Juan Carlos Aragón critica a Ana Pastor por su Entrevista a Kichi en 'El Objetivo' de LaSexta
Secciones

Cuidado, cobardes

Un contenido de:
Juan Carlos Aragón

Domingo, 05 de junio de 2016. 12:04

Reportar vídeo

Ana Pastor. Pastor de plasma. Plasma que, junto a los libros de texto, continúa siendo la apisonadora política, la trituradora ideológica del pensamiento de los borregos. Sí. Borregos en lugar de personas. Animales irracionales en toda regla. De eso es de lo que se aprovechan estos pastores mercenarios. ¿Periodismo libre? Una polla como una olla. Lo de Ana Pastor no es periodismo libre, a menos que —libremente— decidiera tenderle una emboscada a nuestro alcalde y poner a Cádiz contra las cuerdas, con lo que ya habría que hablar de un programa llamado Objetivo Ihaputa. Cuando lo que está en juego es mi tierra, la única que tengo, no parto peras ni con Dios hecho hombre.

El “brillante” periodismo de la Pastora consiste en someter al entrevistado a un atosigante interrogatorio en el que va limitando su oxígeno químico y psicológico, de tal modo que, a medida que avanza la entrevista, llega un momento o muchos momentos en los que a la víctima se le nubla la vista, tropieza, se enreda, resbala y cae. Se levanta y, sin que le haya dado tiempo a recuperarse, otra vez se encuentra cubierta con la red y puesta contra la pared con la punta de una lanza en su garganta. Así es como consigue que alguna gente diga “no vea cómo es la Pastora, cómo puso contra las cuerdas a fulanito”, como si con esta forma de entender el periodismo político estuviera haciendo algún favor a la ciudadanía. Lo único que consigue es debilitar al entrevistado usando la misma e idéntica estrategia que sigue un maltratador con su víctima: el acoso sobre el acoso y sobre el acoso, más acoso, hasta que yerra y cae derribo y triunfo.
¿Sinceramente? Yo soy el Kichi y a mitad de la entrevista hubiese invertido los roles.
Perdona, guapa, un momentito (lo de guapa, por cortesía). Antes de seguir. Respóndeme tú a mí ahora a un par de cositas. ¿Quién te ha pasado la información sobre Cádiz, porque tú por aquí no paras mucho, verdad? ¿Quién te ha preparado con tanto esmero el dossier audiovisual de damnificados por el Gaditanismo Podemita Consistorial, a cuya cabeza estoy yo, Don Kichi I de Rotterdam y II de Bienvenido… con tu puta madre? ¿Por qué no eres un poquito más ecuánime y le explicas a la audiencia los motivos personales por los que me cuestionan el chavalito de la corrala, la dama de honor del banco de alimentos, la división azul de las AAVV o el portavoz del PP? Ya que sacas en la tele poniéndome verde a toda mi bajancia (“bajancia”: gran vocablo gaditano de los años 60 que designa a “toda la corte de cabrones que vienen a por mí”), ¿por qué no pones también unas palabritas de mi novia, que es una podemita importante, o del Aragón ése, que es un cabrón que se mete con todo el mundo menos conmigo de momento en? Para el programa que has hecho ¿por qué no te sientas en el Parador del Atlántico con Teófila Jardínez, te tomas un gin tonic con ella, la dejas que me ponga de piojoso y das paso a publicidad, directamente? Seguro que no te hubiera cobrado, te hubiese llevado menos tiempo y habría quedado el programa bastante más creíble, porque te recuerdo, Pastora, que en Cádiz hay también una buena parte de la audiencia que no es borrega, que sabe discriminar la manipulación perversa de la información veraz y que, sobre todo, ha desarrollado la perspicacia suficiente como para identificar a la Puta Mala Leche se ponga el disfraz que se ponga. Que aquí, por desgracia, tenemos demasiados tiros dados, y de disfraces sabemos un rato.
No sé cómo Kichi aguantó sin meterle el micro en adobo. Va a resultar que este hombre tiene talante político. Al menos sabe guardar las formas en momentos en los que cualquiera las hubiera perdido. Las he perdido yo… Pero bueno, yo no aspiro a la política aviado iba. Y las voy a seguir perdiendo. El programa y el favor o viceversa que le hicieron a la Pastora el domingo pasado algunos paisanos míos fue una vergüenza. La Pastora vino a ejecutar a nuestro alcalde, y se encontró con un pelotón de fusilamiento compuesto por gaditanos. Ella se limitó a prestar los fusiles y las balas. Aun así, el alcalde salió herido, pero vivo. Y en todo caso, le recuerdo al pelotón que el alcalde no está solo. Puede que no esté tan bien acompañado como él creía, que necesite releer El Príncipe de Maquiavelo para quitarse de encima a más de un potencial traidor. Pero no está solo. Cuidado, cobardes.
JUAN CARLOS ARAGÓN

5 comentarios

  1. Francisco

    De cómo el hombre sabio destapa a los fantasmas. Una lección sobre el falso periodismo y una llamada de atención sobre el acoso y el maltrato.

  2. Leticia

    Algunos cargos tienen muchas responsabilidades y como tal hay q asumir sus consecuencias.
    Algunos no estan hechos para asumir ciertos cargos y se les queda grande.
    Eso no tiene nada q ver con nuestra ciudad, es simplemente una realidad q todos tenemosque asumir y sobretodo los votantes.

  3. Luis Rodriguez

    A este tío se le ha ido la olla (sin tener que poner p*, porque vaya lengua que tienes hijo) ha perdido los papeles de tal forma que me parece lamentable que se le permita escribir aquí, no por ideas, que cada uno tiene las suyas y SE PUEDEN EXPRESAR LIBREMENTE Y SE PUEDE PREGUNTAR LIBREMENTE, ARAGON. Es la forma facistoide que tiene de hablar y de atacar todo lo que no coincida con el. Una pena para ti, Aragon, de que no estés en Venezuela y no hayan metido en la carcel a la periodista que es lo que te hubiera gustado.
    Aragón que eres de Cádiz, cuna de la libertad. Demuéstralo.

  4. Mª Victoria Moreno Castilla

    Brillante

  5. pafermor

    Has caído en el mismo error que tan libremente críticas a Ana Pastor. También has ejercido tu derecho de expresión, pero con tal mala suerte de haber caído mas bajo que ella.

Enviar comentario Ver los 5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?