar YA que estos alcancen la máxima cota de formación, la universidad.

    Si pretendemos personas libres, hay que sacar a la Iglesia de las escuelas, evitar el proselitismo en la educación primaria. Lo sabe la Iglesia, por ello se resiste con todo su poder, consciente de que de su incapacidad para moldear mentes ya formadas en la libertad de pensamiento.

    Pero el miedo también hace estragos entre los no creyentes, y aquí aparece la quiromancia, el fetichismo, animismo... y la gran religión del silo XXI (y gran negocio) la homeopatía. La ONU y hasta el propio Gobierno español (algo insólito) han advertido contra esta gran farsa , sobre todo por los daños que ocasiona en los pacientes el abandono del tratamiento de la medicina avalada por la ciencia.

    Vamos a remolque de los países punteros, aunque con cuarenta años de retraso. No está demostrado que la mezcla mejore la estirpe (como no es cierto que en Toledo convivieran en paz las tres religiones monoteístas) de ser así, los españoles liderarían todos los rankings de progreso, pero ocurre justamente lo contrario, son considerados el pueblo más bruto e incivilizado de Europa, tanto es así, que siguen tirando de la carroza de los Borbones.

    Al igual que el sur de Italia, en España solo se hace la vista gorda de cintura para abajo, donde están la bragueta y los bolsillos. Se roba como en ningún sitio (cada uno en la medida de sus posibilidades) y, quien lo diría, se ha convertido en el destino del turismo sexual de toda Europa. Se debe a la moral (que no ética) católica, que lava y estrena (confesión) como los bajos (entrepiernas).

    Los mismos que hoy sacan en procesión a sus fetiches, te apuñalan por la espalda en febrero entre las bambalinas del Falla, después de haberte despellejado en cualquier bache de mala muerte.

    Continuará...

Enviar comentario Ver los 3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te avisamos de tus noticias favoritas

Suscríbete gratis y te llegarán las alertas con las noticias que más te interesan.

Elige lo que más te gusta: