Así tampoco vale

Sábado, 23 de Noviembre de 2019. 19:57

Un Riazor más vacío de lo habitual enfrentaba este sábado a dos equipos con dinámicas muy diferentes. Un Alcorcón crecido, a un punto del play off de ascenso visitaba el campo de un Deportivo hundido en el último puesto de LaLiga SmartBank. Las sensaciones mejoraron. El Dépor vigiló bien a los madrileños. No encajó goles pero no consiguió ganar. Un empate (0-0) que no le quita de pobre.

Antes de comenzar el encuentro, se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Veloso, cuarto máximo goleador de la historia del Deportivo. El balón comenzó a rodar y los nervios se palpaban en el ambiente. Pero el público empujó y animó desde los primeros compases. Luis César apostó por un 4-3-3 intentando frenar la sangría de goles que el míster blanquiazul había definido como la "metástasis" del Dépor.

El primer disparo con peligro del Dépor fue obra de Koné tras un pase de Víctor Mollejo. Lanzó desde fuera del área y mandó el esférico a la izquierda de la portería de Miralles. El costamarfileño volvió a tenerla minutos después tras un pase de Bergantiños para él y para Vicente. Se adelantó el guardameta del Alcorcón pero se ganó los aplausos de la grada de Riazor. Los que el viernes reclamaban soluciones en la Plaza de Pontevedra no dejaron de animar durante todo el partido para aupar a los suyos en el campo.

Afición del Dépor antes del partido contra el Alcorcón (Foto: Iris Miquel).
Afición del Dépor antes del partido contra el Alcorcón (Foto: Iris Miquel).

El juego del Dépor no brillaba pero se veían brotes verdes. La recuperación previa a la jugada de ataque de Vicente y Koné abrió una puerta a la fe y al optimismo. Iban transcurridos 26 minutos y el conjunto herculino no había encajado gol y pudo marcar de nuevo con otra ocasión clarísima de Koné que le faltó acierto por los pelos. Luis César no se sentaba y veía como su equipo mejoraba también en la reorganización defensiva.

Los futbolistas blanquiazules estaban hoy más concentrados y eso se notaba. Adivinaban las ideas del Alcorcón y vigilaban bien. Y el gol blanquiazul no llegó de milagro en el minuto 40. Una excelente acción de Mamadou Koné lo plantó una vez más sólo ante la portería contraria pero volvió a fallar la finalización. No marcó el Dépor en la primera mitad pero tampoco lo hizo el Alcorcón y eso ya no era poco.

Koné, en el Dépor-Alcorcón (Foto: Iris Miquel).
Koné, en el Dépor-Alcorcón (Foto: Iris Miquel).

En la segunda mitad, Luis César decidió cambiar a Longo que tampoco tuvo su día frente al Alcorcón. El italiano recibió los silbidos de la parroquia coruñesa al abandonar el césped. Entró el venezolano Christian Santos y lo hizo con intensidad. Los madrileños metieron una marcha más pero los herculinos seguían buscando el gol que los condujese a la tan necesitada victoria.

El técnico blanquiazul sorprendió retirando del césped al hombre más peligroso del partido, Mamadou Koné. Fue Ager Aketxe el encargado de sustituírle. El vasco regateó bien en el 81 y ejecutó un buen lanzamiento desde fuera del área pero no consiguió batir a Miralles. Tampoco lo consiguió con la falta disparada tras esa jugada. El partido no podía acabar sin sustos y un error defensivo de los coruñeses permitió que Ernesto disparar solo. También la tuvo Fran Sandaza pero salió la mejor versión de Dani Giménez. El Dépor sacó corazón. Pudieron marcar Lampropoulos y Álex Bergantiños en el descuento pero se acabo el partido sin goles y con el Deportivo en el pozo.

Mujaid, durante el Dépor-Alcorcón (Foto: Iris Miquel).
Mujaid, durante el Dépor-Alcorcón (Foto: Iris Miquel).
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *